Innovador método para combatir el Alzheimer y los problemas de memoria.

26 04 2012

Y es que como siempre compartimos desde Innobk, las ideas innovadoras y revolucionarias no tienen porque ir asociados a grandes procesos de gestión e inversiones en I+D+i. Nuestro país puede ser un referente en innovación con ejemplos como este. Simplemente tenemos que cambiar la mentalidad y mover conciencias. Tarea difícil. Pero ejemplos como éste nos motivan aún más.
Algo tan simple como una cámara, es el instrumento que, por primera vez en España, están utilizando algunos neuropsicólogos para ayudar a las personas que no retienen la información en su cerebro. Un método que se utiliza también para combatir los síntomas del Alzheimer.

Si bien aún no existe cura, las investigaciones que se están realizando al respecto son esperanzadoras. Para los que tengáis tiempo, realmente merece la pena ver este documental de Eduard Punset.

“Con técnicas modernas de diagnóstico, hoy es posible detectar el Alzheimer antes de que el paciente entre en la fase de demencia.”

Innobk.com [en línea] Barakaldo (ESP): innobk.com, 26 de abril de 2012 [ref. 18 de abril de 2012] Disponible en Internet: http://innobk.com/innobk-news/alzheimer/



Un sensor podría detectar precozmente el Alzheimer y el Parkinson

16 05 2011

Un equipo de investigadores españoles y estadounidenses ha desarrollado un sensor óptico basado en una estructura cristalina de nanopartículas de oro capaz de detectar la presencia de ciertas proteínas infecciosas antes de que se den los primeros síntomas de enfermedades como la de Creutzfeldt-Jakob en humanos (de las vacas locas) o, en el futuro, el Alzheimer y el Parkinson. Esta innovación supone un gran avance en la detección precoz de dichas enfermedades.

La base del nuevo método es el supercristal creado, capaz de funcionar como una antena microscópica que identifica las moléculas patógenas. Según explican en su estudio los científicos, el sensor detecta hasta 10 priones (proteínas infecciosas con la estructura secundaria alterada) por cada litro de sangre. Es decir, el nuevo cristal desarrollado es capaz de encontrar una aguja en un pajar.

Como explica el autor principal del estudio, Ramón Álvarez, tras sumergir el supercristal creado con el sensor óptico en una muestra de plasma o sangre centrifugada, “el sensor, que genera un campo eléctrico extremadamente alto en la superficie del cristal, hace que la señal que rebota en los priones (un tipo de proteína patógena) la obtengamos de forma amplificada”. De este modo se puede observar más fácilmente la cantidad de proteínas infecciosas que existen en la sangre.

Aplicaciones del supercristal

La parte más interesante de este desarrollo es su aplicación. Tras años de investigación se ha descubierto que enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer tienen un origen priónico, de modo que, como apunta Álvarez, “podrían diseñarse sistemas de diagnosis temprana para estas enfermedades“, mucho antes de que se den los primeros síntomas. Además, también se podrían detectar de manera “eficiente y regular”, destacan los investigadores, algunas enfermedades con un origen priónico, como la de las vacas locas.

El trabajo desarrollado por los investigadores españoles del CSIC junto con científicos norteamericanos ha sido publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés).

muyInteresante.es [en línea] Madrid (España): muyInteresante.es, 16 de mayo de 2011 [ref. 3 de mayo de 2011] Disponible en Internet:

http://www.muyinteresante.es/un-sensor-detectara-precozmente-el-alzheimer-y-el-parkinson



Dr KERDEL-VEGAS: ¿Será posible detener los estragos del Alzheimer?

3 01 2011

Dr. Francisco Kerdel-Vegas

francisco.kerdelvegas@gmail.com

www.bitacoramedica.com

No es posible pasar por alto una decisión del significado de la ley para combatir la enfermedad de Alzheimer que el Congreso de los Estados Unidos aprobó por unanimidad a comienzos del mes de diciembre de 2010. Con este proyecto se intenta combatir con éxito esta terrible enfermedad cerebral en un lapso de 10 años.

Los comentaristas más destacados hacen una analogía entre esta estrategia de la administración del presidente Obama y otras dos decisiones fundamentales en la historia reciente de los Estados Unidos, como fueron la de colocar un hombre en la luna por parte de John F. Kennedy (que efectivamente se cumplió antes del plazo acordado de una década) y la de Ronald Reagan de derrotar al comunismo (menos de un año de haber terminado su segundo período presidencial, cayó el muro de Berlin, y con él la amenaza comunista internacional).

