Tecnología espacial para reducir la ceguera por degeneración macular

7 05 2015

El Laboratorio de Óptica diseña unas lentes con tecnología de telescopios espaciales capaces de reducir hasta en un 40% la ceguera provocada por la degeneración macular asociada a la edad.

 

La revista ‘Biomedical Optical Express’ acaba de presentar este gran avance tecnológico que posibilita un tratamiento quirúrgico contra la primera causa de pérdida total de la vista en mayores de 55 años. Los minitelescopios iolAMD, diseñados por el equipo del catedrático Pablo Artal en colaboración con el Dr. Qureshi del London Eye Hospital Pharma, se implantan en diez minutos y sin necesidad de suturas al ser los primeros fabricados con un material flexible.

Miles de afectados por degeneración macular asociada a la edad (DME) podrán volver a conducir, leer, ver la televisión y reconocer caras gracias al último avance óptico creado por el Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia (LOUM). El equipo de investigación que dirige Pablo Artal, catedrático de Óptica y reconocido experto mundial en óptica adaptativa, se ha servido de tecnología propia de los telescopios espaciales para crear unas lentes intraoculares capaces de disminuir la pérdida de visión progresiva e irreversible que padecen los afectados por este grave trastorno ocular.

La degeneración macular asociada a la edad es la primera causa de ceguera en mayores de 55 años en países occidentales, con más de 25 millones de enfermos en todo el mundo. El paciente pierde la visión central al dañarse los vasos sanguíneos que irrigan la mácula, una zona de la retina que se encarga de que nuestra vista sea más nítida y pueda apreciar los detalles. Los enfermos con DME en fase aguda estaban condenados a la ceguera al no existir un tratamiento farmacológico ni quirúrgico eficaz y seguro. Hasta hoy.

La prestigiosa revista científica ‘Biomedical Optical Express’ describe en su último número el avance tecnológico que el equipo de investigación del físico Pablo Artal ha desarrollado para obtener los minitelescopios en estrecha colaboración con el doctor Qureshi, director y fundador del célebre London Eye Hospital (Reino Unido). El propósito de este afamado oftalmólogo era intervenir a los afectados por DME utilizando el mismo tipo de microcirugía que se emplea en la operación de cataratas.

 

Inspirados por Galileo Galilei

“Nos inspiramos en el primer telescopio que construyó Galileo Galilei en 1609 para demostrar que la Tierra giraba alrededor del Sol. Es un telescopio de refracción, con una lente positiva y otra negativa. A partir de ahí resolvimos los problemas que presentaban otros procedimientos ópticos fallidos para tratar la DME que también reproducen el telescopio de Galileo. La principal ventaja que aportan nuestras lentes radica en que hemos sido capaces de fabricarlas con un material flexible, que se inyecta en el ojo a través de una incisión tan pequeña que no requiere de suturas, lo que reduce considerablemente el riesgo de infección y las complicaciones posoperatorias. Es como dar el salto de una operación a corazón abierto a un corte del tamaño de la ranura de un cerradura”, detalla el profesor Artal.

Otra de las innovaciones que convierten a estos minitelescopios en un prometedor tratamiento consiste en la aplicación de ópticas modificadas. El profesor Artal precisa que “las lentes iolAMD desplazan la visión del paciente hacia el área periférica del ojo, evitando así la zona central dañada. De esta forma, el paciente controla su visión sin necesidad de girar bruscamente la cabeza cada vez que enfoca un objeto y, además, el diseño óptico avanzado soluciona graves problemas de adaptación a las particularidades que posee cada ojo”, detalla el profesor Artal.

En la actualidad se están realizado ensayos clínicos en más de 200 pacientes del Reino Unido, Alemania e Italia. Los receptores de estos innovadores minitelescopios han experimentado una mejora de la visión de entre un 20% y un 40%, de acuerdo a los datos preliminares que maneja el London Eye Hospital. El catedrático de Óptica de la UMU remarca que “no se trata de una cura, pero devolver ese porcentaje de visión a una persona con DME puede significar darle la oportunidad de volver a conducir o leer”. No obstante, los resultados definitivos de dichos ensayos clínicos se validarán en breve con su publicación en acreditadas revistas científicas.

 

Vídeo : http://showecho.com/theater/f45266e-4500-4f12-4018-4398483a4ace

 

 

Lo.um.es [en línea] Murcia (ESP): lo.um.es, 07 de mayo de 2015 [ref. 13 de marzo de 2015] Disponible en Internet: http://lo.um.es/tecnologia-espacial-para-reducir-la-ceguera-por-degeneracion-macular/

 



Triple Terapia para Mieloma Múltiple

9 03 2015

Un análisis mundial muestra beneficios nunca antes vistos con terapia farmacológica triple para mieloma múltiple.

 

En el tratamiento del mieloma múltiple, la adición del carfilzomib a la combinación actualmente aceptada de dos fármacos arrojó resultados significativamente mejores que la aplicación de solamente ambos fármacos, dice un equipo de investigación mundial dirigido por científicos de Mayo Clinic.

