Uso de la realidad virtual en rehabilitación de lesionados medulares

29 08 2013

Un artículo sobre el uso de la realidad virtual en rehabilitación de lesionados medulares mejor publicación científica de 2012

El equipo de Biomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital Nacional de Parapléjicos ha sido distinguido con el premio al mejor artículo científico, publicado en la revista Rehabilitación (Madr) durante el año 2012, en el que se evalúa la eficacia de la realidad virtual en la rehabilitación de pacientes con lesión medular.

 

 

El artículo científico, reconocido en el último congreso de la Sociedad Española de Rehabilitación (SERMEF) celebrado en Salamanca, se refiere concretamente a la  experiencia clínica en  la utilización del sistema llamado TOyRA, un dispositivo que consta de sensores inerciales que capturan el movimiento del paciente, los reproduce en forma de avatar en un monitor y puede medir de forma objetiva diferentes variables.

 

Según el responsable de  Biomecánica y Ayudas Técnicas, Ángel Gil, “la principal conclusión del estudio es que el sistema de rehabilitación TOyRA se presenta como una óptima herramienta terapéutica. Según los datos  puede ofrecer mejores resultados funcionales que la realización en solitario de los métodos tradicionales en el tratamiento de los déficits motores de los miembros superiores en lesionados medulares”.

 

Con el reconocimiento de Rehabilitación (Madr), TOyRA obtiene su tercer galardón por su contribución a la mejora de la calidad de vida de los lesionados medulares. Anteriormente la revista Actualidad Económica eligió TOyRa como una ‘Las 100 mejores ideas del año 2008′ y la  revista Computing, semanario especializado en Tecnologías de la Información, lo premió en la categoría “I+D+i”.

 

TOyRA es el resultado de un proyecto nace fruto de la colaboración de la Fundación Rafael del Pino, la empresa Indra y el Hospital Nacional de Parapléjicos, centro que gestiona el Gobierno de Castilla la Mancha.

 

Acceder al artículo completo.

 

 

Infomedula.org [en línea] Toledo (ESP): infomedula.org, 29 de agosto de 2013 [ref. 23 de agosto de 2013] Disponible en Internet: http://www.infomedula.org/index.php?option=com_content&view=article&id=991%3Aun-articulo-sobre-el-uso-de-la-realidad-virtual-en-rehabilitacion-de-lesionados-medulares-mejor-publicacion-cientifica-de-2012-&catid=35%3Ahospital&lang=es



Tejidos inteligentes capaces de liberar fármacos

26 08 2013

Una ‘spin off’ de la UGR crea tejidos ‘inteligentes’ capaces de administrar fármacos por sí mismos

NanoMyP (Nanomateriales y Polímeros SL) ofrece nanomateriales con propiedades ‘a la carta’ que permiten a otras empresas ahorrar costes y acortar procesos industriales.

 

María del Carmen Redondo, Ángel Valero, Antonio Luis Medina y Juan Díaz en las instalaciones de nanoMyP

María del Carmen Redondo, Ángel Valero, Antonio Luis Medina y Juan Díaz en las instalaciones de nanoMyP

 

Tejidos ‘inteligentes’ capaces de liberar fármacos en el lugar y el momento adecuados, medir el pH y el oxígeno del agua de forma simultánea o acortar y abaratar procesos industriales mediante la aplicación de la nanotecnología: es el ámbito en el que se mueve desde hace algo más de un año nanoMyP, una ‘spin off’ de la Universidad de Granada surgida a raíz de los avances conseguidos en el campo de la nanotecnología y el desarrollo de sensores por el grupo de Investigación ‘Control Analítico Ambiental, Bioquímico y Alimentario’ de la institución académica granadina, informa la Fundación Descubre .

Sus responsables, María del Carmen Redondo, Antonio Luis Medina, Ángel Valero y Jorge F. Fernández, explican que la línea de negocio de la empresa, con sede en el Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS) de Granada, pasa por suministrar materiales altamente tecnológicos para grupos de investigación y departamentos de I+D de empresas que incorporan la nanotecnología en su actividad. Estos materiales se conocen como ‘inteligentes’ por experimentar un cambio de una propiedad observable ante la acción de un estímulo externo, es decir, tienen una aplicación y trabajan por sí solos.

En este sentido, nanoMyP elabora tejidos inteligentes, que posteriormente tienen múltiples aplicaciones. “Nuestro trabajo pasa por diseñar tanto las nano y micropartículas poliméricas como los tejidos inteligentes con propiedades ‘a la carta’ para aplicarlos a cualquier necesidad”, explica Ángel Valero, director de Producción y Marketing de la firma. Así, los tejidos pueden ser impermeables al agua, que no transpiren, que liberen fármacos, que incorporen moléculas inteligentes para procesos biocatalíticos como la producción de antibióticos, etc.

Hasta el momento, en cualquier caso, la mayor parte de las aplicaciones se centran en el sector de la biotecnología y biomedicina. A este respecto, una de las aplicaciones más claras de esta tecnología es el desarrollo de micropartículas cargadas con un fármaco que se inyectan en el cuerpo para que se adhieran a una célula y produzcan un efecto en ella mediante la liberación del citado fármaco.

