El Grupo CMC entra en el mercado español de la E-Health

30 05 2013

Grupo CMC, consultora española del entorno de las tecnologías de la información, ha adquirido la empresa Ártica Telemedicina, pionera en nuestro país en el desarrollo de soluciones e-Health (informatización de la sanidad), con más de diez años de experiencia. Con esta operación, el Grupo CMC inicia su actividad en este mercado, que según prevé la firma, en 2015 generará un volumen de negocio de 4.000 millones de euros en España.

La estrategia de CMC es desarrollar distintas soluciones profesionales para clínicas, hospitales, laboratorios y compañías de seguros para permitirles afrontar de manera óptima el nuevo entorno que las TIC están perfilando en el sector sanitario. Según CMC, la nueva era de la digitalización y las comunicaciones, cambiará radicalmente diversos aspectos de este mercado, tales como las relaciones entre profesionales, el acceso e intercambio de información, las relaciones con los pacientes, la asistencia médica o el control de las enfermedades crónicas.

 

Ártica Telemedicina seguirá operando con marca propia y acometerá una importante ampliación de su actividad en el nuevo entorno de la mHealth (soluciones para la salud mediante el uso de dispositivos móviles), nacido como consecuencia del uso masivo de este tipo de terminales. Con esta adquisición, CMC aunará el perfil innovador de Ártica, presente en los principales programas de I+D+i nacionales y europeos, con la experiencia de CMC en el desarrollo de soluciones basados en nuevas tecnologías para grandes empresas de diversos sectores productivos, lo que permitirá a la consultora abordar este nuevo mercado de manera global.

Según CMC, los factores fundamentales que están empujando el mercado e-Health español son variados. Entre ellos caben destacarse, la demanda de una nueva relación digital de los ciudadanos con los proveedores de salud (consecuencia de la adopción masiva de Internet, redes sociales o los dispositivos móviles), frente a una evolución más lenta del sector sanitario en la integración de nuevas tecnologías. Otro de los motivos para la consultora es la necesidad de una sanidad más eficaz que permita el ahorro de costes en el presente y sobre todo de cara a futuro, debido a la inversión de la pirámide poblacional, que dibuja una sociedad cada vez más envejecida y con dolencias crónicas. Enlazada con esta realidad, CMC también apunta la necesidad de desarrollar nuevos modelos de atención de enfermedades crónicas (actualmente consumen el 70% de los recursos sanitarios), incluyendo la prevención de factores de riesgo, tales como el peso, la falta de ejercicio, el tabaco o el consumo de alcohol.

 

m-Health

El uso masivo de los dispositivos móviles entre los ciudadanos y su facilidad de uso han roto la brecha digital de diversos colectivos, tales como el de la población de mayor edad. Por ello, la consultora prevé que estos dispositivos serán uno de los detonantes del uso de las TIC en el sector Salud (m-Health). CMC quiere consolidarse en este entorno en los próximos años con soluciones de carácter profesional, ya que según la firma, este tipo de dispositivos van a jugar un papel decisivo en temas tales como la monitorización de pacientes o el control de enfermedades crónicas.

Según estima CMC, en 2015 el 10% de los ingresos del mercado m-Health provendrá de descargas directas de apps de uso personal (actualmente existen más de 40.000 relacionadas con la salud), y el resto serán ingresos derivados de productos y servicios demandados por servicios públicos de salud, clínicas, hospitales, laboratorios, compañías de seguros y pacientes. La consultora quiere también exportar su conocimiento y tecnología al mercado latinoamericano, en el que va a existir una fuerte implantación de este tipo de soluciones a corto plazo.

Ártica es uno de las empresas pioneras en el desarrollo de soluciones innovadoras para el mercado e-Health. La compañía ha desarrollado, entre otros, la provisión de servicios online a pacientes crónicos en colaboración con la Asociación Parkinson Madrid y la Federación Española de Parkinson, incluyendo redes sociales, sistemas digitales de rehabilitación y terapia (empleando Kinect y Wii), así como redes digitales de trabajo colaborativo entre profesionales socio-sanitarios.

Ártica, también ha desarrollado para Abbvie un sistema e-Health, para afectados de Parkinson tratados con Levodopa/Carbidopa y ha realizado proyectos de telemonitorización para enfermos de insuficiencia cardiaca, diabetes, teledermatología, teleconsulta pediátrica o cita online.

 

 

Muycomputerpro.com [en línea] Madrid (ESP): muycomputerpro.com, 30 de mayo de 2013 [ref. 10 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://www.muycomputerpro.com/2013/05/10/grupo-cmc-e-health/

 



Usos en salud de Pinterest

27 05 2013

 

Pinterest ha sido la última red social general a la que hemos dedicado algunas entradas en el blog y ha destacado desde su inicio como una potente herramienta de comunicación que aún no ha alcanzado las grandes cotas de mercado en nuestro país como otras redes sociales como Facebook o Twitter.

 

La verdad es que se nos hacía difícil en un principio buscarle una utilidad en salud hasta que nos llegó un tweet de Javier J. Díaz (@JaviJDiaz), Responsable de Comunicación y Marketing de Qoolife donde se preguntaba:

Javier J. Díaz (@JaviJDiaz)13/04/13 17:32¿Le sirve de algo a un hospital tener @Pinterest? #redessociales #Hospitales #eSalud

El mensaje tenía un enlace a un artículo del blog La eSalud que Queremos que dedica este post al tema en cuestion. La entrada hace referencia a una entrada HospitalMarketing que es la fuente original.

En este interesante artículo, de lectura muy recomendable, encontramos usos diversos que han dado a Pinterest algunas instituciones sanitarias estadounidenses basándose en la “curación de contenidos” que se puede realizar a través de herramienta.

