CAN BIONICS MAKE HUMANS STRONGER, FASTER AND MORE AGILE?

30 01 2012

MIT’s Hugh Herr demonstrates the latest generation of robotic ankles… which he wears on both of his legs!
Imagen de previsualización de YouTube

HUGH HERR

ATHLETE, SCIENTIST, INNOVATOR, FUTURIST. MIT MEDIA LAB

By age 17, Hugh was considered a rock climbing prodigy. Media coverage of his extraordinary athletic accomplishments heralded him as one of the best climbers in the United States. In January 1982, while attempting to summit Mount Washington in New Hampshire, Hugh and a fellow climber were caught in a blizzard and stranded on the mountain for three nights in -20F degree temperatures. By the time they were rescued, the climbers had suffered severe frostbite. Both of Hugh’s legs were amputated below the knees. Following months of surgeries and rehabilitation, Hugh was doing what doctors had believed unthinkable: climbing again. Using prostheses that he designed, Hugh climbed at a more advanced level than he had before the accident, making him the first person in history with a major amputation to compete at an elite level against persons with normal physiologies.

After his climbing career, Hugh pursued academics. Hugh is currently director of the Biomechatronics research group at the MIT Media Lab where he focuses on developing wearable robotic systems that serve to augment human strength, endurance and agility. Hugh has advanced novel bionic technologies, including a computer-controlled artificial knee, an active ankle-foot orthosis, and the world’s first powered ankle-foot prosthesis. These devices are advancing an emerging field of engineering science that applies principles of biomechanics and neural control to guide the designs of human rehabilitation and augmentative devices. The computer-controlled knee, which is outfitted with a microprocessor that continually senses the joint’s position and the loads applied to the limb, was named to the list of Top Ten Inventions in the health category by TIME magazine in 2004. The robotic ankle-foot prosthesis, which emulates the action of a biological leg and, for the first time, provides amputees with a natural gait, was named to the same TIME top-ten list in 2007. Also in 2007, Hugh was presented with the 13th Annual Heinz Award for Technology, the Economy and Employment. Hugh’s story has been told by Alison Osius in Second Ascent, The Story of Hugh Herr, a Discovery Channel feature story, and in a National Geographic movie, Ascent: The Story of Hugh Herr.

Ted.com [en línea] New York (USA): ted.com, 30 de enero de 2012 [ref. diciembre de 2010] Disponible en Internet:
 http://www.tedmed.com/videos-info?name=Hugh_Herr_at_TEDMED_2010&q=updated&year=all



Dawn of Social Networks

26 01 2012

Ancient humans may not have had the luxury of updating their Facebook status, but social networks were nevertheless an essential component of their lives, a new study suggests.

The study’s findings describe elements of social network structures that may have been present early in human history, suggesting how our ancestors may have formed ties with both kin and non-kin based on shared attributes, including the tendency to cooperate. According to the paper, social networks likely contributed to the evolution of cooperation.
Imagen de previsualización de YouTube

“The astonishing thing is that ancient human social networks so very much resemble what we see today,” said Nicholas Christakis, professor of medical sociology and medicine at Harvard Medical School and professor of sociology in the Harvard Faculty of Arts and Sciences, and senior author on the study. “From the time we were around campfires and had words floating through the air, to today when we have digital packets floating through the ether, we’ve made networks of basically the same kind.”

“We found that what modern people are doing with online social networks is what we’ve always done—not just before Facebook, but before agriculture,” said study co-author James Fowler, professor of medical genetics and political science at the University of California, San Diego, who, with Christakis, has authored a number of seminal studies of human social networks.

The findings will be published January 26 in Nature.

Roots of altruism

The natural world, red in tooth and claw, has a gentle side. While individuals compete fiercely to ensure the proliferation of their progeny, a few animals, including humans, also cooperate and act altruistically. Researchers have wondered if human social networks are a product of modern lifestyles, or if they could have emerged under the kind of conditions that our distant ancestors faced. This question has been challenging for classic evolutionary theory to explain neatly.