NanoMyP trabaja paralelamente en el desarrollo de tejidos ‘inteligentes’ para tratamientos dermatológicos. Según detalla Ángel Valero, el proceso se basa en la terapia fotodinámica, por el que cuando se irradia luz al tejido y, gracias a la acción de una molécula inmovilizada en dicho tejido, se libera oxígeno singlete, que es muy oxidante y destruye todo lo que tenga cerca, se consigue acabar en minutos con una verruga, cicatrices derivadas del acné o manifestaciones de la psoriasis. “Se pone la tela, se aplica la luz y en unos pocos minutos se ha eliminado el daño”, añade. Esta línea de investigación, actualmente en fase de desarrollo, abriría un nuevo campo de trabajo para la compañía.

Otra de las aplicaciones de los tejidos es el cambio de color en función del pH y el oxígeno del agua. “Si se aplica en una piscina, por ejemplo, se puede saber el valor del pH simplemente viendo el color de un pequeño trozo de nuestro tejido formado por fibras coaxiales que esté en contacto continuo con el agua”, señala el director de Producción y Marketing de la firma.

Entre las ventajas de la nanotecnología, Valero destaca el aumento de la eficacia y el ahorro de espacio y costes. De esta forma, los clientes son empresas, centros de investigación o grupos de investigación de universidades que quieren aplicar la nanotecnología en su trabajo, ya que los materiales nanoestructurados poseen una mayor área superficial, lo que multiplica la eficiencia de los procesos, logra que se necesite menos cantidad de material para hacer el mismo trabajo y permite reducir costes. “Los actuales soportes de los test de embarazo, por ejemplo, no son muy sensibles, no están nanoestructurados. La nanotecnología nos permite incrementar hasta un millón de veces el área, con lo que aumenta la sensibilidad de esos kits y su eficacia”, ejemplifica.

A este respecto, la firma ya trabaja en una línea para mejorar los procesos industriales mediante la inmovilización de moléculas biocatalíticas, como los enzimas. De esta forma, si en la industria se suelen seguir varios pasos de síntesis, que obligan a usar un gran volumen de disolventes y reactivos, el uso de enzimas permite pasar del inicio al último paso del proceso de forma directa, lo que ahorra pasos y costes, todo ello con una pequeña cantidad de enzimas y sin perderlas en la solución.

 

Robots contra enfermedades oculares

Entre los proyectos de futuro, nanoMyP trabaja en el desarrollo de una línea ya iniciada en la etapa universitaria de sus socios, en colaboración con el Eidgenössische Technische Hochschule (ETH) de Zurich. El proyecto persigue la creación de un microrobot que se pueda mover en el interior del cuerpo humano. El ETH ya ha desarrollado el robot y el sistema de control para que, por ejemplo, se pueda introducir en el globo ocular y ser controlado desde fuera por el oftalmólogo, con el fin de determinar la concentración de oxígeno gracias a la ‘segunda piel’ del robot, responsabilidad de nanoMyP. A través de la pupila y con el empleo de una luz, el material responde a la concentración de oxígeno presente y el oftalmólogo puede obtener de forma sencilla un indicativo de enfermedades como el glaucoma o la retinopatía diabética y comprobar si el paciente responde de forma favorable a un tratamiento o en qué estado se encuentra. Un proyecto para el que la empresa granadina busca una alianza empresarial.

 

Contacto: 
Jorge F. Fernández Sánchez
Director General de Nanomateriales y Polímeros, SL
Correo electrónico:jfernandez@nanomyp.com
Teléfono: 958 63 71 14
Web: www.nanomyp.com

 

 

Biotic.ugr.es [en línea] Granada (ESP): biotic.ugr.es, 26 de agosto de 2013 [ref. 13 de diciembre de 2012] Disponible en Internet: http://biotic.ugr.es/pages/tablon/*/noticias-cientificas/2012/12/12/una-aspin-offa-de-la-ugr-crea-tejidos-ainteligentesa-capaces-de-administrar-farmacos-por-si-mismos



Biomarker Predicts Heart Attack Risk Based on Response to Aspirin Therapy

22 08 2013

DURHAM, N.C. — Aspirin has been widely used for more than 50 years as a common, inexpensive blood thinner for patients with heart disease and stroke, but doctors have little understanding of how it works and why some people benefit and others don’t.

Now researchers at Duke Medicine have solved some of the mysteries related to the use of this century-old drug, and developed a blood-based test of gene activity that has been shown to accurately identify who will respond to the therapy.

 

The new gene expression profile not only measures the effectiveness of aspirin, but also serves as a strong predictor of patients who are at risk for heart attack, according to a study appearing July 3, 2013, in the online edition of the Journal of the American College of Cardiology.

 

 

“We recognized the concept of aspirin resistance among a population of patients who have cardiac events or stroke,” said senior author Geoffrey S. Ginsburg, M.D., PhD, director of genomic medicine at Duke’s Institute for Genome Sciences & Policy and executive director of the Center for Personalized Medicine. “We give the same dose to all patients, but maybe some patients need a larger dose of aspirin, or maybe they need to try a different therapy entirely. We need better tools to monitor patients and adjust their care accordingly, and the findings from our study move us in that direction.”

 

The Duke researchers enlisted three groups of participants – two of healthy volunteers and one comprised of patients with heart disease seen in outpatient cardiology practices.