Así Pinterest es una buena forma para organizar el contenido y crear un acceso sencillo al mismo.  Mediante la agregación de contenidos en un mismo espacio, ya sea desde el propio sitio web del centro sanitario o de otras fuentes, podemos educar e involucrar a los pacientes en su proceso. En lugar de enviar un paciente a su domicilio con folletos de los ejercicios de estiramiento o un nuevo plan de comidas para diabéticos, tan sólo tenemos que dirigir a los “Ejercicios de Rehabilitación” o “Recetas para diabéticos” de la página Pinterest de su centro sanitario.

Con esto logramos:

  1. Ser los profesionales sanitarios quienes vamos recopilando información de una forma dinámica ya sea de elaboración propia o de otras fuentes de calidad.
  2. Ofrecer la seguridad a los pacientes que la información recopilada y a la que pueden acceder a través de la página de Pinterest ha sido previamente validada por sus profesionales sanitarios de confianza.

 

Muchos centros sanitarios ya tienen presencia en Pinterest y entre ellos destacamos  MD Anderson Cancer Center deHouston, el Phoenix Children’s Hospital y el Massachusetts General HospitalAcademy.

Es cierto que Pinterest sobre todo en Estados Unidos ha tenido un despegue inesperado y que su tráfico y la fidelidad de sus visitantes han superado las expectativas más favorables que se hicieron en un principio. De esta forma se convierte en una fuente importante de entrada de visitas para la web del centro sanitario y por lo tanto ejerce una labor de posicionamiento muy beneficiosa para centros sanitarios privados.

Se nos han aportado (grandes) ideas para un uso sanitario de esta red con beneficios para el paciente y para el prestigio de la institución que tiene su perfil de Pinterest ¿podríamos hacer lo mismo en nuestro medio?, ¿aún estamos muy lejos? o ¿es necesaria una presencia en esta red?.

 

Nuevastecsomamfyc.wordpress.com [en línea] Madrid (ESP): nuevastecsomamfyc.wordpress.com, 27 de mayo de 2013 [ref. 10 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://nuevastecsomamfyc.wordpress.com/2013/05/10/usos-en-salud-de-pinterest/



Un nuevo robot permite operar epilepsias que hasta ahora no tenían tratamiento

23 05 2013

Médicos del Hospital del Mar han operado con éxito las 5 primeras intervenciones realizadas en España

El robot ROSA permite delimitar con gran precisión el foco de la epilepsia en el cerebro

 

Barcelona, a 13 de mayo de 2013-. El Hospital del Mar ha llevado a cabo, por primera vez en España, cirugía de la epilepsia con un brazo robotizado. Esta nueva tecnología permite al cirujano operar pacientes que hasta ahora estaban condenados a padecer la enfermedad toda la vida y pone al Hospital de Mar y la sanidad pública catalana al frente del tratamiento de la epilepsia.

Gracias al nuevo robot ROSA, los médicos han logrado incrementar considerablemente la precisión y la eficacia de las intervenciones para extraer del cerebro el foco donde se originan las descargas eléctricas que provocan las crisis epilépticas.

El Dr. Rodrigo Rocamora, jefe de la Unidad de Epilepsia del Hospital del Mar, explica que “el robot permite operar epilepsias altamente complejas para las que antes no se contemplaba la cirugía”. De hecho, si bien es cierto que sólo se valora la posibilidad de practicar cirugía en pacientes que no responden al tratamiento farmacológico -alrededor de un 30% del total-, también lo es que en muchos de estos no se les podía practicar la cirugía porque no era posible localizar con precisión el foco origen que había que extraer. Con la adquisición de esta nueva tecnología, los médicos pueden superar este obstáculo y un número mucho más alto de pacientes encuentran un tratamiento a su enfermedad.

 

Trayectorias de los electrodos en el cerebro

Trayectorias de los electrodos en el cerebro

En las 5 intervenciones realizadas en el Hospital del Mar, el robot ROSA ha permitido colocar con gran precisión una media de 12 electrodos para intervención (puede llegar a colocar más de 20) sin haber registrado ninguna complicación. Esto ha permitido al equipo de tratamiento de la epilepsia estudiar con mucha precisión el foco origen de la enfermedad de cada paciente y definir las funciones cerebrales de las áreas del cerebro que se deberían extirpar para curarla.

 

De esta manera los médicos pueden delimitar de forma mucho más precisa la parte del cerebro que se debe extraer. “Esta tecnología nos permite procesar las imágenes del cerebro en un sistema informático y, gracias a la neuronavegación, ejecutar de forma precisa las trayectorias para colocar los electrodos en el interior del cerebro, evitando cualquier daño a venas, arterias u otras zonas sensibles del cerebro” explica el Dr. Gerard Conesa, cirujano responsable de las intervenciones.

Otra gran ventaja que presenta el robot es su rapidez. “La automatización del proceso que supone el robot permite reducir la duración de la intervención para colocar los electrodos de ocho horas a sólo dos, facilitando la labor de los cirujanos y reduciendo el riesgo de complicaciones”, añade el Dr. Conesa.

 

La epilepsia es una enfermedad que padece entre un 0,5 y un 1% de la población, unas 400.000 personas en España. Su origen son descargas eléctricas que se originan en el cerebro de los pacientes y activan neuronas de forma repentina y desorganizada. Las causas pueden ser muy diversas: alteraciones en el desarrollo de las neuronas, infecciones, tumores, alteraciones vasculares como los ictus cerebrales, trastornos degenerativos o golpes en el cerebro que dejan cicatrices muy pequeñas. Sus consecuencias pueden llegar a ser muy graves: la calidad de vida del enfermo se ve muy deteriorada por el peligro de pérdida del conocimiento durante las crisis, que puede dar lugar a situaciones peligrosas como caídas repentinas. Aunque no es lo habitual, las crisis epilépticas son, en sí mismas, un peligro real ya que pueden llegar a matar al paciente mientras ocurren o, si no se logran controlar, derivar en trastornos neuropsiquiátricos y en trastornos cognitivos crónicos.