For cooperation to arise, an altruistic act, like sharing food with a non-relative, must have a net benefit for the sharers. Otherwise, purely self-serving individuals would outcompete and eventually replace the selfless. All theoretical explanations for the evolution of cooperation—kin selection, reciprocal altruism, group selection—rely on the existence of some system that allows cooperators to group together with other individuals who tend to share.

“If you can get cooperators to cluster together in social space, cooperation can evolve,” said Coren Apicella, a post-doctoral research fellow in Health Care Policy at Harvard Medical School and first author on the paper. “Social networks allow this to happen.”

While it is not possible to quiz our distant ancestors about their friendships or habits of sharing and collaborating, a team of researchers from Harvard Medical School, the University of California, San Diego, and the University of Cambridge have characterized the structure of social networks among the Hadza, an ethnic group in the Lake Eyasi region of Tanzania, one of the last surviving groups of hunter gathers. (There are less than 1,000 Hadza left who live in the traditional way).

Getting connected

The Hadza lifestyle predates the invention of agriculture. The Hadza eat a wide range of wild foods, foraging for tubers, nuts, and fruit and hunting a great variety of animals, including flamingos, shrews, and giraffes. Honey is one of their favorite foods, known by half a dozen different names in Hadzane, their primary language.

Apicella took the lead in collecting the data for the study, interviewing 205 adult Hadza over the course two months, measuring their tendency to cooperate and mapping their friendships.

Apicella, Fowler and Christakis designed the study and experiments, working with Frank Marlowe, lecturer in the Department of Archaeology and Anthropology of the University of Cambridge, and author of the only book-length ethnography on the Hadza in English.

Collecting the data was not easy. The nomadic Hadza roam over 4,000 rugged square kilometers. Apicella and her research assistants travelled the region by Land Cruiser battling mud-drenched trails—at one point forcing her and her colleagues to pave the ground with felled trees—and, on an earlier trip, even fleeing a horde of marauding elephants.

In order to construct a social network, Apicella and her colleagues took a dual approach.  First, they asked Hadza adults to identify individuals they would prefer to live with in their next encampment. Second, they gave each adult three straws of honey and were told they could give these straws as gifts to anyone in their camp. This generated 1,263 campmate ties and 426 gift ties.

In a separate activity, the researchers measured levels of cooperation by giving the Hadza additional honey straws that they could either keep for themselves or donate to the group.

When the networks were mapped and analyzed, the researchers found that co-operators and non-cooperators formed distinct clusters.

The researchers also measured the connectedness of people with similar height, age, handgrip strength, etc., and other characteristics, such as food preference. They also analyzed the transitivity of friendship—the likelihood that one’s friends are friends with one another, and other network properties.

The structure and dynamics of the Hadza hunter-gatherer social networks were essentially indistinguishable from existing social network data drawn from modern communities.

“We turned the data over lots of different ways,” said Fowler. “We looked at over a dozen measures that social network analysts use to compare networks and pretty much, the Hadza are just like us.”

“Human beings are unusual among species in the extent to which we form long-term, non-reproductive unions with other members of our species,” said Christakis. “In other words, not only do we have sex, but we also have friends.”

Previous work by Christakis and Fowler, who are coauthors of the book “Connected,” has shown that our experience of the world depends on where we find ourselves within social networks. Particular studies have found that networks influence a surprising variety of lifestyle and health factors, such as how prone you are to obesity, smoking cessation, and even happiness.

For the researchers, the Hadza offer strong new evidence that social networks are a truly ancient, perhaps integral part of the human story.

This research was funded by the National Institute on Aging and by the Science of Generosity Initiative of the University of Notre Dame.