The healthy volunteers were given a dosage of 325 mg of aspirin daily for up to a month; the heart disease patients had been prescribed a low dose of aspirin as part of their treatment. Blood was then analyzed for the impact of aspirin on RNA expression and the function of platelets, which are the blood cells involved in clotting.

The RNA microarray profiling after aspirin administration revealed a set of 60 co-expressed genes that the researchers call the “aspirin response signature,” which consistently correlated with an insufficient platelet response to aspirin therapy among the healthy subjects as well as the heart disease patients.

The researchers also examined the aspirin response signature in another group of patients who had undergone cardiac catheterizations. They found the signature was also effective in identifying those patients who eventually suffered a heart attack or died.

“The aspirin response signature can determine who is at risk for heart attack and death,” said Deepak Voora, M.D., assistant professor of medicine at Duke and lead author of the study. “There is something about the biology of platelets that determines how well we respond to aspirin and we can now capture that with a genomic signature in blood.”

 

Ginsburg said the research is progressing to recreate the findings in other populations, and to develop a standardized testing system that could one day move the analysis into daily practice.

“Nearly 60 million people take aspirin regularly to reduce their chances of heart attack and death, but it doesn’t work for everyone,” said Rochelle Long, Ph.D., of the National Institutes of Health’s National Institute of General Medical Sciences, which partly supported the study. “By monitoring gene activity patterns these investigators uncovered a ‘signature’ linked to inadequate responsiveness. This work may eventually lead to a simple blood test to identify those who do not benefit from aspirin, enabling them to seek other therapeutic options.”

In addition to Ginsburg and Voora, study authors include Derek Cyr; Joseph Lucas; Jen-Tsan Chi; Jennifer Dungan; Timothy A. McCaffrey; Richard Katz; L. Kristin Newby; William E. Kraus; Richard C. Becker; and Thomas L. Ortel.

The study received funding from the Duke Institute for Genome Sciences & Policy; the National Institutes of Health (T32HL007101 to DV); the National Center for Research Resources (UL1RR024128); the National Institutes of General Medical Sciences (RC1GM091083); the Centers for Disease Control and Prevention (5U01DD000014); and the David H. Murdock Research Institute.

By Duke Medicine News and Communications

 

dukehealth.org [en línea] Durham, NC (USA): dukehealth.org, 22 de agosto de 2013 [ref. 03 de julio de 2013] Disponible en Internet: http://www.dukehealth.org/health_library/news/biomarker-predicts-heart-attack-risk-based-on-response-to-aspirin-therapy



LA IDENTIFICACIÓN, UN REQUISITO PREVIO A LA HISTORIA DE SALUD ELECTRÓNICA

19 08 2013

 

La nueva historia clínica

La historia clínica informatizada o electrónica, que supone incorporar las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC) en el núcleo de la actividad sanitaria, tiene como consecuencia que la historia deja de ser un registro de la información generada en la relación entre un paciente y un profesional o un centro sanitario, para formar parte de un sistema integrado de información clínica. La información de salud de un ciudadano debe incluir, al menos, información pro- cedente de los siguientes sistemas:

– Bases de datos de la tarjeta sanitaria.

– Historias clínicas actuales, cualquiera que sea el lugar en que se hayan generado.

– Sistemas clínicos departamentales, como los de los laboratorios y servicios de diagnóstico por imagen.

– Programas de promoción para la salud y de prevención de la enfermedad.

– Centros sanitarios concertados o de otros servicios de salud.

– Contingencias de salud laboral.

– Sistema de receta electrónica.

– Prestaciones sanitarias complementarias.

– Sistemas de ayuda a la toma de decisiones clínicas.

 

La nueva historia clínica incluye toda la información de salud de un ciudadano, con independencia de dónde y cuándo haya sido generada. Además, este sistema clínico debe formar parte del sistema de información del servicio de salud correspondiente, relacionándose con los sistemas de gestión económico financiera, planificación estratégica y control de gestión.

Para que todos estos sistemas se relacionen e intercambien entre sí información referida a las personas, resulta indispensable que esas personas estén identificadas de forma unívoca.

 

  Sistemas de identificación

Algunos de los sistemas de identificación de las personas en nuestro país son el Registro Civil, el Documento Nacional de Identidad, y el Documento de Afiliación a la Seguridad Social. Todos ellos carecen de la precisión que exige el sistema de información clínica, o no identifican a todas las personas susceptibles de ser atendidas en el sistema sanitario. Estas dificultades hicieron que a final del decenio de los años ochenta y comienzos de los años noventa los servicios de salud españoles iniciaran la identificación de sus usuarios y les asignaran una tarjeta sanitaria.

 

La tarjeta sanitaria

El intercambio de información electrónica exige la certeza de la identidad del paciente, del profesional sanitario que produce esa información y del centro sanita- rio donde se lleva a cabo la atención. Se utilizan números de identificación personal que tienen carácter nacional, y para usos administrativos, fiscales y sanitarios en los países escandinavos y Luxemburgo. Se utilizan códigos nacionales o regionales, de utilización restringida para el sector sanitario, en Irlanda, Portugal, Italia, Canadá, Alemania y España. Gran Bretaña tiene un proyecto de identificación con un número del Servicio Nacional de Salud (NHS). Los Países Bajos disponen un número nacional de identidad, pero no sanitario. Bélgica tiene un identificador nacional pero distinto del que se emplea para otros usos. Francia utiliza como identificador en el sector sanitario el número de la seguridad social, al que se le añade una clave de dos dígitos cuya utilización fuera del ámbito de protección social está muy restringida.