 

Los resultados fueron informados por internet el 6 de diciembre en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra (New England Journal of Medicine) y presentados el 7 de diciembre en la reunión anual de la Sociedad Americana de Hematología (ASH, por sus siglas en inglés) celebrada en San Francisco.

El análisis preliminar del ensayo clínico ASPIRE, que inscribió a 792 pacientes con recaída de mieloma múltiple y procedentes de 20 países, descubrió un prolongación “nunca antes vista” del tiempo en que los pacientes se vieron libres de todo avance de la enfermedad, comenta el investigador principal del estudio, Dr. Keith Stewart, oncólogo de Mayo Clinic en Arizona. “Los pacientes que recibían los tres fármacos, de carfilzomib, lenalidomida y dexametasona, no mostraron ningún avance de la enfermedad durante un promedio de 26 meses”, añade el médico. “Nunca se había informado sobre nada parecido en la recaída del mieloma múltiple”.

Los científicos descubrieron que añadir el carfilzomib al tratamiento estándar (lenalidomida y dexametasona) dio como resultado una remisión 8,7 meses más larga, que es 50 por ciento mayor a lo obtenido con la combinación normal de los dos fármacos (26,3 meses frente a 17,6 meses).

La cantidad de pacientes que respondió al tratamiento también fue significativamente mayor con la adición del carfilzomib a la terapia normal: 87,4 por ciento frente a 66,9 por ciento. Además, después del tratamiento con los tres fármacos, la enfermedad fue imposible de detectar en más del triple de pacientes (31,8 por ciento frente a 9,3 por ciento). El Dr. Stewart señala que, a pesar de lo preliminar de los resultados, también se observó una tendencia hacia mejor supervivencia general. “Es también importante anotar que los pacientes que recibieron la terapia triple informaron mejor calidad de vida, pese a la mayor intensidad del tratamiento”, añade.

Estos resultados destacan el creciente éxito en el tratamiento del mieloma, el segundo tipo más común de cáncer de la sangre, dice el Dr. Stewart.

“La supervivencia del mieloma múltiple casi se ha duplicado en la última década y los resultados tan positivos de la aplicación de la terapia triple posiblemente la mejorarán todavía más”, acota el médico. “Es un buen tema para hablar”.

La lenalidomida es un potente derivado de la talidomida que afecta la función del sistema inmunitario. La dexametasona es un esteroide. El carfilzomib es un inhibidor de la proteosoma que en 2012 recibió la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para su aplicación en pacientes con mieloma múltiple avanzado y terminal. El fármaco está dirigido específicamente hacia la regulación de las proteínas que alimentan el crecimiento del mieloma múltiple.

El estudio ASPIRE examinó la aplicación del fármaco en pacientes menos avanzados. “Existía la inquietud de que el carfilzomib aumentaría los efectos secundarios, especialmente al utilizarlo con otros dos fármacos”, explica el Dr. Stewart.

Sin embargo, ese no fue un problema grande, añade el médico. “En realidad, parece que la frecuencia de la mayoría de los efectos secundarios, entre ellos de grave toxicidad, fue igual en ambos grupos del estudio. Al preguntar a los pacientes cómo se sentían, la respuesta obtenida prácticamente desde el primer día y durante todo el estudio fue que se sentían mejor con los tres fármacos. El carfilzomib rindió mucho mejor de lo que la gente esperaba”.

Mayo Clinic es uno de los líderes en la investigación clínica del carfilzomib. Debido a la experiencia de los científicos de Mayo Clinic tanto en la investigación básica y clínica como en el tratamiento del mieloma múltiple, los promotores les solicitaron conducir la fase I del estudio sobre la sustancia. “Somos de los primeros centros mundiales en aplicar este fármaco y el primero con un paciente que ya respondió al mismo en el año 2006”, comenta el Dr. Stewart. Los científicos de Mayo Clinic también participaron en los estudios fase II y recibieron la solicitud de realizar el ensayo clínico definitivo ASPIRE.

“Esperamos que los resultados de este ensayo conduzcan a la autorización de esta terapia combinada en pacientes con recaída del mieloma múltiple en todo el mundo”, expresa el Dr. Stewart.

Onyx Pharmaceuticals, Inc., subsidiaria de Amgen, financió el estudio.

El Dr. Stewart ha ofrecido consultoría a Onyx, pero no ha recibido personalmente ninguna compensación. El Dr. Stewart también ha prestado servicios de consultoría en Celgene, Novartis, Bristol-Myers Squibb y Sanofi Aventis.

 

by Emily Hiatt

 

 

Información sobre el Centro Oncológico de Mayo Clinic


En calidad de institución principal y financiada por el Instituto Nacional del Cáncer, el Centro Oncológico de Mayo Clinic realiza investigaciones básicas, clínicas y poblacionales para traducir los descubrimientos en mejores métodos de prevención, detección, diagnóstico, pronóstico y tratamiento. Si desea más información sobre los ensayos clínicos para cáncer, llame al 507-538-7623.