—Written by Jake Miller

Focushms.com [en línea] Boston (USA): focushms.com, 26 de enero de 2012 [ref. 25 de enero de 2012] Disponible en Internet: http://www.focushms.com/features/dawn-of-social-networks/


Científicos confirman que las pantallas táctiles de los smartphones pueden detectar biomoléculas

23 01 2012

De avanzar en sus investigaciones, los científicos hablan de un futuro donde las pantallas táctiles como las de los smartphones podrían llegar a ser capaces de eliminar el tiempo en las salas de espera de los médicos o incluso la posibilidad de detectar tipos de cáncer. La tecnología de las pantallas táctiles se puede utilizar para detectar la materia biomolecular tal y como se hace en las pruebas médicas.

Así lo han confirmado un grupo de investigadores del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología en Corea (KAIST). Según Hyung-gyu Park, quién dirigió el estudio:

“Todo comenzó a partir de la idea de que las pantallas táctiles trabajan mediante el reconocimiento de las señales electrónicas del toque del dedo, por lo que la presencia de proteínas específicas de ADN también se dan a conocer.”

Según los investigadores, las pantallas táctiles de los smartphones, PDAs o tabletas funcionan a través de la detección de cargas electrónicas del cuerpo del usuario en la pantalla. De esta forma, bioquímicos como las proteínas y las moléculas de ADN también tienen estas cargas específicas electrónicas.

Los experimentos llevados a cabo por el equipo mostraron que estas pantallas podían reconocer la existencia y la concentración de moléculas de ADN, hecho que sería el primer paso para que un día fueran capaces de utilizarse para llevar a cabo exámenes médicos.

“Hemos confirmado que las pantallas táctiles son capaces de reconocer las moléculas de ADN con casi un 100% de exactitud, casi de la misma forma que lo haría un equipo médico convencional. Esta igualdad creemos que es posible con las proteínas.”

“Hay proteínas conocidas en el mundo médico como aquellas que se utilizan para diagnosticar el cáncer de hígado… podríamos ser capaces de ver el estado del hígado del paciente.”

El siguiente paso según cuentan los investigadores es el desarrollo de un tipo de película en los materiales reactivos que pueda identificar sustancias bioquímicas específicas, probabilidad con la esperanza de que esto permita a las pantallas táctiles reconocer diferentes materiales biomoleculares.

Sea como fuere, es un primer paso. Como ellos mismos explican, nadie pondrá sangre u orina sobre una pantalla. Se piensa que las muestras se colocarían en un sistema que luego sería introducido en el teléfono o en un módulo que a su vez iría conectado al teléfono.

“… de esta forma, la ubicación y concentración de la muestra se reconocería de la misma manera que se reconoce el toque de los dedos.”

El Profesor Hyun Gyu Park (hgpark@kaist.ac.kr) pertenece al Departamento de Ingeniería Química y Biomolecular (BK21 Program), del KAIST, 291 Daehak-ro, Yuseong-gu, Daejeon 305-701 (Korea) http://bcbd.kaist.ac.kr

Alt1040.com [en línea] Madrid (España): alt1040.com, 23 de enero de 2012 [ref. 23 de enero de 2012] Disponible en Internet: http://alt1040.com/2012/01/cientificos-confirman-que-las-pantallas-tactiles-de-los-smartphones-pueden-detectar-biomoleculas



1.100 compañías publicarán los pagos a médicos en EEUU

19 01 2012
La nueva legislación sanitaria impulsada por la administración Obama obligará a las compañías que tengan al menos un producto financiado por el sistema sanitario público a difundir todos sus pagos a médicos.

Según la estimación oficial, más de 1.100 empresas de medicamentos y tecnología médica tendrán que aportar información completa sobre cualquier pago a especialistas (incluidas las invitaciones de mínimo coste, como llevar comida a una reunión de trabajo).

Según publica ‘The New York Times’, el Gobierno llevará a cabo inspecciones para revisar los registros de las compañías y asegurarse de que cumplen con la ley y no omiten pagos. Toda la información estará disponible en una base de datos pública.

Las multas por incumplir la norma de transparencia serán de 10.000 dólares por cada pago que se omita. Las compañías que oculten información de forma deliberada se enfrentarán a multas hasta de un millón de dólares.