A parte de la adquisición del robot, el Dr. Rocamora destaca que la cirugía de la epilepsia sólo se puede practicar en determinados centros sanitarios, con la infraestructura y los recursos humanos necesarios. Es necesario un equipo de personas 24 horas al servicio del paciente, ya que, además de las pruebas rutinarias (imágenes especiales, resonancias magnéticas, estudios neuropsicológicos, etc.) lo más importante es la monitorización (registro de datos del paciente), que exige ingresar el enfermo durante una o dos semanas para reducir o retirar de forma controlada la medicación, con el objetivo de detectar las crisis y localizar los focos que, posteriormente, serán extraídos por el cirujano.

En España hay muy pocos centros con capacidad para practicar cirugía de la epilepsia. Uno de ellos es el Hospital del Mar, que el pasado mes de septiembre firmó el convenio para conformar la Unidad Funcional de Cirugía de la Epilepsia de Cataluña junto con el Hospital Clínico y el Hospital de San Juan de Dios. La primera intervención robotizada se realizó en enero de 2013 y hasta el momento ya se ha podido practicar a un total de 5 operaciones, utilizando esta tecnología sin haber registrado vez complicación quirúrgica.

 

Parcdesalutmar.cat [en línea] Barcelona (ESP): parcdesalutmar.cat, 23 de mayo de 2013 [ref. 13 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://www.parcdesalutmar.cat/es_noticies/view.php?ID=289

 



Cirugía pionera: operado feto con Sd obstrucción de laringe

20 05 2013

Un equipo multidisciplinar de los hospitales Clínic y Sant Joan de Déu ha operado en el vientre de la madre un feto que sufría un síndrome de obstrucción de la laringe (CHAOS) que ponía en grave peligro su vida. Se trata de una malformación muy rara y que en la mayoría de las ocasiones produce la muerte del feto o del bebé.

 

El paciente fue derivado des del Hospital de Cartagena, donde llevaban su embarazo. En una ecografía en la semana 21 de gestación, los médicos detectaron que el feto tenía los pulmones más dilatados, y estaban comprimiendo el corazón y produciendo un fallo cardiaco. El caso fue remitido a Barcelona, donde se confirmó el diagnóstico: la laringe del feto estaba totalmente obstruida. La obstrucción laríngea es una malformación extraña pero bien conocida. Un feto no necesita respirar pero la obstrucción impide que los pulmones expulsen sus secreciones por la tráquea. Esto hace crecer desmesuradamente el pulmón, que comprime el corazón hasta producir el fallo cardíaco.

 

En los pocos fetos que sobreviven, el tejido pulmonar queda gravemente dañado y no puede funcionar normalmente. Todos los casos reportados en la literatura médica han finalizado en la muerto o en secuelas muy graves en los pocos supervivientes. Lo importante de este caso es que cumplía criterios para intentar una cirugía que el equipo de Barcelona había diseñado para cuando apareciera un caso com este.

 

La intervención se llevó a cabo en el Servicio de Medicina Maternofetal del Clínic de Barcelona, en la Maternidad, por un equipo formado por especialistas en medicina y terapia fetal del Hospital Clínic de Barcelona y cirujanos pediátricos del Hospital Sant Joan de Déu.

 

La operación consistió en operar el feto en el vientre de la madre con la finalidad de desobstruir la tráquea y evitar la muerte fetal. Los especialistas anestesiaron el feto, lo colocaron en una posición adecuada, y entonces introdujeron un fetoscopio –endoscopio especial de cirugía fetal, que hace solo 3 mm de grosor- en el útero, lo dirigieron a la boca fetal y lo introdujeron hasta llegar a la laringe, donde están las cuerdas vocales. Con instrumental especial de cirugía fetal –con diámetros de menos de un milímetro- se perforó y eliminó la membrana.

 

Hace 8 años los hospitales Clínic y Sant Joan de Déu constituyeron el Programa de Cirugía Fetal, actualmente uno de los de mayor volumen en el mundo y que ha permitido dar solución con técnicas de terapia fetal a más de 1.200 embarazos. En estos momentos, recibe más de 2.500 consultas anuales para la valoración y el tratamiento de las enfermedades fetales, de las que entre 120 i 150 requieren cirugía. El programa trata pacientes de toda la Península Ibérica e internacionales, preferentemente de Europa, Sudamérica y Oriente Medio.

 

Los dos hospitales han decidido dar un paso adelante hacia la formación de un único centro de medicina maternofetal y neonatal con sede en el Clínic y Sant Joan de Déu. El centro integrará bajo una dirección única toda la actividad clínica, docente y de investigación-innovación, y esto permitirá consolidar la excelencia conseguida y disponen de una de las áreas en medicina y terapia fetal más grandes del mundo. De esta manera, Barcelona reafirma todavía más su posición de liderazgo internacional en medicina fetal.

 

 

Hsjdbcn.org [en línea] Barcelona (ESP): hsjdbcn.org, 20 de mayo de 2013 [ref. 09 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://www.hsjdbcn.org/portal/es/web/2149152853/ctnt/dD98/_/_/zlq7t7/Sant-Joan-de-Déu-y-el-Cl%C3%ADnic-salvan-la-vida-a-un-feto-que-ten%C3%ADa-la-laringe-obstru.html



Challenge Your Online Learning Expectations

16 05 2013

Table of Contents:

  • Isolation and the Online Environment
  • Online Courses and Your Career
  • What You Can Do to Prepare for Online Courses

 

It’s the middle of the night. You sit alone, confused with only the cold, harsh light from your email lighting the room. Are you ever going to hear from your online college?

If this is your perception of online education, wake up. It’s the 21st century and one-third of all college students are taking at least one online course during their college careers.

For students who’ve never taken an online course, especially those who are returning to school several years after graduation, fears about taking an online course are understandable. Many unfamiliar with the format believe that online learning will be drastically different from traditional in-class experiences, that they won’t be able to interact with professors and classmates, or that online courses may not be as valuable to a career or educational endeavors as those in a classroom. While these concerns are not entirely unfounded, many students, once enrolled, quickly realize that online courses often aren’t quite how they imagine them to be.