 

En nuestro sistema sanitario la asignación de códigos de identificación personal por parte de los servicios de salud comenzó con motivo de la emisión de tarjetas que se hizo siguiendo cuatro objetivos:

– Crear una base de datos que registrara la filiación de todos los ciudadanos con derecho reconocido a asistencia sanitaria pública.

– Identificar unívocamente a los usuarios del sistema sanitario.

– Acreditar de forma personal el derecho a las prestaciones.

– Poner a disposición de los centros sanitarios la base de datos para facilitar la gestión de los mismos.

 

No está estandarizada la información que se estampa en la tarjeta, ni la que contiene la banda magnética, ni la de las diferentes bases de datos de los organismos emisores.

Cuando se inició la emisión de tarjetas sanitarias, se advertía una preocupación mayor por la creación de la base de datos y por la acreditación de las prestaciones, que por los problemas de identificación de las personas. Estas prioridades eran con- secuencia lógica de las necesidades de planificación y gestión que se tenían en ese momento. Hasta entonces los servicios de salud no disponían de información fide- digna del número y características de la población que debían atender. La prioridad en la acreditación de las prestaciones se debía a la voluntad de diferenciarse de la administración de la Seguridad Social, responsable hasta entonces de ese trámite.

La utilidad de la tarjeta sanitaria como un instrumento de identificación de los usuarios se ha puesto en evidencia con el desarrollo de los sistemas de información clínica, sobre todo al relacionar sistemas distintos, como la historia de atención primaria con la de especializada o ambas, con los sistemas departamentales.

El que se considere la tarjeta como un instrumento de acreditación de las prestaciones, hace que en algunos servicios de salud se condicione la función de identificación a la de acreditación, identificando sólo a quienes tienen derecho a las prestaciones del sistema público. Esto hace que algunos colectivos de personas que acceden al sistema sanitario por otras vías, encuentren dificultades para su identificación.

 

Códigos de identificación

El proceso de automatización de cualquier sistema del mundo real supone un ejercicio de abstracción en el que intentamos sintetizar aquellas entidades básicas que, a nuestro entender, participan en el sistema que estamos desarrollando. En un segundo nivel de abstracción, llega el momento de plasmar esas entidades que hemos definido antes en una base de datos. Esas entidades se convierten entonces en tablas, con sus atributos y relaciones entre ellas. Para que este sistema funcione, se exige cumplir ciertas reglas entre las que está el proceso de normalización.

Un aspecto fundamental de la normalización es que precisa claves primarias, que son aquel valor de un atributo que identifica de forma unívoca a cada elemento de la entidad, que en el caso del sistema sanitario es el paciente. Una de las reglas de la normalización es que la clave no puede depender de los valores de los atributos del elemento que identifica. En las primeras tarjetas sanitarias de nuestro sistema sanitario se optó, incumpliendo esta regla, por claves de identificación relacionadas con los apellidos, sexo y fecha de nacimiento de las personas identificadas. Como se pueden producir cambios en alguno de esos atributos, se requiere asignar un nuevo código, con lo que se produce el problema de una persona con más de un código.

Por todo lo anterior se considera que la mejor opción es la generación de números secuenciales.

 

Ámbitos de asignación de identificadores

Debe existir una entidad responsable de asignar los códigos identificadores, que lo haga en un período corto de tiempo y que vele por que no existan personas con más de un identificador. El sistema canadiense prevé la asignación del código identificador por cada provincia o territorio. El NHS inglés prevé un número único. El sistema canadiense y el australiano tienen previsto que el identificador sea de utilización exclusiva por el sistema sanitario.

Parece que lo correcto en el caso de nuestro sistema sanitario sea que cada comunidad autónoma asigne ese número y que sea de utilización exclusiva para el sistema sanitario, sin que pueda ser empleado por otras instancias.

 

El acceso a la información clínica

Para acceder a la información clínica correspondiente a una persona se requiere su identificación unívoca, localizar esa información y cumplir los requisitos de seguridad y confidencialidad, que se tratan en otro apartado. La identificación de la persona y la localización de su información clínica no ofrecen problema cuando está siendo atendida dentro del ámbito en el que se le ha asignado un código de identificación, pero cuando esta circunstancia no se produce, se precisan estándares de intercambio de información y directorios que permitan la localización de la información existente.

 

Nuevas utilidades para la tarjeta sanitaria

Algunas tendencias de utilización de la tarjeta sanitaria son las siguientes:

– Automatización de tareas sin valor añadido.

– Acceso seguro y confidencial a la información clínica en red.

– Almacenamiento de información clínica del titular.

 

Estas nuevas utilidades precisan un nuevo estándar tecnológico, de datos y seguridad:

– Cumplir los procedimientos de seguridad que se indican en el apartado correspondiente.

– Establecer estándares de intercambio de información.

– Tarjetas con chip.