Hasta ahora, la publicación de este tipo de información era voluntaria y sólo 12 compañías habían hecho públicos sus pagos a médicos. El sitio web ProPublica ha desarrollado un proyecto a partir de esta información, llamado “Dollar for Docs”, que incluye una base de datos abierta a los lectores. Las ventas de medicamentos de las 12 compañías incluidas en el trabajo representaron en 2010 alrededor del 40% del mercado farmacéutico en Estados Unidos.

Los pagos a médicos son legales, pero existe un debate sobre la influencia que pueden ejercer en algunos casos sobre la elección de tratamientos y la prescripción de fármacos. Diversos estudios han mostrado que pueden condicionar la decisión del médico.

El sistema público sanitario de EEUU (Medicare, para los jubilados, y Medicaid, para las personas con ingresos mínimos o pocos recursos) tienen un presupuesto anual para fármacos y tecnología médica superior a los 100.000 millones de dólares.

La patronal de la industria farmacéutica en EEUU ha apoyado estas “medidas de transparencia” pero ha pedido que la información de los pagos a médicos se difunda en el contexto apropiado para que se pueda entender la colaboración entre industria y especialistas en campos como la educación médica o el desarrollo de medicamentos.

Elmundo.es [en línea] Madrid (España): elmundo.com, 19 de enero de 2012 [ref. 18 de enero de 2012] Disponible en Internet: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/01/17/noticias/1326797161.html



Age-related effects of multiple sclerosi may prove reversible

16 01 2012

Harvard stem cell researchers and scientists at the University of Cambridge in the United Kingdom have found that the age-related degeneration in conditions such as multiple sclerosis (MS) may be reversible.

The researchers, co-led by Associate Professor Amy Wagers of Harvard’s Department of Stem Cell and Regenerative Biology and the Harvard Stem Cell Institute, have found that impairment of the body’s ability to replace protective myelin sheaths, which surround nerve fibers and allow them to send signals properly, may be reversible, offering new hope that therapeutic strategies aimed at restoring efficient regeneration can be effective in the central nervous system throughout life.

In a proof-of-principle study published in the journal Cell Stem Cell, the researchers report that defects in the regeneration of the myelin sheaths surrounding nerves, which are lost in diseases such as MS, may be at least partially corrected after exposing an old animal to the circulatory system of a young animal. Myelin is a fatty substance that protects nerves and aids in the quick transmission of signals between nerve cells.

Amy Wagers, stem cell researcher

Using a surgical technique, the researchers introduced an experimental demyelinating injury in the spinal cord of an old mouse, creating small areas of myelin loss, and then exposed those areas to cells found in the blood of a young mouse. By doing so, they found that the influx of certain immune cells, called macrophages, from the young mouse helped resident stem cells restore effective remyelination in the old mouse’s spinal cord. This rejuvenating effect of young immune cells was aided in part by the greater efficiency of the young cells in clearing away myelin debris created by the demyelinating injury. Prior studies have shown that this debris impedes the regeneration of myelin.

“Aging impairs regenerative potential in the central nervous system,” said Wagers, who is based at the Joslin Diabetes Center, and who co-led the study with Professor Robin Franklin, director of the MS Society’s Cambridge Centre for Myelin Repair at the University of Cambridge. “This impairment can be reversed, however, suggesting that the eventual development of cell-based or drug-based interventions that mimic the rejuvenation signals found in our study could be used therapeutically.”

This could be particularly useful, she said, in treating MS, which typically spans many decades of life, and thus is likely to be influenced by age-dependent reductions in the ability of myelin to regenerate. In MS, the body’s own immune system attacks the myelin sheath and prevents nerve fibers in the brain from sending signals properly, which can cause mild symptoms such as limb numbness or more serious ones like losing the ability to walk or speak. As people with MS age, remyelination decreases significantly, eventually causing permanent loss of nerve fibers.

“For MS sufferers,” said Franklin, “this means that, in theory, regenerative therapies will work throughout the duration of the disease. Specifically, it means that remyelination therapies do not need to be based on stem cell transplantation, since the stem cells already present in the brain and spinal cord can be made to regenerate myelin, regardless of a person’s age.”