If you’re considering taking online courses but have some reservations about their value to your career or the online learning experience itself, it can be immensely valuable to take some time to learn about what you can actually expect from an online course. You may just find that many of the common concerns students like yourself have about online education have been mediated by new technology, highly trained faculty, and online curricula that’s benefited from years of development.

 

Isolation and the Online Environment

While it’s true that online students won’t head to class each week to see their classmates in person and to interact face-to-face with their professors, that doesn’t mean that online courses will leave students without social interaction and support. In many cases, students in online courses may actually get more individual attention than they would in a traditional course, both from professors and their fellow classmates.

Some of this interaction isn’t voluntary. Most online courses require that students interact with one another through chat rooms and discussion boards, and some students may even find themselves assigned to work with classmates on projects and assignments.

Dr. Dani Babb, an online educator at American Public University and Kaplan University, says that this is one of the most common misconceptions about online courses. “Many students don’t realize how much they will interact in discussions,” says Babb. “Most courses have a minimum number of posts and content requirements every week. Additionally, schools have engagement requirements; students must respond to peers and expand on the topic, add value in their engagement and further the conversation.”

To help combat online isolation, some colleges are building special online communities to connect students to each other and the school. At Northcentral University, students will soon be able to take advantage of a Virtual Academic Center, a place where they can go to interact with professors and classmates and talk about everything from academics to their personal interests. While not every school has this kind of online environment for students, a growing number maintain social media sites that encourage students to connect not only as classmates but also as individuals.

While it’s great to get to chat with classmates and build camaraderie, students may have additional concerns that they won’t be able to get in touch with professors or find the support that they need to do well in the course. Many professors understand these concerns and actively work to keep in touch with students and cater the course materials to their individual needs.

Mary Stephens, founder of Prep Forward, an online professional development resource for teachers, and an online professor at both UMass Boston and Wheaton College, says that her students commonly believe that they won’t get the support needed to complete the course material but that those concerns are often unfounded. “Some have the misconception that an in-person class is the only way to get any individualized attention or support,” she says. “This is definitely not the case for the majority of online courses. For instance, my courses specifically diagnose the individual strengths and weaknesses of each student. This not only helps them identify what areas to focus on, it helps me understand what additional explanations or resources I need to provide each individual to help them understand the material.”

Some professors take connecting with students and ensuring classmates bond even further. “To overcome the ‘loneliness’ of completing an online course, I divide my students into teams of four students,” says Lewis University marketing professor Robert Bergman. “They are required to create accounts in Facebook, LinkedIn, Twitter, Gmail, Pinterest, YouTube and Second Life. This allows them a variety of methods for communicating throughout the semester. In addition, I require they conduct a team meeting every week via videoconference on Oovoo.com, Skype, Facebook Skype, or Google Video. I strive to attend each team meeting to provide additional content, advice, guidance and help guide the meeting when needed. I am effectively part of each team.”

Support for students isn’t limited to faculty, however. Because online courses require a great deal of technology, students will also need to get in touch with support personnel should anything go wrong and they are not able to access their course materials or other resources. Unlike professors who may have limited “office hours,” these technical support professionals are available day and night. Matthew Curtis, a professor working in USC’s Master of Communication Management online program explains, “We offer our students 24/7 technical support. This means if they are working at 3 a.m. or 3 p.m. and cannot access some material there is live human support to assist them.”

USC isn’t alone in offering this kind of support; students at nearly all online universities will be able to get assistance with technological problems at any time, which may allay some of the fears less technologically-savvy students have about online courses.

 

Online Courses and Your Career

One of the biggest benefits of online courses is their flexibility, a factor that often makes them a popular choice among those trying to balance their current jobs with taking college courses towards a degree or certification. As a result, many online learners are older, non-traditional students who are taking courses to help improve their chances of promotion, start a career path, or just to expand their knowledge and career potential. For the reason, concerns over whether or not online courses are a smart career move are common among new students.

As far as employers are concerned, students don’t need to worry too much about the value of their online degrees. A survey done by institution Excelsior College and Zogby International in 2010 found that 83% of executives they polled felt that an online degree was as credible as one earned through a traditional campus-based program. Still concerned about the quality and career prep offered by online programs? It may be better than you realize.

“Assuming an online course is good, there is no difference in the amount of career preparation you would gain in a course in a classroom setting,” says Stephens. “In fact, in some classes you may gain more career preparation experience online as the online course has the benefits of allowing an individual to quickly access additional resources, links, and opportunities online.”

At many schools, online educators aren’t just teaching courses, they’re also working professionals in their area of expertise. “Probably the most important way that online programs can prepare graduates for the real world is the focus of faculty who are practicing the craft they are teaching,” says Northcentral University professor Darren Adamson. “Not only does this give a flavor of what is really going on in the profession, but it also helps with networking as the student creates connections with professors working as professionals in the field.”

Students may also have concerns over whether or not they’ll really be learning as much as they need to in an online course. A study in 2009 by SRI International for the Department of Education found that on average students in online learning conditions actually performed better than those in traditional classrooms with face-to-face instruction.

Part of the reason may be a focus on assessment, ensuring students are doing well throughout the course. Gordon Drummond, president of the online design school Sessions College, explains, “The reality is that online education generally has to be more focused on assessment– on trying to determine whether a student has mastered a concept or skill–than a traditional class, where the focus is generally on presentation. This is key to debunking another myth, which is that online classes are easier than traditional ones. If the school is a serious school, there will actually be more evaluation of your skills as you work through the program. It will be harder, but better for you.”

If you want to pursue a career in a hands-on or clinical field, online course alone may not be able to give you the experience you need. In these cases, however, many hybrid and blended opportunities are generally available so that students can emerge from a degree program adequately prepared to take on the challenges of the workplace.

 

What You Can Do to Prepare for Online Courses

Even if some of the most common fears about online courses are unfounded, students who’ve never taken online courses will still need to prepare for the experience ahead of time.

