Consiguen que células tumorales del hígado recuperen la capacidad de autodestruirse

25 07 2011

Estudian marcadores que permitan predecir la respuesta de células tumorales hepáticas a inhibidores del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR)

El descubrimiento podría permitir avanzar hacia tratamientos personalizados en este tipo de tumores

La inhibición del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) frena el crecimiento de células tumorales hepáticas y las hace sensibles a la acción supresora de la citoquina TGF-beta, activando mecanismos de muerte programada (apoptosis). Este es el resultado de una investigación realizada por investigadores del Grupo de Claves Biológicas del Fenotipo Invasivo y Metastático del IDIBELL, liderado por Isabel Fabregat.



Los resultados del estudio podrían dar lugar al desarrollo de nuevas terapias personalizadas contra el cáncer de hígado. El trabajo se publica en el número de agosto de la revista Journal of Hepatology.

El carcinoma hepatocelular es uno de los tumores con más mortalidad del mundo y el quinto más común. La aparición de este tumor está relacionada con varias alteraciones moleculares, siendo la más evidente la alteración  de los mecanismos que regulan el equilibrio entre proliferación y muerte celular.

Doble función del TGF-beta

El objetivo del estudio es diseccionar la respuesta de las células tumorales al TGF-beta cuando se anula la vía del EGFR. El TGF-beta está implicado en la regulación de varios procesos celulares. En lo referente a los tumores, se ha demostrado que tiene una función dual contradictoria. Por un lado, en estados iniciales induce la muerte celular programada, de forma que tiene una función supresora del crecimiento del tumor, pero en estados más avanzados favorece la migración y la invasión celular y, por lo tanto, la metástasis.

La cancelación de la vía del EGFR se realizó farmacológicamente y silenciando su expresión mediante el uso de ARN de interferencia con los mismos resultados. La inhibición del receptor EGF no sólo atenúa la proliferación celular sino que también incrementa la función supresora del TGF-beta, por lo tanto podría tratarse de una diana terapéutica para el cáncer hepático. Ahora bien, este freno en el crecimiento de las células tumorales no se produce en todos los casos. Las líneas celulares que presentan determinadas alteraciones genéticas (en el funcionamiento del TGF-beta o en el de proteínas implicadas en la vía de señalización del EGFR pero en pasos posteriores al receptor) no responden a la inhibición del EGFR y las células tumorales continúan creciendo.

La coordinadora del estudio, Isabel Fabregat, ha destacado que para realizar “una buena medicina personalizada es necesario analizar la biología molecular de las células tumorales del paciente, su fenotipo y su background genético y epigenético; así se podrá predecir qué pacientes son susceptibles a responder de manera efectiva al tratamiento y cuales no”.

El estudio se ha realizado en líneas celulares  de hepatocarcinoma y en los próximos meses se iniciará un estudio con un modelo experimental en ratones.

Referencia del artículo

Caja L., Sancho P., Bertran E., Fabregat I. Dissecting the effect of targeting the epidermal growth factor receptor on TGF-B-induced-apoptosis in human hepatocellular carcinoma cells, Journal of Hepatology (2010), doi: 10.1016/j.jhep.2010.10.041

ARTÍCULO VALIDADO POR LA SRA. ALBA CALLS.