Other Harvard co-authors of the study were Tata Nageswara Rao and Jennifer L. Shadrach of Wagers’ lab.

Focushms.com [en línea] Boston (USA): Focushms.com, 16 de enero de 2012 [ref. 12 de enero de 2012] Disponible en Internet:  http://www.focushms.com/features/age-related-effects-of-ms-may-prove-reversible/



Los médicos españoles, los que más defienden las ventajas de las TIC para mejorar la atención sanitaria

12 01 2012

Un estudio de la consultora Accenture revela como los médicos españoles son los facultativos que ven más ventajas a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de cara a la mejora de la atención sanitaria.

Así se desprende de los resultados de un estudio realizado entre 3.700 médicos de ocho países (España, Australia, Canadá, Inglaterra, Francia, Alemania, Singapur y Estados Unidos).

En concreto, el 82,2 por ciento de los médicos españoles cree que la tecnología conlleva una mejor coordinación entre la atención sanitaria y los límites del servicio; una mejora de los procesos de trabajo entre las diferentes organizaciones (82%) y un mejor acceso a datos cualitativos para la realización de estudios clínicos (81,8%).

Por el contrario, los médicos norteamericanos son los menos entusiastas ya que sólo entre un 57 y 58 por ciento respalda estas afirmaciones.

Además, la gran mayoría de médicos españoles considera que la tecnología aplicada al ámbito de la sanidad mejorará la calidad en la toma de decisiones de tratamientos (74%), reducirá posibles errores (71,7%) y mejorará la salud de los pacientes (67%).

Según Javier Mur, socio de Accenture y responsable de Sanidad en España, Portugal, África y América Latina, “el grado de implantación de las TIC en Sanidad en España es elevado y claramente por encima de la media europea, debido, entre otras causas, a las considerables inversiones realizadas en los últimos años”.

Aunque la encuesta revela opiniones similares entre el colectivo médico de los ocho países analizados, los médicos españoles y de Singapur son los más positivos comparados con sus homólogos de Estados Unidos, Canadá y Australia, los más escépticos por este orden.

Del mismo modo, la mayoría de los médicos de todos los países considera que la tecnología proporciona ventajas comunes, incluyendo un mejor acceso a datos de calidad para los estudios clínicos (71%), una mayor coordinación de la atención (69%) y una reducción de los errores médicos (66%).

No obstante, algunos médicos muestran aún su escepticismo ante las ventajas de las tecnologías y su aplicación en la atención sanitaria.

De hecho, un porcentaje de médicos de todos los países no cree que la tecnología pueda reducir procedimientos innecesarios (43,6%), mejorar el acceso a los servicios (43%) o mejorar los resultados de los pacientes (39,2%).

DIFERENCIAS POR EDADES

Uno de los indicadores clave de escepticismo entre los médicos es la edad, con diferencias entre las opiniones de los mayores de 50 años, debido a su nivel de conocimiento y uso de las tecnologías de la información, y las de los médicos más jóvenes, que muestran una mayor predisposición a considerar el impacto positivo de estas técnicas.

Así, más del 72 por ciento de los médicos menores de 50 años consideran que estas tecnologías mejorarán la coordinación entre las bases y los límites del servicio y más del 73 por ciento cree que ofrecerán mejor acceso a datos de calidad para los estudios clínicos.

Estos porcentajes varían entre los médicos mayores de 50, ya que solamente el 65 y 68 por ciento respectivamente perciben las mismas ventajas.

Por último, el estudio también midió la utilización de doce diferentes funciones de las tecnologías aplicadas a la sanidad, como las referencias electrónicas de otros médicos, los pedidos ‘on line’, la receta electrónica y la comunicación con pacientes y otros médicos a través de un correo electrónico seguro. El informe confirma que los médicos más habituados con estas tecnologías son los que tienen una actitud más positiva respecto a los beneficios que conllevan.