 

Extracto de: De la Historia Clínica a la Historia de Salud Electrónica (Resumen). Javier Carnicero Giménez de Azcarate

 

conganat.org [en línea] Ciudad Real (ESP): conganat.org, 19 de agosto de 2013 [ref. 2003 ] Disponible en Internet: http://www.conganat.org/seis/informes/2003/PDF/capitulo1.pdf



Elastografía hepática

15 08 2013

Se trata de una técnica de exploración novedosa, incruenta, sencilla y rápida, que permite mejorar el diagnóstico y seguimiento evolutivo de lafibrosis hepática.

La fibrosis es un componente esencial de aquellas enfermedades hepáticas crónicas que producen complicaciones a largo plazo, como la cirrosis. De esta forma, conocer el grado de fibrosis ayuda aestablecer el pronóstico de una enfermedad hepática.

Hasta ahora, la biopsia hepática era el único método para conocer el grado de fibrosis. A diferencia de la biopsia, la elastografía no tiene ningún tipo de efecto secundario ni riesgo para el paciente: la prueba dura apenas 15 minutos, no requiere anestesia y es indolora.

Para la realización de esta técnica se utiliza un dispositivo similar a un micrófono que se apoya debajo de las costillas del lado derecho del tórax, allí donde está la superficie hepática. Este dispositivo emite una onda vibratoria cuya transmisión se realiza mediante ultrasonidos. Así se obtiene una estimación de la elasticidad hepática, que guarda relación con el grado de fibrosis: a menor elasticidad, mayor fibrosis.

El riesgo de tener un error de muestra es menor que en la biopsia hepática, pues se estudia un volumen de tejido hepático 100 veces mayor. Sin embargo, ambas se consideran técnicas complementarias, pues la biopsia aporta información adicional sobre actividad inflamatoria y otros datos histológicos de importancia en el diagnóstico.

 

Cun.es [en línea] Navarra (ESP): cun.es, 15 de agosto de 2013 [ref. ] Disponible en Internet: http://www.cun.es/la-clinica/servicios-medicos/departamento/hepatologia/elastografia-hepatica



Primer Estudio del Gasto TIC en Sanidad en España

12 08 2013

La Sociedad Española de Informática de la Salud y ComputerWorld preparan una publicación especial a partir de los resultados del Índice SEIS del gasto sanitario en España y las valoraciones de los actores más importantes en este segmento del mercado.

 

El gasto en Tecnologías de Información y Comunicaciones en la sanidad pública en España en 2012 ha ascendido a 704 millones de euros, lo que significa que solo el 1,25% del gasto sanitario público total se dedica a las TIC.

Éste es solo uno de los datos que se recogen en el Índice SEIS 2012 que acaba de realizar la Sociedad Española de Informática de la Salud y en la que han participado directamente  responsables TIC de las 17 Comunidades Autónomas, definiendo el marco del estudio y aportando los datos de sus respectivas Comunidades.

El Índice SEIS 2012 es un informe realizado en España sobre el gasto TIC en sanidad dirigido por los propios responsables TIC de las CCAA y que recoge de forma objetiva los datos reales del sector.

Esto ha sido posible gracias a que la participación de la SEIS como promotor del Índice ha garantizado en todo momento la independencia del estudio  y el anonimato de la información, presentando únicamente datos globales nacionales y datos ponderados por número de población protegida.

El estudio recoge datos de plataformas tecnológicas, de seguridad, farmacia,  telemedicina y gestión TIC.

Entre otros, el Índice SEIS 2012 refleja que el 18% del gasto en TIC del sector sanitario se dedica a los Sistemas de Información y que el gasto medio en comunicaciones de datos asciende a 142.540 euros por cada 100.000 habitantes de población protegida.

En cuanto a Sistemas, la aplicación de Telepaliativos es la iniciativa de Teleconsulta con mayor presencia en el territorio nacional, encontrándose en 10 de las 17 Comunidades Autónomas.

Asimismo, el estudio también prioriza los proyectos de mayor interés a corto plazo para las Comunidades Autónomas. Entre los 9 proyectos sometidos a votación, el de receta electrónica y/o interoperabilidad ha sido el que mayor impacto tiene, seguido por el de Atención a enfermos crónicos con enfoque socio-sanitario.

La metodología utilizada para realizar el Índice se ha basado en la realización de una encuesta  a los responsables TIC de las Comunidades Autónomas, utilizando un cuestionario que incluía un conjunto de indicadores para cada una de las categorías del estudio.

Los indicadores fueron elegidos para cubrir en lo posible los aspectos más importantes de gasto y desarrollo en el sector.

 

El Índice SEIS nace con carácter de continuidad en el futuro y tiene como objetivo recoger los datos anuales más significativos del sector TIC en la sanidad y la evolución de los mismos,  lo que permitirá a las Instituciones Públicas y a las empresas conocer la situación del sector con un mayor detalle.

Para la publicación del Índice SEIS 2012 la SEIS y ComputerWorld preparan una publicación especial que estará disponible en el mes de septiembre.