One of the key aspects that differentiate online courses from those in class is the use of technology. Students may not realize how much their understanding of technology can plan a role in the ease with which they can complete assignments or how varied the tools they’ll need to use are. Not all online programs use the same types of technology or the same type of setup, however. “One thing that surprises students is how much technology is used,” says Babb. “Some schools have live lectures or what we call synchronous lectures. Other schools have live office hours, and others have entirely asynchronous communications. Students should know which they prefer and which the school has before attending to be sure it fits their lifestyle.”

Students taking online courses also need to prepare themselves for a serious time commitment. Online courses may be more flexible, but that doesn’t mean they’re less work. Adamson encourages students to not only set up time for listening to lectures and reading materials but also every other aspect of the educational experience. “I often suggest to students that they prepare to schedule time to ‘go to class’ every day,” he says. “Successful students ensure that each day (5-6 days per week) they have scheduled in their calendars time to study, read, research, reflect and complete the learning activity (assignment) each week. If school is left for ‘after everything else gets done’ then the student will fail in an on line environment. Online education requires that the student has a moderate level of self-discipline.”

Self-discipline may be the key to being successful in an online course. Students must be able to motivate themselves, stay organized, and keep on task even without supervision from a professor or other outside source. If you’re the type who loves to procrastinate or can’t stay on task, online learning can help strengthen that weakness. The online format challenges students to use better time management. Just like a traditional classroom, not treating online classes seriously will negatively affect your learning outcomes.

Online courses won’t be a perfect match for every student, but they often aren’t as intimidating, isolating, or risky as students might believe. New technology, highly motivated professors, and an incredibly diverse assortment of programs and institutions have helped to make online education a more flexible and customizable alternative to traditional education. It is also quickly becoming as respected and rich as any students can take in a more traditional setting. Students who are unsure about taking online courses should reach out to administrators, professors, and online learners to get a better idea of what online learning is really like so that they know what to expect, how to prepare, and ultimately, how to be successful as an online student.

 

 

 

Onlinecollegecourses.com [en línea] San Antonio (TX) (USA): onlinecollegecourses.com, 16 de mayo de 2013 [ref. 10 de abril de 2013] Disponible en Internet: http://www.onlinecollegecourses.com/online-learning-expectations



CUSTOM-MADE ‘PRINTED’ HUMAN ORGANS JUST A DECADE AWAY

13 05 2013

University of Wollongong (UOW) scientists are at the forefront of a medical revolution using 3D ‘printing’ to reproduce human body parts.

Director of UOW’s ACES, Professor Gordon Wallace

Director of UOW’s ACES, Professor Gordon Wallace

 

 

Researchers from UOW’s ARC Centre of Excellence for Electromaterials Science (ACES) and St Vincent’s Hospital, Melbourne, announced in Melbourne today (Friday 3 May) that they are just three years away from printing custom-made body parts, including muscle and nerve cells and cartilage. And in just over a decade, they believe will be possible to print human organs.

“It is already possible to print 3D biocompatible plastics and metals to manufacture patient-specific implants,” ACES Director Professor Gordon Wallace said.

“Within a few years, we believe it will be possible to manufacture living tissues like skin, cartilage, arteries and heart valves using cells and biomaterials. Using a patient’s own cells to create this tissue avoids issues of immune rejection. By 2025, it is feasible that we will be able to fabricate complete functional organs, tailored for an individual patient.”

Professor Wallace and his team are are meeting with clinicians, medical device manufacturers and policy makers this week in Melbourne to discuss the future of fabricated medical implants.

Professor Wallace said 3D printing, or additive fabrication, uses machines to build 3D objects layer-by-layer from digital data.

“While 3D printing is already being used in some medical applications, by bringing together the materials and scientists at ACES and the clinicians and researchers at SVH we have been able to accelerate our progress so that we are now on the verge of a new wave of technology leveraging 3D printing/additive fabrication techniques to deliver solutions to a number of medical challenges. These include bionic devices, the regeneration of nerve, muscle and bone, as well as epilepsy detection and control.”

Professor Wallace said the research would receive a huge boost next month with the launch of an additive biofabrication unit at St Vincent’s hospital in Melbourne, expanding the program from its base at the University of Wollongong’s Intelligent Polymer Research Institute (IPRI), the lead node of ACES. The St Vincent’s facility will be the first of its kind in Australia to be located in a hospital.

“This is an exciting development involving the establishment of a customised facility at St Vincent’s, Melbourne. [It] will put our scientists and engineers in direct contact with clinicians on a daily basis [and] is expected to fast track the realisation of practical medical devices and the reproduction of organs,” Professor Wallace said.

 

Media.uow.edu.au [en línea] Wollongong (AUS): media.uow.edu.au, 13 de mayo de 2013 [ref. 03 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://media.uow.edu.au/news/UOW148734.html



“Esto cuesta un dinerito, ¿sabes?”

9 05 2013

Merche Negro

 

Alpha Pam (Facebook)

Alpha Pam (Facebook)

¿Por qué Alpha no acudió al hospital en más de un mes?

La consecución de citas y visitas que el gobierno balear publicó ayer no deja dudas: el 28 de febrero su médico de cabecera le derivó al hospital de Inca para que le realizaran una placa de tórax, cosa que no hizo hasta el 5 de abril. Fue entonces cuando le diagnosticaron una bronquitis aguda. Le prescribieron lo habitual: antiinflamatorios y antibiótico. Y sí, le recomendaron que se hiciera un seguimiento en su ambulatorio.

Dieciséis días después, moría solo y sin asistencia en su casa, de tuberculosis.

 

Planteamiento, nudo y desenlace. Vino tal día, no apareció hasta tal fecha, no volvió a su centro de salud. Podríamos dejar la historia aquí, cerrando el dossier como ”el extraño caso del senegalés que ofreciéndole atención sanitaria de calidad no hace uso de la misma y muere días después de motu proprio”.  O quizá el primer suicidio autoinducido por toses, fiebres y esputos.