Ese es uno de los rasgos más interesantes e impactantes de la psicología colectiva de los norteamericanos; fijarse objetivos capaces de movilizar el espíritu de los ciudadanos de esa gran nación, poniendo sus inmensos recursos humanos y económicos al servicio de una gran idea como es sin dudas el proyecto Alzheimer. En el campo de la medicina lo han logrado antes con enfermedades tan desvastadoras como la poliomielitis, y más recientemente logrando controlar el SIDA.

¿Pero por qué la enfermedad de Alzheimer? Las estadísticas son incontrovertibles; la enfermedad se ha convertido por su frecuencia y sus estragos en el problema número uno de la salud pública de los Estados Unidos. Antes que nada es preciso señalar que ya adquirió las características de una verdadera epidemia, ya que produce la muerte de 5,3 millones de ciudadanos de ese país en un año, y compromete la actividad económica de 11 millones más, dedicados a cuidar de los enfermos. El costo es astronómico y llega a más de 170 billones de dólares al año, con una proyección de alcanzar a 2 trillones de dólares en la próxima década.

Los expertos saben bien que la mejor estrategia es prevenir la enfermedad y la experiencia ganada en la batalla contra el SIDA demuestra que los 10 billones de dólares empleados por el gobierno en transformar esa enfermedad de ser un “asesino agresivo” en un padecimiento tratable, le ahorraron a la nación 1,4 trillones que se hubiesen gastado en tratar a los enfermos.

Esas experiencias positivas; esas batallas libradas y ganadas en el terreno de la salud pública, permiten a los contribuyentes estadounidenses tener calculadas esperanzas en que pueden hacerlo una vez más, aportando los ingentes recursos necesarios, sabiendo de antemano que con solo prolongar por cinco años el inicio de la enfermedad lograrían reducir en 1,6 millones el número de muertes por Alzheimer, con un ahorro de 362 millones de dólares para el año 2050.

Es a todas luces evidente que esa enorme movilización de recursos en la investigación de los secretos que abriga el cerebro humano tendrán notables consecuencias positivas en nuestros conocimientos de su funcionamiento y en el tratamiento de muchas otras enfermedades neurológicas que actualmente arruinan la vida de millones de seres humanos.

Este noble esfuerzo, como objetivo central de toda una nación, redundará en beneficio de toda la humanidad y con ello la gratitud de toda la comunidad de naciones.

¿SERÁ POSIBLE DETENER LOS ESTRAGOS DEL ALZHEIMER?

Francisco Kerdel-Vegas

francisco.kerdelvegas@gmail.com

www.bitacoramedica.com

No es posible pasar por alto una decisión del significado de la ley para combatir la enfermedad de Alzheimer que el Congreso de los Estados Unidos aprobó por unanimidad a comienzos del mes de diciembre de 2010. Con este proyecto se intenta combatir con éxito esta terrible enfermedad cerebral en un lapso de 10 años.

Los comentaristas más destacados hacen una analogía entre esta estrategia de la administración del presidente Obama y otras dos decisiones fundamentales en la historia reciente de los Estados Unidos, como fueron la de colocar un hombre en la luna por parte de John F. Kennedy (que efectivamente se cumplió antes del plazo acordado de una década) y la de Ronald Reagan de derrotar al comunismo (menos de un año de haber terminado su segundo período presidencial, cayó el muro de Berlin, y con él la amenaza comunista internacional).

Ese es uno de los rasgos más interesantes e impactantes de la psicología colectiva de los norteamericanos; fijarse objetivos capaces de movilizar el espíritu de los ciudadanos de esa gran

nación, poniendo sus inmensos recursos humanos y económicos al servicio de una gran idea como es sin dudas el proyecto Alzheimer. En el campo de la medicina lo han logrado antes con enfermedades tan desvastadoras como la poliomielitis, y más recientemente logrando controlar el SIDA.

¿Pero por qué la enfermedad de Alzheimer? Las estadísticas son incontrovertibles; la enfermedad se ha convertido por su frecuencia y sus estragos en el problema número uno de la salud pública de los Estados Unidos. Antes que nada es preciso señalar que ya adquirió las características de una verdadera epidemia, ya que produce la muerte de 5,3 millones de ciudadanos de ese país en un año, y compromete la actividad económica de 11 millones más, dedicados a cuidar de los enfermos. El costo es astronómico y llega a más de 170 billones de dólares al año, con una proyección de alcanzar a 2 trillones de dólares en la próxima década.