Telecinco.es [en línea] Madrid (España): telecinco.com, 12 de enero de 2012 [ref. 10 de enero de 2012] Disponible en Internet:
http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/espanoles-defienden-TIC-atencion-sanitaria_0_1538846456.html



Sheila Nirenberg: A prosthetic eye to treat blindness

9 01 2012

At TEDMED, Sheila Nirenberg shows a bold way to create sight in people with certain kinds of blindness: by hooking into the optic nerve and sending signals from a camera direct to the brain.

[ted id=1309]

Sheila Nirenberg is a neuroscientist/professor at Weill Medical College of Cornell University, where she studies neural coding – that is, how the brain takes information from the outside world and encodes it in patterns of electrical activity. The idea is to be able to decode the activity, to look at a pattern of electrical pulses and know what an animal is seeing or thinking or feeling. Recently, she’s been using this work to develop new kinds of prosthetic devices, particularly ones for treating blindness.

Ted.com [en línea] New York (USA): ted.com, 9 de enero de 2012 [ref. diciembre de 2011] Disponible en Internet:
http://www.ted.com/talks/sheila_nirenberg_a_prosthetic_eye_to_treat_blindness.html



Principales avances médicos gracias a la convergencia entre biología y tecnología

5 01 2012

En el campo de la salud se está dando una cada vez mayor convergencia entre biología y tecnología. ¿Se imagina un futuro en el que su médico sea una máquina? ¿O en el que se puedan imprimir riñones o huesos de repuesto? ¿Prótesis robóticas, celulares que controlan nuestros niveles de azúcar o realidad aumentada para detectar, por ejemplo, un cáncer de piel?

Aunque muchas de estas tecnologías están todavía en pañales, se sorprendería al saber cuán cerca estamos de emplear algunos de estos recursos en medicina y cómo éstos revolucionarán los tratamientos médicos en la próxima década. Contenido relacionado Una impresora 3D para regenerar huesos Celulares para descubrir si una medicina ha sido falsificada El iPhone, ¿el nuevo estetoscopio?

¿Adiós a los médicos… Humanos?

Algunos recordarán aquella máquina que escaneaba la salud de los protagonistas de Viaje a las estrellas. Fue precisamente al ver esta serie de ciencia ficción que a Walter Brouwer, uno de los fundadores de la compañía Scanadu, se inspiró para plantear la fabricación del Medical Tricorder.

Estamos hablando de Inteligencia Artificial, toda esa serie de programas que piensan y llegan a conclusiones a partir del procesamiento y contraste de datos.

El concepto es elaborar un dispositivo capaz de obtener diversos datos del paciente (como la presión arterial o la presencia de infecciones a partir del análisis de la sangre o la saliva) y que a partir de ellos elabore un diagnóstico y diseñe un tratamiento.

La Fundación X-PRIZE propuso un premio de US$10 millones para quién desarrolle esta tecnología. Ya hay una decena de empresas trabajando en un modelo y el objetivo es que esté disponible comercialmente en tres o cinco años.

Por su parte, otros programas inteligentes como Siri de Apple y Watson de IBM ya se están incorporando al mundo de la medicina.

Combinados con los sistemas de computación en nube, pueden convertir nuestros celulares en médicos personales en potencia.

Imprimiendo riñones

Las impresoras 3D, cada vez más asequibles, van a dar mucho que hablar en muchas áreas, pero en medicina podrían ser particularmente revolucionarias. Si un paciente ha perdido una pierna, estas máquinas podrían escanear el miembro seccionado y elaborar una prótesis que se ajuste a la medida y color de piel del paciente.

Pero el concepto va muchísimo más allá y podría poner fin al drama de aquellos pacientes que necesitan un transplante de órganos.

La idea es sustituir la “tinta” que emplean estas máquinas por células madre para fabricar riñones, hígados o corazones, utilizando el ADN del paciente, lo que evitaría rechazos. Estamos hablando de la bioimpresión y no es un concepto nuevo.

Hace años que se viene planteando esta posibilidad, pero sólo recientemente parece estar, nunca mejor dicho, materializándose.