Pero ya que estáis aquí acompañadme a  mirar más allá, y volvamos a preguntar: ¿Por qué Alpha no acudió al hospital en más de un mes? Es mucho tiempo… hablemos de su nacionalidad: era súbdito senegalés en situación administrativa irregular: un sinpapeles. Llevaba ya ocho años en España, por lo tanto voy a presuponer que conocía la nueva legislación sanitaria que se refiere de forma bastante explícita al sector de población que él representaba: los extranjeros no registrados ni autorizados como residentes en España, recibirán asistencia sanitaria en las siguientes modalidades: a. De urgencia por enfermedad grave o accidente, cualquiera que sea su causa, hasta la situación de alta médica. b. De asistencia al embarazo, parto y postparto. (del Real Decreto Ley 16/2012, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud).

Algo me chirría: en la nota oficial del gobierno balear se dice que en dos ocasiones se trató a Alpha en el ambulatorio  de forma normal (no como caso de urgencias), y que en el informe del hospital le indicaron hacer tratamiento de seguimiento con su doctora de cabecera habitual… este comportamiento quedaría fuera de la cobertura que dictamina el Real Decreto para un ciudadano sin permiso de residencia ni trabajo. ¿He de dudar de la veracidad de los hechos que se relatan? ¿Sí? ¿No?

La respuesta me llega a golpe de teléfono. Hablo con los parlamentarios que están preparando la denuncia en Palma, de la coalición Més per Mallorca. Llevan todo el fin de semana hablando con los colectivos de senegaleses y con el entorno de Alpha. “Parece ser que en varias visitas les emitieron dos facturas”, me dicen. “Y en el hospital se negaron a hacerle la placa por no tener la tarjeta sanitaria”. Vaya, esto no sale en la información oficial de la Consellería, pienso. “Nosotros teníamos información filtrada de que la autopsia había dado positivo en tuberculosis. Estábamos decidiendo sobre si decirlo o on cuando nos encontramos con la nota del Govern, reconociéndolo”. Hablamos de ese mes que tardó en acudir desde el ambulatorio al hospital. Quizá Alpha tuvo miedo de ir demasiadas veces al médico, quizá sabía que en Alemania por ejemplo, la asistencia de urgencias a ciudadanos sin papeles está asegurada pero siempre tras la obligación del centro sanitario de denunciarle a las autoridades, y entendiendo que los deseos germanos van siendo órdenes en España, no se la quiso jugar. O quizá ya había pagado suficiente por sus visitas al ambulatorio.

“Lo increíble es que el Gobierno balear reconozca que se le ha muerto una persona por tuberculosis en 2013″. Reflexionamos juntos. Dice la nota oficial de Sanidad que se presentó en el hospital sin los papeles del ambulatorio donde se citaba la sintomatología similar a la tuberculosis. “¡Como si lo ocurrido hubiera sido culpa de Alpha por no llevarlos!”. Y pienso yo: y aunque no los llevara, ¿no lo contó, no habló del hijo de su amigo que estaba ingresado por tuberculosis, circunstancia que ya había relatado anteriormente? Me cuesta creer que estuviera en silencio, que nadie preguntara nada. Desde Palma me hacen pensar en otro punto importante, parece ser que se puso en peligro la salud pública: al no haber tarjeta sanitaria no hay informe, sin informes no hay seguimiento ni cruce de datos. “Esto nos pasa a ti o a mí y nos llaman desde el ambulatorio: ¿te has ido a hacer la placa? Hay un protocolo de seguimiento, más en casos de alto riesgo de contagio como es la tuberculosis”. Yo apunto todo, voy buscando en la red, cierro el círculo. “Esperemos que, cuando presentemos la denuncia con toda la documentación que seamos capaces de recopilar, el juzgado actúe en consecuencia”.

Cuelgo el teléfono y me veo en un mar de dudas: ¿a quién creer? La información oficial de la Conesejería de Sanidad cuadra con las fechas de visitas. Se le atendió sí, pero ahora sabemos que se le cobró por hacerlo. No hay nada como contrastar las cosas. Y me ataca ahora una pregunta terrible: si se negaron a hacerle la placa por no tener tarjeta sanitaria, ¿exactamente cómo se llegó a descartar la tuberculosis para diagnosticar bronquitis, y no ingresarle? Va una segunda: ¿a mí, con mi dni español en la boca, me habrían hecho lo mismo?.

Hace meses que Médicos del Mundo se enfrascó  en una gran campaña de sensibilización contra el Decreto Ley de Reforma sanitaria. Esta organización hizo entonces y sigue haciendo un gran trabajo de recopilación de datos y casos. Por ejemplo, señala a Baleares como una de las que aplicó a rajatabla la nueva ley. Tipifican casos de exclusión concretos que han podido identificar que ponen los pelos de punta. Os recomiendo que buceéis en el documento cuando tengáis un rato.

Busco a Alpha en Facebook y sí, le encuentro. Intento imaginar  mientras veo sus fotografías cómo fue el trato que le dieron en su ambulatorio primero y en el hospital después. Sabemos lo que su amigo que le acompañó cuenta, ahora centrado en repatriar el cadáver. Y vuelvo a recordar algo, esta vez de esta misma semana: el jueves pasado yo asistí en mi centro de salud de Barcelona a una situación un tanto parecida. Delante de mí, un ciudadano subsahariano intentaba regularizar su situación y hacerse la tarjeta sanitaria. Escuché que el personal de recepción le decía muy despacito y en un tono bastante alto: “Esto cuesta dinerito, ¿sabes?” acompañando las palabras con el gesto de unir el índice y el pulgar y mover las yemas en círculos. En ese momento me saltó la alarma y grabé con mi telefono. “Vente mañana, hoy han tenido que salir los que hacen esto. Aquí (en los papeles que enseñaba) dicen que estás desde el 2008… bueno, aquí lo dicen”. No entendí el juicio de valor espontáneo de la mujer que hablaba, ¿a qué venía la sospecha sobre, entiendo, un contrato de trabajo o similar?. “Como estás dado de baja, de momento… esto no quiere decir que, si tienes una urgencia, no se te visite en el hospital, ¿eh?”. Él dio las gracias y se fue por donde había venido.