Información sobre Mayo Clinic

En el año 2014 se conmemoran 150 años de servicio a la humanidad de esta entidad sin fines de lucro y líder mundial en atención médica, investigación y educación. Si desea más información, visite: 150years.mayoclinic.org, MayoClinic.org/espanol o newsnetwork.mayoclinic.org/.

 

 

Newsnetwork.mayoclinic.org [en línea] Phoenix, AZ (USA): newsnetwork.mayoclinic.org, 09 de marzo de 2015 [ref. 10 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/analisis-mundial-muestra-beneficios-nunca-antes-vistos-con-terapia-farmacologica-triple-para-mieloma/



New Glaucoma Cause Discovered

18 09 2014

Scientists are developing eye drops to treat molecular basis of the blindness

Northwestern Medicine® scientists have discovered a novel cause of glaucoma in an animal model, and related to their findings, are now developing an eye drop aimed at curing the disease. They believe their findings will be important to human glaucoma.

A cure for glaucoma, a leading cause of blindness in the U.S., has been elusive because the basis of the disease is poorly understood.

In glaucoma, pressure builds from poor drainage of fluid from the anterior chamber of the eye, destroying retinal ganglion cells and eventually the optic nerve. The eye becomes like a bathtub that can’t drain because the pipe is clogged. The clogged or defective vessel, known as Schlemm’s canal, is part of the lymphatic system that is essential for drainage in the eye.

The new study for the first time identifies the molecular building blocks needed to make the ‘drainage’ vessels, providing the necessary chemical tools to repair the eye’s plumbing and restore normal drainage. Up until now, the molecular basis of the disease caused by an absent or defective canal was unknown.

The study was published Sept. 9 in The Journal of Clinical Investigation.

“This is a big step forward in understanding the cause of the disease that steals the eyesight from 60 million people worldwide,” said senior study author and Northwestern Medicine nephrologist Susan Quaggin, M.D. “This gives us a foothold to develop new treatments.”

Quaggin is director of the Feinberg Cardiovascular Research Institute at Northwestern University Feinberg School of Medicine and chief of nephrology and hypertension at Feinberg and Northwestern Memorial Hospital.

“Our goal now is to grow new ‘pipes’ or vessels to cure the glaucoma,” said Quaggin, also the Charles Mayo Chair of Medicine at Feinberg.

The findings are based on a new mouse model of glaucoma developed by Quaggin and Ph.D. student Ben Thomson, which is one of the first animal models of the disease. Quaggin expects the animal findings to be relevant in human glaucoma.

Quaggin is collaborating with Amani Fawzi, M.D., an associate professor of ophthalmology, and Xiaorong Liu, an assistant professor of ophthalmology, both at Feinberg, and Northwestern scientist Samuel Stupp to develop a nanofiber eye drop that activates regrowth of the clogged vessel.

“We are developing a highly potent peptide nanostructure that has the capacity to interact with many receptors at the same time,” Stupp said. “This will amplify the required signaling pathway for an effective therapy. The nanostructure is also being designed to have the necessary half-life to optimize efficacy.” He is the Board of Trustees Professor of Chemistry, Materials Science and Engineering, and Medicine, and director of the Simpson Querrey Institute for BioNanotechnology.

“Just imagine if we could grow a bigger Schlemm’s canal in anybody with glaucoma to lower the pressure in the eye,” Quaggin said. “That’s what we’re hoping for with this new eye drop.”

 

The Source of Bad Eye Plumbing

The Northwestern study identifies a critical chemical signaling pathway for the healthy functioning of the Schlemm’s canal and the substances necessary for its growth and development.

That pathway requires the chemical equivalent of a lock and key to open. The lock is a substance called Tie2 and the key is a growth factor called angiopoietin Northwestern scientists discovered if either the key (angiopoeitin) or the lock (Tie2) is missing in mice, they can’t make Schlemm’s canals and will develop glaucoma.

Both these substances are necessary to unlock the pathway to a cascade of events inside the cell that produce the canals.

“We really nailed that pathway as being critical,” Quaggin said. “Now we know these two substances are key factors in the development of glaucoma, which wasn’t known before.”

The lock and key are likely to be involved in human glaucoma, Quaggin noted. “The mouse model is so similar to what we see in patients with glaucoma,” she said.

The animal model of glaucoma now will enable scientists to study treatments as well as how glaucoma develops.

“Now we can understand how raised pressure leads to the damage of the neurons in the optic nerve,” Quaggin said.

Other Northwestern authors include Thomson, Asish Ghosh, Anees Fatima, Tuncer Onay, Tsutomu Kume, Shinji Yamaguchi, Fawzi, Liu and Hui Chen.

The research was supported by grant R01EY019034 from the National Eye Institute/National Institutes of Health, the Canadian Institutes of Health Research and Terry Fox Foundation.

 

Northwestern.edu [en línea] Evanston, IL (USA): northwestern.edu, 18 de septiembre de 2014 [ref. 10 de septiembre de 2014] Disponible en Internet: http://www.northwestern.edu/newscenter/stories/2014/09/new-glaucoma-cause-discovered.html