En marzo de 2011, el investigador Anthony Atala, del Instituto de Medicina regenerativa Wake Forest en Estados Unidos, sorprendió a un auditorio entero durante una conferencia al imprimir un riñón en vivo y en directo.

Cierto que el riñón no era funcional, pero estaba hecho de tejido humano.

Hospital líquido

Jorge Juan Fernández, director del área de EHealth y Salud 2.0 en el clic Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, es impulsor del primer “hospital líquido” de España, proyecto que pretende que los hospitales trasciendan virtualmente sus muros para interactuar tanto con el paciente como con el resto de la comunidad médica.

Esto lo hace a través de diversos recursos de internet, desde cuentas en Facebook en donde, por ejemplo, se ofrecen consejos de salud, páginas donde se recopilan publicaciones recientes en el campo de la medicina, o cuentas de Twitter con vínculos a videos de conferencia orientadas a padres preocupados por el control de la salud de sus hijos.

La oferta de información digital del Hospital Sant Joan de Déu es amplia y trasciende continentes.

En 2010 empezó a retransmitir tanto a España como a América Latina un Webcast (retransmisión en directo a través de internet) con cursos y jornadas de formación para médicos y enfermeras, que permite seguir los cursos en tiempo real o en diferido.

En cuanto al paciente, señala Fernández, con las redes sociales éste se convierte en una especie de “corresponsal de la salud”, participando aportando información, o su opinión, e interaccionando de forma distinta con el médico.

Hace años que el concepto de hospital líquido se viene extendiendo en Estados Unidos.

En este país, 575 centros ya poseen una cuenta de Youtube, 1.068 tienen una cuenta en Facebook, 814 en Twitter y 149 publican blogs, según ebennett.org, página de información sobre redes sociales para centros de salud.

En ese país, hace años que funcionan con éxito sociales como clic PatientsLikeme (pacientes como yo) o clic CureTogether (Curémonos juntos), donde pacientes con dolencias similares comparten sus experiencias o conocimientos, e incluso donde se pueden impulsar campañas de clic crowdsurcing (tercerización masiva).

Sensores y aplicaciones

En el último año hemos visto un auge de aplicaciones para teléfonos inteligentes y la medicina no está exenta de ellos.

Muy pronto podremos controlar nuestra salud usando nuestros celulares.

Imagínese la situación: un teléfono que accede a nuestro registro médico, que controlar tu ritmo cardíaco y envía los datos a la nube para que los vea el médico.

Ya son muy populares, sobre todo en Estados Unidos, aplicaciones como Fitbit o Jawbone UP, que nos ayudan a mantenernos en forma.

Al final, estas aplicaciones se convierten en lo que comentábamos al inicio de este artículo, una especie de máquina que escanea el estado de nuestra salud y que automáticamente elabora un diagnóstico o tratamiento.

Un recurso, que podría tener una gran repercusión sobre todo en países en desarrollo, con escaso acceso a servicios de salud.

Aparte del celular, expertos en electrónica también están desarrollando toda clase de sensores. Aparatos cada vez más pequeños y baratos que podrán medir nuestra temperatura o presión y transmitir esos datos por Internet.

La delgada línea entre lo humano y lo robótico

“Son tecnologías que se mezclan con la biología. Esto irá cada vez a más y ahí vendrá el debate sobre el límite entre lo humano y la máquina”, explica Fernández.

Se refiere a la elaboración de implantes ortopédicos biónicos, como los que lleva el deportista sudafricano clic Oscar Pistorius, corredor que practica este deporte con una especie prótesis con forma de guadaña.

Pero también destaca la aparición de los primeros exoesqueletos, que quizás podrían en un futuro hacer caminar a las personas parapléjicas.

Son exoesqueletos robóticos que detectan los impulsos nerviosos emitidos por el cerébro hacia los músculos.

De he hecho, trascendiendo el mundo de la medicina, Estados Unidos está invirtiendo millones en el desarrollo de exoesqueletos mecánicos para unidades de Marines, con el fin de aumentar su rendimiento.