Decidme si esto no es que te traten como a un ciudadano de segunda: un beneficiario de caridad en todo caso y no un usuario de derechos.

Yo le habría dicho a esta mujer que su sueldo también “cuesta un dinerito” o mejor dicho, que me cuesta un dinerito. Y que no se atreva a humillar a nadie así en mi presencia. Pero no lo hice. Al fin y al cabo, era su función y su trabajo, poner un filtro, la culpa no era suya. He llamado a un amigo que sabe mucho, pero mucho de sanidad. Hemos hablado del juramento hipocrático de los sanitarios: “tienen el deber de atender a todos los pacientes”. Desde luego, y la gran mayoría están haciéndolo. Luego en común, hemos pensado: “pero no es un sanitario lo primero que encuentra un inmigrante sin papeles al llegar a un ambulatorio sino un gestor, alguien que ve delante un asegurado, no a  un paciente”.

¿Quién no te quiso hacer la placa, Alpha, qué razones te dieron, viéndote toser en la sala de espera?

Mi amigo me sigue explicando: “La sanidad se financia por IRPF -no cotizaciones-  e IVA, ambos impuestos indirectos”. Yo busco como loca el coste de una radiografía según el gobierno balear. No lo encuentro, pero leo que una mujer marroquí en Toledo recibió una factura por valor de €3.337 tras dar a luz, por ejemplo, cuando según el decreto esta cobertura estaría cubierta. En otro caso facturaron €413 por unas pruebas relacionadas con una enfermedad crónica: asma.

¿Cuánto habías contribuído en ocho años viviendo en España Alpha, cuánto IVA habías pagado ya en bienes y servicios? ¿Lo suficiente como para cubrir el coste de una placa de tórax?

Le pido a mi amigo que me ayude a contestar con datos la afirmación de que “la sanidad universal gratuíta para todos es inasumible”. Se arma de paciencia y me cuenta: “No es deficitaria, se evita el colapso de urgencias, no se pierde el control sanitario de un grupo extenso de población (las cifras bailan, pero rondan las 150.000 personas) y además el gasto no es significativo: hay varios informes que demuestran que la población en situación irregular hace un uso de la sanidad mucho menor que el ciudadano español”. Las causas son varias: relacionadas por edad -vienen a trabajar y enviar dinero a casa, no a quedarse tumbados en una cama-, por falta de comunicación o miedo a entrar en contacto con el sistema.  Es un argumentario válido, me digo. Y añado una píldora propia, esta información que encontré hace tiempo y se me hace difícil de digerir: El fraude fiscal anual -lo no declarado, lo evadido y demás- es valorado por el sindicato de Técnicos de Hacienda Gestha en €90.000 millones anuales, de ellos recuperables 38.000 millones siendo realistas si se tomaran las medidas necesarias (sin aberraciones como la amnistía fiscal). Bien, la exclusión de la cobertura sanitaria pública de la población inmigrante indocumentada ahorrará a las arcas del gobierno unos 500 millones. No nos han explicado de dónde sale esta cifra relacionada con un sujeto tan vaporoso como la ciudadanía sin papeles pero, aún dándola por válida ruboriza al más pintado cuando la comparamos con la evasión fiscal.

“Hay básicamente tres sistemas de sistemas sanitarios”, seguimos contextualizando: “los sistemas privados tipo USA (quien tiene seguro contratado, tiene sanidad), los de aseguramiento de tipo mixto público y privado como en Alemania y Francia, (con acceso limitado a asegurados, se paga con cotizaciones sociales) y sistemas nacionales de salud, con acceso universal público y gratuito, financiado con impuestos. Este último que ha sido el nuestro hasta ahora, es lo más avanzado en un Estado de Bienestar”.

Sigo sin encontrar el coste de una puñetera radiografía de pecho, Alpha. No sé cuánto te habría costado, y qué rabia me da no poder saberlo, no poder dar una cifra para que la miremos todos un buen rato y en silencio.

Llevo todo el día pensando en tí, mirando tus fotos. Lo tuyo no ha sido un cuento con principio, trama y final. Ahora entiendo que es la crónica de una muerte anunciada por unas medidas de desasitencia sanitaria que desde que se anunciaron se definieron como dignas de un estado de barbarie. Y que trascienden el mero concepto del recorte presupuestario en un entorno de crisis económica. Al dejaros fuera de cobertura a un sector de ciudadanos que compartís una situación administrativa determinada, primero se os ha guettizado o marcado, e inmediatamente después os hemos señalado como “no aptos” para nuestra sociedad.

Es ideología Alpha, no gestión de recursos. Te hemos dejado solo con una decisión intencionada.

El mismo día que moriste, el 21 de abril, colgaste en tu muro de Facebook este clip de youtube (cómo te gustaba la música, ahora lo sé), con un baile tribal de Senegal. He podido entender traduciendo de aquí y de allá que es un rezo para atraer buenas cosechas: link aquí

 

No sé si eras musulmán o cristiano, creyente o agnóstico. En cualquier caso, te deseo un buen viaje de vuelta a casa. Te vas cargando mi vergüenza, por no haber sido capaz de tratarte como te merecías. Yo tengo tanta culpa como cualquier otro. El acceso universal a la sanidad está recogido en el artículo 25 de la Declaración de los Derechos Humanos, y te lo hemos arrebatado.

Le voy a pedir con tu permiso un último favor a mi amigo, que termine él este artículo. Yo no sé qué decir. Mira Alpha, lo que me ha escrito: ¿Podemos llamar democracia a un sistema que permite que alguien muera por no poder pagarse unas pruebas médicas? Eso es, digo yo: ¿Podemos?