 

 

Computerworld.es [en línea] Madrid (ESP): computerworld.es, 12 de agosto de 2013 [ref. 09 de julio de 2013] Disponible en Internet: http://www.computerworld.es/sociedad-de-la-informacion/primer-estudio-del-gasto-tic-en-sanidad-en-espana



Proyecto Europeo PALANTE: seguimiento online de Diabetes

8 08 2013

Un total de 7.000 diabéticos participarán en un proyecto europeo para diseñar un seguimiento online de su patología

 

 

 

 

 

 

Un total de 7.000 personas con diabetes de las provincias de Cádiz, Córdoba, Granada y Sevilla participarán en un proyecto europeo para diseñar un sistema de seguimiento online de su enfermedad, mediante el uso de las nuevas tecnologías y con el que se quiere mejorar la calidad de vida y evitar complicaciones derivadas de la diabetes.

Andalucía es la región que lidera esta iniciativa, denominada proyecto ‘PALANTE‘ (PAtients Leading and mANaging their helaThcare through EHealth), que está cofinanciada por el programa de Competitividad e Innovación de la Comisión Europea y que se coordina desde la comunidad andaluza.

Esta iniciativa, que se llevará a cabo en seis países, pretende fomentar el papel activo de los usuarios en el cuidado de su salud y mejorar el acceso a la historia de salud digital de los ciudadanos. En concreto, en Andalucía el proyecto se centrará en el desarrollo de un sistema de seguimiento online para personas con diabetes.

La diabetes mellitus es un problema de salud que padece alrededor del 15 por ciento de la población y puede suponer la aparición de problemas graves de salud como ceguera, insuficiencia renal terminal, amputaciones de miembros inferiores y enfermedad cardiovascular. Estas complicaciones se asocian, frecuentemente, a factores de riesgo como obesidad, hipertensión arterial y dislipemia.

En total, serán 7.000 las personas con diabetes de las provincias de Cádiz, Córdoba, Granada y Sevilla participarán en este proyecto, que ha comenzado en el mes de marzo y tendrá una duración de 18 meses, según ha informado este lunes la Administración sanitaria andaluza.

En la provincia de Sevilla ya se ha realizado la presentación del proyecto a los profesionales que realizarán el pilotaje y se han ofrecido las cifras de los participantes que ascienden a 1.370 personas pertenecientes. Por comarcas, a la de Osuna corresponden 142, Aljarafe 216, Sevilla Norte 202, Sevilla Sur 290 y 519 en la ciudad de Sevilla.

En la presentación del proyecto a profesionales se ha incluido una descripción del proyecto europeo PALANTE, la descripción del pilotaje en Andalucía y su encuadre en el marco del PIDMA (Plan Andaluz de Diabetes Mellitus en Andalucía), la experiencia del primer distrito en usar el sistema (el distrito Bahía Cádiz) y un recorrido por las principales funcionalidades que se han desarrollado.

 

PROYECTO PALANTE, A TRAVÉS DE CLIC SALUD

El Proyecto ‘PALANTE’ persigue diseñar un sistema de seguimiento online de estos factores de riesgo a través de una versión específica de Clic Salud, la herramienta que permite a los ciudadanos acceder a su información clínica y que pueden consultar a través de la Oficina Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía haciendo uso del certificado digital. Esta versión específica permite a los usuarios introducir los resultados de los controles que ellos mismos realicen en sus domicilios.

En concreto, los pacientes actualizarán, en función de la periodicidad establecida para cada caso, los índices de tensión arterial, niveles de glucosa en sangre, índice de masa corporal (calculado en función de peso y altura) y las medidas de su perímetro abdominal.

Para facilitar las mediciones de cada uno de los parámetros sujetos a control, la Consejería de Salud y Bienestar Social distribuirá entre los participantes de la comunidad un total de 3.000 glucómetros y 400 tensiómetros. El envío de las mediciones podrá hacerse de forma manual o conectando tanto el glucómetro como el tensiómetro directamente al ordenador para que se realice una lectura automática.

En este sentido, la información quedará recogida en la historia de salud del paciente, por lo que tanto los pacientes como los profesionales podrán tener un control de las distintas mediciones y, en el caso de que alguno de los niveles cargados sea anormal, el sistema pone una alerta en el panel del profesional en Clic Salud para que pueda actuar de forma rápida y precisa. Si bien, este sistema no funciona como alerta ante la necesidad de una asistencia de emergencia, ya que en esos casos los pacientes deben seguir los cauces habituales.

Además, esta versión específica de Clic Salud incorpora un sistema de mensajería que permite a los usuarios mantener un contacto con los profesionales que los atiende. Se trata de un sistema de comunicación en diferido que permite a los usuarios plantear dudas no urgentes que posteriormente serán resueltas por el profesional de referencia.

El proyecto ‘PALANTE’ cuenta con la participación de diez países y se realizarán pilotos en regiones de seis de ellos. Cada región ha centrado su actuación en un perfil de usuario distinto. En el caso de España, están presentes Andalucía (seguimiento y control online de pacientes diabéticos) y el País Vasco (pacientes con enfermedades respiratorias -asma y EPOC).

Asimismo, participan la región italiana de Lombardía (pacientes con insuficiencia cardíaca crónica), Turquía (Pacientes con espondilitis anquilosante), la región Sud-Este de Noruega (pacientes con enfermedades crónicas -diabetes y enfermedades cardíacas-), la región de Estiria en Austria (exposición a rayos X), la República Checa (el acceso al calendario vacunal y citación mediante historia de salud), a las que se suma dos experiencias adicionales: Francia (acceso de pacientes a la carpeta de salud personal) y Dinamarca (gestión por los pacientes de su información de salud personal).

