School-based screening for eating disorders

3 11 2014

School-based screening for eating disorders could improve detection and outcomes.

A brief screening survey to identify teens at risk for an eating disorder could lead to earlier diagnosis and help find hard-to-detect cases, which could lower overall treatment costs and improve outcomes, Boston Children’s Hospital researchers report today in American Journal of Public Health.

“Many cases of eating disorders go undetected for years. This may be because the stereotype that the typical teen with an eating disorder is a thin, affluent, white female. In reality, eating disorders come in all shapes and sizes and both genders, and they affect people from all racial/ethnic and socioeconomic backgrounds,” says Kendrin R. Sonneville, ScD, RD, senior study author from Boston Children’s Division of Adolescent Medicine.

Eating disorders—anorexia nervosa, bulimia nervosa and binge-eating disorder—are under diagnosed and under treated, particularly among low-income, minority, overweight and male teens. Only 3 to 28 percent of teens with eating disorders receive treatment for their condition. Moreover, interventions for eating disorders, such as residential treatment and lengthy therapy, tend to be very expensive. Teens with untreated eating disorders face medical complications, hospitalization and higher risk of early death.

The combination of under diagnosis, under treatment and high treatment costs has generated support for school-based screening, which could help identify teens with eating disorders. “However, the cost-effectiveness of school-based screening for eating disorders had not been demonstrated previously,” says Sonneville.

In order to evaluate the cost-effectiveness of a school-based screening program, Sonneville and colleagues devised a computer simulation comparing annual screening of 10- to 17-year-olds to a no-screening scenario.

The researchers found that the 5-question survey boosted detection and treatment for eating disorders. Implementing a school-based screening program is a bargain in terms of time and money; screening costs $0.35 per student, and the survey can be scored in a few minutes.

“School-based screening for eating disorders is very likely a cost-effective approach to improving the health of teens. Early diagnosis leads to early treatment, which means these youth will get better faster and oftentimes avoid the long-term damage to their health and lives that the eating disorders can cause,” says Sonneville. “A simple screening for eating disorders in schools could give millions of kids a new chance for a healthy life.”

 

 

Childrenshospital.org [en línea] Boston, MA (USA): childrenshospital.org, 03 de noviembre de 2014 [ref. 18 de julio de 2014] Disponible en Internet: http://www.childrenshospital.org/news-and-events/2014/july-2014/school-based-screening-for-eating-disorders-could-improve-detection-and-outcomes



Los adultos con trastornos alimentarios tienen peor pronóstico si sufren hiperactividad

1 08 2013

Un estudio realizado con 191 pacientes revela que los síntomas de hiperactividad del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) van asociados a una mayor impulsividad y severidad y probablemente a un peor pronóstico en pacientes con trastornos alimentarios.

El investigador Fernando Fernández-Aranda

El investigador Fernando Fernández-Aranda

El TDAH está poco estudiado en adultos y, aunque varios trabajos han descrito asociaciones entre este trastorno y conductas alimentarias anómalas, hasta ahora no se habían descrito asociaciones entre TDAH y trastornos alimentarios en adultos.

Los resultados del estudio realizado por investigadores del grupo de Psiquiatría y Salud Mental del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario de Bellvitge, y del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron se han publicado en la edición electrónica de la revista BMC Psychiatry.

 

 

Impulsividad y trastornos alimentarios

Los síntomas relacionados con la hiperactividad del TDAH como la impulsividad están muy presentes en las pacientes con trastornos alimentarios que han participado en el estudio, pero no en todas, según ha explicado Fernando Fernández-Aranda, jefe de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario de Bellvitge e investigador del IDIBELL. Estos trastornos “los encontramos sobre todo en las pacientes con rasgos de personalidad más impulsivos: las pacientes con bulimia, trastornos por atracón y también en pacientes con trastornos alimentarios sin especificar. En cambio, las pacientes anoréxicas más restrictivas y con más control no tienen asociados estos síntomas”.

Esta investigación ha permitido desarrollar un modelo que podría ser útil en la clínica para detectar de forma precoz factores de riesgo que podrían llevar a un trastorno alimentario.

Los síntomas de TDAH se asocian positivamente a rasgos de personalidad más impulsiva y la edad. Es decir cuanta más impulsividad y más edad, mayor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario. También se asocian a una mayor severidad del trastorno.

Por otra parte, estos síntomas de TDAH de impulsividad están asociados a una baja autodirección, un rasgo del carácter que implica ser capaces de planificar y alcanzar objetivos a medio y largo plazo. “De modo que las pacientes con síntomas de TDAH también tienen peor pronóstico porque les es más difícil ser capaces de seguir un tratamiento”, ha explicado Fernández-Aranda.

Sistema de recompensa

Según Fernández-Aranda, este modelo será útil no sólo en la clínica sino también para la investigación de los circuitos cerebrales que regulan el sistema de recompensa y que son similares en varios trastornos de conducta como los trastornos alimentarios, el juego patológico o otras adicciones conductuales.

Más información

Bulimia. Trastorno de la conducta alimentaria que afecta sobre todo a mujeres de entre 18 y 30 años preocupadas por su imagen. Suelen comenzar una dieta para bajar de peso pero pierden el control al poco tiempo e inician episodios de atracones (comer de forma compulsiva) varias veces al día. Una vez han sufrido esta pérdida de control, buscan la manera de compensarlo: el 80% vomita y otras realizan ejercicio de manera desmesurada o restringen la comida durante un tiempo. El proceso se repite hasta llegar a siete u ocho episodios de atracón-vómito al día.

Trastorno por atracón. El 90-95% de los pacientes que sufren este trastorno alimentario son obesos que utilizan la comida como válvula de escape. Ante problemas emocionales, pierden el control y comen de forma compulsiva. No disfrutan de la comida como otros obesos.

Anorexia. Trastorno de la conducta alimentaria que aparece especialmente en mujeres de entre 14 y 30 años caracterizado por una preocupación excesiva por la imagen y una distorsión de la propia imagen personal. Las afectadas siguen una dieta estricta para adelgazar hasta llegar a perder el 15% de su peso normal y tienen miedo a engordar. El 40% son de tipo restrictivo y el resto combina atracones y vómitos.

 

Idibell.cat [en línea] Barcelona (ESP): idibell.cat, 01 de agosto de 2013 [ref. 10 de julio de 2013] Disponible en Internet: http://www.idibell.cat/modul/noticias/es/588/los-adultos-con-trastornos-alimentarios-tienen-peor-pronostico-si-sufren-hiperactividad