 

 

Pintiparada.com [en línea] Madrid (ESP): pintiparada.com, 09 de mayo de 2013 [ref. 05 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://www.pintiparada.com/2013/05/05/alpha/



Dr Kerdel-Vegas: CONSEJOS A LOS MÉDICOS

6 05 2013

Francisco Kerdel-Vegas

francisco.kerdelvegas@gmail.com

www.bitacoramedica.com

 

 

La costumbre de invitar a un personaje de renombre y autoridad, ajeno a la medicina, a expresar libremente sus ideas acerca del estado actual de la profesión es un hábito saludable donde quiera que se practica, y sí da lugar a un debate todavía mejor, pues indica que se trata de un tema que merece estudiarse en profundidad.

 

Tal es el caso de las palabras pronunciadas por  SAR el Príncipe de Gales el pasado 3 de mayo de 2012 ante el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Gran Bretaña  (publicadas en diciembre del mismo año en la revista Journal of the Royal Society of Medicine) donde insiste en un planteamiento hecho por él mismo hace exactamente tres décadas (toda una generación)  en un discurso pronunciado ante la British Medical Association, en que se hacía eco de la conocida falacia de la noción de tomar al cuerpo como a una máquina y a la enfermedad como la consecuencia de una falla del funcionamiento de la misma, simplificando y asimilando así el papel del médico al del mecánico capaz de reparar la máquina.

 

El punto de vista sostenido y mantenido por el heredero a la corona británica pone en evidencia su firme posición en apoyo a quienes piensan que hay lugar para preocuparse por la falta de equilibrio entre la parte humana de la medicina versus a los tentadores e importantes  avances tecnológicos.  La falta de una sólida formación humanista de los estudiantes de medicina, pueden llevarlos a pensar que la medicina se limita a diagnosticar y tratar las enfermedades, y olvidar que el paciente es un todo de cuerpo, mente y espíritu, y que el verdadero médico tiene que tener siempre presente esa trilogía propia del ser humano, para poder ejercer idóneamente su profesión que se dice es la más antigua del mundo.

 

Destaca el príncipe Carlos en su discurso a los obstetras y ginecólogos británicos –una oportunidad para difundir sus puntos de vista sobre el estado actual de la medicina-  su acendrada posición a favor de lo que llama salud integrativa y medicina post moderna:

 

“Yo temo que lo que era cierto hace 30 años permanece igualmente verdadero hoy en día. Es por lo cual, durante mucho tiempo y no sin críticas desde algunos sitios, he intentado sugerir que sería beneficioso desarrollar verdaderos sistemas integrados para proveer salud y cuidados. O sea, no simplemente tratar los síntomas de la enfermedad, pero de manera activa crear salud y poner al paciente en el corazón del proceso, incorporando aquellos elementos humanos fundamentales que son la mente, el cuerpo y el espíritu.  Para conseguirlo –y hay muchos que lo apoyan-  sugeriría que la medicina necesita a veces ser menos literal en su interpretación de las necesidades del paciente  y más inclusiva en términos de lo que puede requerir el tratamiento  – en otras palabras, entender como los síntomas pueden a menudo  simplemente ser una metáfora de la enfermedad e infelicidad subyacentes.  Es también vital, me parece, reconocer que el tratamiento puede con frecuencia  ser efectivo debido a su significación simbólica  al paciente, mediante efectos que actualmente están siendo entendidos por la ciencia de la psiconeuroinmunología.

Resumiendo, sospecho que habrá siempre una lucha si continuamos con un sobre énfasis en una aproximación mecanística y tecnológica.  Por favor no confundan lo que digo – lo mejor de la ciencia y la tecnología necesita constantemente ser controlado y difundido para obtener su mejor efecto- pero, yo sugeriría, que no fuese a expensas de los elementos humanos.  Ellos, después de todo, proveen la racionalidad de la medicina y del cuidado de la salud yendo atrás a nuestras raíces.”

 

Difícil estar en desacuerdo con los consejos del regio personaje, quien resume en pocas palabras lo que los grandes maestros de la medicina siempre nos enseñaron.  Solo que en nuestros días los diarios y fulgurantes progresos de la tecnología nos hacen olvidar –aunque sea momentáneamente- que el paciente no es una máquina sino un ser humano y debe ser tratado siempre como tal.  Para logarlo, el énfasis debe ser puesto en la educación y formación del médico desde el primer día de sus estudios universitarios.  Por ello la gran responsabilidad siempre recaerá al final en las escuelas de medicina y en sus docentes.

 

Es conveniente y oportuno repetir hasta la saciedad la necesidad  de  “humanizar “ la praxis médica.



Francis Collins: Necesitamos mejores medicamentos, ahora

2 05 2013

Hoy día conocemos la causa molecular de 4000 enfermedades, pero los tratamientos están dispobibles sólo para 250. Así que, ¿por qué la demora? El médico y genetista Francis Collins explica por qué el descubrimiento sistemático de medicamentos es imperativo, incluso para enfermedades raras y complejas, y ofrece un par de soluciones, como enseñarle nuevos trucos a viejos medicamentos.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Francis Collins: Geneticist, physician

In 2000 the world saw the first working draft of the human genome, and that’s in no small part thanks to Francis Collins. Under his directorship at the National Human Genome Research Institute, the Human Genome Project was finished, a complete mapping of all 20,500 genes in the human genome, with a high-quality, reference sequence published in April 2003.

In 2009 President Obama nominated Collins as the director of the National Institutes of Health, and later that year he was confirmed by the U.S. Senate. In March 2013, Collins helped Obama introduce the BRAIN Initiative, an ambitious, well-funded program to map the human brain. Read more about the BRAIN Initiative >>

Collins is also a self-described serious Christian and the author of several books on science and faith, including The Language of God: A Scientist Presents Evidence for Belief.

 

Link al vídeo con subtitulos en Español: click aquí

Ted.com [en línea] NY (USA): ted.com, 02 de mayo de 2013 [ref. marzo de 2013] Disponible en internet: http://www.ted.com/speakers/francis_collins.html