Bbc.co [en línea] Londres (Reino Unido): bbc.co, 5 de enero de 2012 [ref. 4 de enero de 2012] Disponible en Internet:

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/01/120104_tecnologia_medicina_futuro_aa.shtml



Dr RODÉS: Aspectos científicos biomédicos a desarrollar en los próximos años

2 01 2012

Juan Rodés

Presidente Instituto de Investigación Sanitaria Clínico-IDIBAPS

En el siglo XX se ha producido un gran progreso científico como jamás se había observado en la historia de la humanidad. Este gran progreso científico también ha acontecido en el ámbito de la biomedicina. Hay que tener en cuenta que los objetivos fundamentales de la investigación médica han sido aumentar la esperanza y la calidad de vida del ser humano. Estos objetivos se han conseguido con creces ya que la esperanza de vida al nacer era de 47.3 años en el año 1900 mientras que en el año 2008 era ya de 81.7 años (79.1 años en el hombre y 84.3 años en la mujer). (Figs. 1 y 2).

Fig. 1

Fig. 2

Las causas más frecuentes de muerte también han cambiado. En el años 1900 la mayoría d los paciente fallecían por infecciones especialmente neumonía, tuberculosis y diarrea (Fig. 3).

Fig. 3

En cambio en el año 2010 las causas de muerte más prevalentes son las enfermedades cardíacas, el cáncer y las enfermedades cerebrovasculares (Fig. 4).

Fig. 4

Este aumento de la esperanza de vida ha sido debido no solamente a la investigación biomédica sino también a otros factores de tipo político y socioeconómico (nutrición, salubridad, vivienda y medidas de salud pública). Sin embargo hay que enfatizar que a partir de la segunda guerra mundial la innovación biomédica (nuevos fármacos, y nuevos procedimientos diagnósticos y quirúrgicos) ha sido la causa fundamental para aumentar de una forma tan espectacular la esperanza de vida. Estas nuevas innovaciones han sido la causa más importante qua ha determinado que en estos últimos 30 años el gasto en salud haya crecido 2.8% por año más rápidamente que el resto de la economía en los países más desarrollados (1). Cuando se analiza en que edades se ha detectado un mayor aumento de la esperanza de vida se puede comprobar que las primeras décadas del siglo XX el 80% del aumento de años de esperanza de vida tenían lugar antes de los 65 años de edad, en cambio en la actualidad la situación ha cambiado. En efecto, el 80% del aumento de la esperanza de vida se produce después de los 65 años. Estos datos claramente indican que el objetivo de la investigación biomédica debe reorientarse. En estos momentos es prioritario realizar investigaciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos. En este sentido, además, es recomendable que se profundice en el conocimiento del proceso de envejecimiento y en las enfermedades crónicas (2). Para ello es imprescindible potenciar la investigación biomédica básica (Genética, Biología Molecular) y apoyar la creación de Institutos de Investigación Sanitaria para estimular la investigación traslacional. Hoy en día los centros de Investigación Biomédica deben incluir un Hospital Universitario con gran capacidad para desarrollar una investigación clínica de nivel científico contrastado y facilitar la incorporación de investigadores básicos procedentes de la Universidad o del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Estos Institutos además de tener una masa crítica potente, deben ser multidisciplinarios, poseer unas plataformas tecnológicas potentes (Genómica, Metabolómica, Proteómica, Bioinformática, Biobanco, Animalario, entre otros). .

Esta es la única forma de garantizar la realización de una investigación de calidad, internacional y altamente competitiva. La creación de centros monográficos en biomedicina hoy en día no tienen cabida en una política científica racional.

BIBLIOGRAFÍA

1-Fuchs, VR. New priorites for future biomedical innovations. N Engl J Med 2010; 363: 704-705.

2-Schoenborn CA, Heyman. Health characteristics of adults age 55 years and over: Unitated States, 2004-2007. Natl. Health Stat Report 2009;16:1-31.