Los expertos saben bien que la mejor estrategia es prevenir la enfermedad y la experiencia ganada en la batalla contra el SIDA demuestra que los 10 billones de dólares empleados por el gobierno en transformar esa enfermedad de ser un “asesino agresivo” en un padecimiento tratable, le ahorraron a la nación 1,4 trillones que se hubiesen gastado en tratar a los enfermos.

Esas experiencias positivas; esas batallas libradas y ganadas en el terreno de la salud pública, permiten a los contribuyentes estadounidenses tener calculadas esperanzas en que pueden hacerlo una vez más, aportando los ingentes recursos necesarios, sabiendo de antemano que con solo prolongar por cinco años el inicio de la enfermedad lograrían reducir en 1,6 millones el número de muertes por Alzheimer, con un ahorro de 362 millones de dólares para el año 2050.

Es a todas luces evidente que esa enorme movilización de recursos en la investigación de los secretos que abriga el cerebro humano tendrán notables consecuencias positivas en nuestros conocimientos de su funcionamiento y en el tratamiento de muchas otras enfermedades neurológicas que actualmente arruinan la vida de millones de seres humanos.

Este noble esfuerzo, como objetivo central de toda una nación, redundará en beneficio de toda la humanidad y con ello la gratitud de toda la comunidad de naciones.



Investigadores del Citic desarrollan una casa inteligente para mejorar la vida de los enfermos de Alzheimer

16 09 2010

Investigadores del Centro Andaluz de Innovación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Citic) participan en el desarrollo de un proyecto europeo que busca construir una casa inteligente para mantener el mayor tiempo posible la independencia de las personas mayores con la enfermedad de Alzheimer.

Según explicó Andalucía Innova en una nota, Smart Home for Elderly People (HOPE), nombre de la iniciativa, pretende ayudar a las personas mayores, específicamente a las que sufren de la enfermedad de Alzheimer, a tener una vida más independiente, prolongando su vida social y capacidades mentales, traduciéndose, todo esto, en una ralentización del grado de progresión de esta enfermedad neurodegenerativa.

HOPE desarrollará una herramienta inteligente —IP Based Universal Control Box (UCB)— para gestionar los diferentes subsistemas y terminales dentro de la residencia de una persona mayor. Así, mediante la fusión de las ventajas ofrecidas por el hardware, redes de radiofrecuencia, redes inalámbricas, sensores y convertidores digitales y analógicos, infraestructuras de telecomunicaciones y tecnologías de apoyo a decisiones, el objetivo es proyectar una casa inteligente caracterizada por usabilidad, flexibilidad, adaptabilidad e inteligencia.

Este dispositivo está preparado para recordar al anciano si se deja la puerta abierta, o el fuego de la cocina encendido y en función de un sistema de detección de temperatura, podrá recordar a un enfermo de Alzheimer que es necesario que beba agua o, en caso de sentirse mal, podrá acceder a teleasistencia médica. De este modo, aumentará su autonomía evitando de algún modo la pérdida de funciones y habilidades cognitivas.

Los dispositivos que se necesitarán en el hogar o residencia de un anciano para la implementación de este sistema son sensores inalámbricos, un servidor local (ordenador de sobremesa o portátil) con conexión a Internet, y un servidor central encargado de gestionar los datos procedentes de los diferentes servidores locales.

Colaboración mediterránea

En este proyecto participan, además de Citic, otras seis entidades y grupos de investigación españoles, griegos e italianos, por lo que se van a realizar tres pruebas piloto, una en cada país participante: en Atenas (Grecia), en San Giovanni Rotondo (Italia) y, hacia finales de julio, en una residencia de ancianos de Torremolinos, en Málaga (España).

Una vez realizada la instalación, se llevarán a cabo las pruebas del sistema completo, integrándolo previamente con el servidor central, que agrupará los datos recogidos de cada uno de los tres hogares piloto, y se estima que para octubre comience la fase de evaluación del sistema en red.

20minutos.es [en línea] Sevilla (España): 20minutos.es, 6 de julio de 2010 [ref. de 16 de septiembre de 2010] Disponible en Internet:

http://www.20minutos.es/noticia/757951/0/