 

 

Europapress.es [en línea] Madrid (ESP): europapress.es, 08 de agosto de 2013 [ref. 08 de julio de 2013] Disponible en Internet: http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-total-7000-diabeticos-participaran-proyecto-europeo-disenar-seguimiento-online-patologia-20130708140702.html



Dr Monteagudo: Las tecnologías de “Ambient Assisted Living” y sus implicaciones sociales

5 08 2013

Dr. José L. Monteagudo

joseluismonteagudopea@gmail.com

 

Ambient Assisted Living (AAL) se refiere al uso de sistemas basados en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) para que las personas, especialmente las de mayor edad, puedan vivir mejor, de forma más saludable y mas segura en su entorno preferido.

A lo largo de la última década los programas nacionales y europeos de I+D+i  han estimulado el desarrollo de aplicaciones innovadoras basadas en TIC para AAL. En particular cabe destacar el  European AAL Joint Program [http://www.aal-europe.eu], soportado por 23 países y la Comisión Europea. Este Programa ha financiado  mas de 150 proyectos en el periodo de 2008 a 2013. Estos proyectos se han dirigido al apoyo de las personas mayores en aspectos tales como la prevención y la gestión de las condiciones crónicas, la interacción social, la independencia, la movilidad, la auto-gestión en las actividades de la vida diaria y al trabajo remunerado o no.

 

Fig.1. Portada del catalogo de Proyectos del Programa Conjunto Europeo de Ambient Assisted Living (AAL)

Fig.1. Portada del catalogo de Proyectos del Programa Conjunto Europeo de Ambient Assisted Living (AAL)

Las actividades de investigación abarcan desde aspectos prácticos de utilización de sensores llevables por las personas hasta el diseño de servicios asistenciales sociales y sanitarios integrados. Los resultados incluyen un gran número de experiencias piloto que se han enfocado principalmente en verificar prototipos y arquitecturas técnicas. No obstante, una asignatura pendiente es conseguir la difusión de los resultados de I+D a fin de hacer posible la accesibilidad generalizada a productos y sistemas de AAL  y el despliegue para la población general de nuevos servicios mas ajustados a las necesidades de la población, mas eficientes y mas sostenibles. Para acometer esta situación, en 2011 se puso en marcha la iniciativa del European Innovation Partnership on Active and Healthy Ageing (EIP-AHA) [https://webgate.ec.europa.eu/eipaha/]. Con esta iniciativa, se intenta salvar las barreras a la innovación existentes a lo largo de la cadena de provisión de los servicios sanitarios y sociales mediante una aproximación interdisciplinaria e intersectorial. El objetivo principal es  aumentar  2 años de vida saludable (HLY) de los ciudadanos europeos en 2020.  HLY es una medida del estado de salud funcional de las personas utilizado en Europa para caracterizar una población más allá de los simples datos estadísticos de esperanza de vida.  Las enfermedades crónicas, la fragilidad y la discapacidad tienden a ser más prevalentes a edades avanzadas de forma que una población con mayor esperanza de vida puede que no sea mas saludable por ello.

 

El Plan de Implementación Estratégica de EIP-AHA ha recibido la adhesión de 261 proyectos soportados por grupos de diferentes tipos de partes interesadas del sector público y privado.  Además se han identificado 54 regiones y municipalidades como  ’Sitios de Referencia” para intercambio de buenas prácticas y compartir conocimiento y experiencia en acciones para envejecimiento activo y saludable.  En este marco colaborativo, el Instituto de Salud Carlos III participa en el Grupo de Acción B3 sobre “Cuidados integrados para enfermedades crónicas, incluyendo la monitorización remota a nivel regional” mediante el Proyecto PITES (Plataforma de Innovación en Telemedicina y e-Salud). En particular este proyecto se ocupa de la seguridad, la potenciación de los pacientes, el soporte a la toma de decisiones por los médicos y de la interoperabilidad.  La interoperabilidad de los dispositivos y sistemas AAL (o mejor su ausencia) es un obstáculo importante para la difusión extendida porque aumenta los costes y reduce la efectividad de los sistemas impantados.

Más allá de la esfera de los dispositivos, una de las mayores preocupaciones es la interoperabilidad de los datos con la Historia Clinica Electrónica y otros sistemas de información relacionados con la salud de las personas bajo cuidado. También está emergiendo la necesidad  creciente de la interoperabilidad organizativa, es decir la capacidad de diferentes organizaciones y profesionales para intercambiar información y para colaborar en procesos compartidos complejos.

 

Fig. 2  Desarrollo de robots asistentes de las personas mayores en su vida cotidiana (Ref. Proyecto DOMEO  www.aal-domeo.eu)

Fig. 2 Desarrollo de robots asistentes de las personas mayores en su vida cotidiana (Ref. Proyecto DOMEO www.aal-domeo.eu)

Las tecnologías AAL implican la creación de nuevos mundos para las personas mayores.

