Experto anima a científicos y médicos a usar las redes sociales “en beneficio de sus pacientes”

1 12 2011

El director del Centre for Global eHealth Innovation de la Universidad de Toronto en Canadá, Alejandro Jadad, anima a los médicos e investigadores a utilizar las redes sociales en su práctica diaria y, aunque considera que son “la fuente de conocimiento más importante a las que pueden enfrentarse, lamenta que hasta el momento “no las están sabiendo aprovechar en beneficio de los pacientes”.

El doctor Jadad aboga por “redefinir el papel de los médicos e investigadores” en una sociedad donde la tecnología cambia de manera “aterradora pero emocionante”, afirma.

Además, ha animado a sus colegas a utilizar algunas plataformas como ‘Facebook’, donde advierte de que “hay más de 600 grupos que hablan sobre el cáncer de mama”. “La gente va allí porque tiene síntomas, quieren compartir experiencias, pero nadie les da respuestas”, se lamenta.

De igual modo, reconoce que “si se comparte la información de los estudios en la red, ‘Wikipedia’ podría ser el lugar donde encontrar la mejor información disponible sobre cáncer”.

El doctor Jadad fue pionero a la hora de responder a una consulta médica mediante el correo electrónico en 1991 “y a petición del paciente”. Desde entonces, asegura “prescribir” vídeos, hacer consultas por ‘Skype’, y “animar” a sus pacientes a utilizar el correo electrónico para comunicarse con él, algo de lo que “nunca han abusado”, asegura.

Pese a todo, reconoce que estos cambios en la relación médico-paciente suponen un dilema ético para los profesionales tanto por parte de las propias instituciones como a nivel personal. “Cuando un paciente me pide amistad en ‘Facebook’, mi hospital dice que no lo acepte, mi aseguradora también, pero al final yo lo acabo aceptando, porque mi misión como médico es aliviar su sufrimiento”, expresa.

El doctor Jadad ha concluido su ponencia recordando a los médicos que han prestado mucha atención a la batalla contra la enfermedad, al modelo diagnóstico-cura, pero se han olvidado de aprender del paciente. “Hay que hacer cosas con los pacientes, no para los pacientes”, asevera.

Telecinco.es [en línea] Madrid (España): telecinco.es, 01 de diciembre de 2011 [ref. 29 de noviembre de 2011] Disponible en Internet:

http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/Experto-cientificos-sociales-beneficio-pacientes_0_1513649290.html



No innovar aceleraría la extinción de la raza humana

14 03 2011

“Curar a veces, aliviar a menudo y consolar siempre”. Alejandro Jadad, fundador del Centro para la Innovación Global en eSalud del Hospital General de Toronto (Canadá), evoca este pensamiento antiguo y sabio sobre el propósito esencial de la medicina. Él pretende lograrlo exprimiendo todo el potencial que ofrecen las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación. Ahora más que nunca, los adelantos están física y virtualmente presentes. Se trata de dar la vuelta de tuerca adecuada para poder ponerlos al servicio de la salud. Porque, al fin y al cabo, de eso se trata: de vivir más y sentirse mejor sin destruir la economía.

Pregunta.- Tabletas, teléfonos inteligentes, internet, redes sociales… ¿Cómo pueden ayudar a nuestra salud?

Respuesta.- Existen múltiples posibilidades. Podemos distinguir, por lo menos, entre tres tipos no tradicionales de eHealth dependiendo del entorno: industrial o institucional, social o comunitario y glocal (global y local). La primera se está desarrollando muy bien en la India.

P.- ¿Nuevas tecnologías en la India? ¿Cómo es posible con el coste que suponen?

R.- La forma con la que está cayendo el coste de la tecnología ha permitido la llamada innovación en vía contraria. Muchos países pobres están convirtiéndose en focos de creatividad. En la India hay ejemplos que ilustran cómo se puede propiciar la eficiencia. Han aceptado que los hospitales deberían comportarse como fábricas, con una clara división del trabajo y con dispositivos que optimizan el flujo de pacientes y de actos médicos. Como no se desperdician recursos, es más rentable. Están ofreciendo el trío ideal: mayor cobertura, con mejores resultados y a menor precio. Algunos están agregando un cuarto elemento: buen servicio hotelero, para evitar que se deshumanice la atención.

P.- Cuantos más ordenadores, robots y demás tecnologías implicadas en el cuidado de la salud, ¿más riesgo de deshumanizar?