Ciertamente, una de las fuerzas más importantes que conducen la actividad humana es el deseo de optimizar el estado de salud y mejorar las condiciones de calidad de vida. Los individuos buscan alcanzar esto para ellos mismos, su familia y  las comunidades de las que forman parte.  Se intenta que las tecnologías AAL sirvan para ayudar a los individuos a vivir más años con mas calidad de vida. Es decir mas HLYs. No obstante es difícil evaluar el impacto real de las tecnologías AAL actuales en la sociedad y las implicaciones de vivir en los entornos “inteligentes” del mundo digital. Es necesario comprender las complejas relaciones entre tecnología y sociedad particularmente las consecuencias de los despliegues a gran escala cubriendo poblaciones de millones de usuarios. Hay que considerar que las tecnologías no crean la trasformación de la sociedad por si mismas. Están diseñadas, implementadas y utilizadas por personas en sus contextos sociales, económicos y tecnológicos. Además, frecuentemente, las tecnologías tienen consecuencias no intencionadas que se combinan para tener impactos relevantes no imaginados por los creadores de la tecnología. En línea con ello se plantea el reto de la evaluación de los sistemas sociotecnológicos complejos que adelantan un futuro con las tecnologías de AAL en nuestras vidas cotidianas, bien para nuestros padres o para nosotros mismos.



Los adultos con trastornos alimentarios tienen peor pronóstico si sufren hiperactividad

1 08 2013

Un estudio realizado con 191 pacientes revela que los síntomas de hiperactividad del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) van asociados a una mayor impulsividad y severidad y probablemente a un peor pronóstico en pacientes con trastornos alimentarios.

El investigador Fernando Fernández-Aranda

El investigador Fernando Fernández-Aranda

El TDAH está poco estudiado en adultos y, aunque varios trabajos han descrito asociaciones entre este trastorno y conductas alimentarias anómalas, hasta ahora no se habían descrito asociaciones entre TDAH y trastornos alimentarios en adultos.

Los resultados del estudio realizado por investigadores del grupo de Psiquiatría y Salud Mental del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario de Bellvitge, y del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron se han publicado en la edición electrónica de la revista BMC Psychiatry.

 

 

Impulsividad y trastornos alimentarios

Los síntomas relacionados con la hiperactividad del TDAH como la impulsividad están muy presentes en las pacientes con trastornos alimentarios que han participado en el estudio, pero no en todas, según ha explicado Fernando Fernández-Aranda, jefe de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario de Bellvitge e investigador del IDIBELL. Estos trastornos “los encontramos sobre todo en las pacientes con rasgos de personalidad más impulsivos: las pacientes con bulimia, trastornos por atracón y también en pacientes con trastornos alimentarios sin especificar. En cambio, las pacientes anoréxicas más restrictivas y con más control no tienen asociados estos síntomas”.

Esta investigación ha permitido desarrollar un modelo que podría ser útil en la clínica para detectar de forma precoz factores de riesgo que podrían llevar a un trastorno alimentario.

Los síntomas de TDAH se asocian positivamente a rasgos de personalidad más impulsiva y la edad. Es decir cuanta más impulsividad y más edad, mayor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario. También se asocian a una mayor severidad del trastorno.

Por otra parte, estos síntomas de TDAH de impulsividad están asociados a una baja autodirección, un rasgo del carácter que implica ser capaces de planificar y alcanzar objetivos a medio y largo plazo. “De modo que las pacientes con síntomas de TDAH también tienen peor pronóstico porque les es más difícil ser capaces de seguir un tratamiento”, ha explicado Fernández-Aranda.

Sistema de recompensa

Según Fernández-Aranda, este modelo será útil no sólo en la clínica sino también para la investigación de los circuitos cerebrales que regulan el sistema de recompensa y que son similares en varios trastornos de conducta como los trastornos alimentarios, el juego patológico o otras adicciones conductuales.

Más información

Bulimia. Trastorno de la conducta alimentaria que afecta sobre todo a mujeres de entre 18 y 30 años preocupadas por su imagen. Suelen comenzar una dieta para bajar de peso pero pierden el control al poco tiempo e inician episodios de atracones (comer de forma compulsiva) varias veces al día. Una vez han sufrido esta pérdida de control, buscan la manera de compensarlo: el 80% vomita y otras realizan ejercicio de manera desmesurada o restringen la comida durante un tiempo. El proceso se repite hasta llegar a siete u ocho episodios de atracón-vómito al día.

Trastorno por atracón. El 90-95% de los pacientes que sufren este trastorno alimentario son obesos que utilizan la comida como válvula de escape. Ante problemas emocionales, pierden el control y comen de forma compulsiva. No disfrutan de la comida como otros obesos.

Anorexia. Trastorno de la conducta alimentaria que aparece especialmente en mujeres de entre 14 y 30 años caracterizado por una preocupación excesiva por la imagen y una distorsión de la propia imagen personal. Las afectadas siguen una dieta estricta para adelgazar hasta llegar a perder el 15% de su peso normal y tienen miedo a engordar. El 40% son de tipo restrictivo y el resto combina atracones y vómitos.

 

Idibell.cat [en línea] Barcelona (ESP): idibell.cat, 01 de agosto de 2013 [ref. 10 de julio de 2013] Disponible en Internet: http://www.idibell.cat/modul/noticias/es/588/los-adultos-con-trastornos-alimentarios-tienen-peor-pronostico-si-sufren-hiperactividad