R.- Sí, y no debería ser así. Los humanos somos geniales creando herramientas que pueden ofrecer grandes beneficios pero también solemos acabar haciendo un mal uso de las mismas. En la mayoría de los casos las convertimos en armas de auto-destrucción muy pronto.

P.- ¿Y cómo se puede evitar?

R.- Ésa es la función social de la eSalud. Que las nuevas tecnologías movilicen a la familia y a la comunidad para aliviar y consolar a los pacientes. Eso es esencial, sobre todo porque hemos ganado en esperanza de vida. Ahora los españoles pueden vivir más de 80 años. Sin embargo, este incremento no se ha reflejado en una mayor calidad de vida.

P.- Es lo que les ocurre a los enfermos crónicos…

R.- Sí, es como si estuviéramos sufriendo la maldición de Títono, un personaje de la mitología a quien Júpiter hizo inmortal pero no impidió que envejeciera y que sufriera las enfermedades propias de la edad. En España, por lo menos el 60% de los recursos del sistema sanitario se emplean para pacientes crónicos, con diabetes, demencia o artritis, que sufren pero no pueden curarse. Desafortunadamente, la mayoría de los programas de formación para profesionales sanitarios continúan enfocándose en el diagnóstico y la curación de enfermedades.

P.- ¿Las redes sociales podrían ser una buena ayuda?

R.- Nuestros estudios en Canadá indican que las dos razones más importantes para el uso de herramientas como Facebook, Tuenti o Twitter es el intercambio de información y los consejos sobre el control de síntomas o el manejo de los efectos secundarios de medicamentos.

P.- La telemonitorización suele ser una alternativa muy recomendada en estos casos.

R.- Es mucho más que las consultas virtuales. Nosotros, por ejemplo, estamos formando a jóvenes para que puedan ayudar a estas personas más dependientes. Hemos creado una red social de apoyo y de navegación del sistema sanitario (Youth4Health) con la que se accede a servicios médicos o sociales. En otra iniciativa pretendemos activar a los propios pacientes, sobre todo a los más jóvenes. Es el caso de Bant, una aplicación para el iPhone que permite a los diabéticos monitorizarse con un teléfono móvil inteligente.

P.- ¿Y cuál es ese tercer uso de la eSalud que enumeraba antes?

R.- ¿El glocal? Surge de unir las palabras global y local. Básicamente, consiste en aprovechar el potencial de internet y los nuevos dispositivos para unir esfuerzos. Se trata de ayudar a nuestra comunidad beneficiándonos de los mejores recursos disponibles en el ámbito global. De igual forma, innovaciones creadas a nivel local pueden compartirse con otras regiones del mundo.

P.- ¿Y de quién depende poner todos estos engranajes a punto?

R.- De todos nosotros. Aun así, es como si estuviésemos en un proceso de negación de la realidad. Debemos convertirnos en humanodos, nodos humanos comprometidos a colaborar para transformar no sólo el sistema sanitario, sino también el trabajo y el aprendizaje. Asimismo, es básica nuestra convivencia con el resto del planeta. Si no innovamos aceleraremos la extinción de la raza humana.

P.- ¿No tiene la sensación de que esta avalancha de tecnología es difícil de asumir y, en el fondo, se termina recurriendo a los métodos de siempre?

R.- Es cierto, no acabamos de dar el salto. Llevo 20 años dedicado a la eSalud. Comencé en 1991, en Reino Unido, comunicándome con pacientes por correo electrónico, haciendo consultas virtuales. Sin embargo, en estas dos décadas no deja de sorprenderme cómo no hemos acabado de sacar verdadero provecho de lo que nos puede ofrecer aún una tecnología tan vieja como el teléfono fijo. Todavía queda mucho camino por recorrer y hay un alto riesgo de dejar pasar las oportunidades que ahora están brindando, por ejemplo, las redes sociales.

P.- Aprovechar el potencial está en la mano de los expertos pero ¿también de los ciudadanos?

R.- Exacto. Juntos y con el apoyo de las herramientas que tenemos, y las que están por inventarse, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para lograr una vida larga y feliz, sin remordimientos, para nosotros y para muchas de las generaciones que espero nos sigan.

elMundo.es [en línea] Madrid (España): elMundo.es, 14 de marzo de 2011, [ref. 14 de marzo de 2011] Disponible en Internet:

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/03/14/tecnologiamedica/1300089750.html