El ICO logra una curación del 90% en el cáncer de próstata de alto riesgo

25 12 2014

Un estudio publicado en Radiotherapy and Oncology muestra los buenos resultados de la combinación de la radioterapia externa, la braquiterapia y el uso de hormonas en estos tumores

 

La curación del cáncer de próstata de alto riesgo es del 91% a los cinco años y del 89% a los siete años con una innovadora combinación de tratamientos. Así lo ha concluido un estudio del Instituto Catalán de Oncología que se ha publicado en la revista Radiotherapy and Oncology.
El trabajo, que recoge el seguimiento de cerca de 400 pacientes de cáncer, se ha presentado esta mañana en el salón de actos Pau Viladiu del Instituto Catalán de Oncología en Hospitalet de Llobregat, y ha contado con la participación de:
-Candela Calle, directora general del ICO.
-Josep Ramon Germà, adjunto a la dirección de conocimiento e investigación.
-Ferran Guedea, jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del ICO L’Hospitalet.
-Anna Boladeras, médico adjunto y referente de próstata del Servicio de Oncología Radioterápica del ICO L’Hospitalet.
-Cristina Gutiérrez, coordinadora asistencial de la Unidad de Braquiterapia del Servicio de Oncología Radioterápica del ICO L’Hospitalet.

 

Un tumor frecuente

El cáncer de próstata es el más frecuente en los hombres en Cataluña. Se dan unos 5.000 casos nuevos cada año, por encima del de colon y recto (cerca de 4.000 casos) y el de pulmón (3.500). Es un cáncer muy asociado a la edad. El envejecimiento de la población hace que su incidencia aumente cada año. Según las proyecciones del Plan Director de Oncología, en el año 2020 se producirán unos 6.000 casos nuevos anuales.
A pesar de la elevada incidencia, es un tumor de lenta evolución en la mayoría de casos, con una supervivencia del 84% a los cinco años, también según los datos del Plan Director de Oncología.
Sin embargo, en una pequeña proporción de casos, el tumor es más agresivo y puede comprometer la supervivencia de los pacientes.

 

Cáncer de próstata de alto riesgo

Los pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo pueden someterse a diferentes alternativas. En algunos casos se les somete a cirugía, para extirpar la próstata, pero esto puede conllevar efectos secundarios (disfunciones urinarias y sexuales). En otros, el tratamiento consiste en la administración cada día durante ocho semanas (40 sesiones) de radioterapia externa o la aplicación de braquiterapia.
El tratamiento con braquiterapia consiste en la colocación de una fuente radiactiva -en este caso de yodo-125- dentro o en la proximidad del tumor; la radiación que emite destruye las células malignas. Esta intervención quirúrgica se debe hacer varias veces durante el tratamiento.
En el caso del ICO, a partir del año 2002 se empezó a aplicar una innovadora combinación de radioterapia externa y braquiterapia, asociado a un tratamiento hormonal. De este modo, se reducen las sesiones de radioterapia externa y se hace una única intervención en el quirófano para llevar a cabo la braquiterapia.

 

Seguimiento de cerca de 400 pacientes

El estudio que se ha presentado muestra los resultados de supervivencia de 377 pacientes de cáncer de próstata de alto riesgo sometidos a esta combinación pionera de tratamientos. El trabajo concluye que la curación (es decir, el control bioquímico) a los cinco años es del 91% y, a los siete años, del 89%. Asimismo, se ha observado que los efectos secundarios son mínimos.
Esto sitúa el ICO entre los centros con una mayor curación en cáncer de próstata de alto riesgo de Europa.

 

 

Ico.gencat.cat [en línea] Barcelona (ESP): ico.gencat.cat, 25 de diciembre de 2014 [ref. 16 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://ico.gencat.cat/es/detall/noticia/Nova-Noticia-01243



Mapeo Prostático: Nueva técnica diagnóstica en Cáncer de Próstata

15 09 2014

El Dr. Fernando Gómez Sancha, Director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada (ICUA), presenta por primera vez en España, junto a la Dra. Estefanía Romero, en la Clínica CEMTRO de Madrid, la tecnología más avanzada para la detección del cáncer de próstata.

Este tipo de cáncer es el más frecuente en los hombres y en la mayoría de los casos no presenta síntomas hasta que no está en estadíos muy avanzados, de ahí que sea vital el diagnóstico precoz para su curación. Por ello, tratando de buscar siempre la excelencia,  ICUA en sus instalaciones de la Clínica CEMTRO pone a disposición de sus pacientes, desde el mes de junio, una novedosa y revolucionaria técnica  para el diagnóstico de cáncer de próstata, con el fin de ofrecer a sus pacientes la mejor de las atenciones y servicios médicos.

Esta técnica pionera de biopsia transperineal, supone lo último en diagnóstico por imagen,  ya que combina  imágenes de resonancia magnética nuclear 3tesla con ecografía.  Con esta fusión de imágenes diagnósticas se aumenta el rendimiento de la biopsia, mejorando y afinando el diagnóstico de los tumores. Y es que uno de los problemas de la detección precoz es discriminar los cánceres que pueden ser problemáticos de aquellos que no lo van a ser. Se ha comprobado que hasta el 40% de los tumores que se detectaban y trataban nunca hubiesen molestado al paciente de haberlos dejado evolucionar.

Además, hacer un screening de cáncer de próstata supone, si los resultados están alterados, realizar biopsias repetidas, castrar químicamente al paciente, aplicar radioterapia local o extirpar la próstata, con el riesgo que estas medidas tienen de producir incontinencia urinaria, o impotencia, o de generar una infección local o una sépsis u otra complicación operatoria que pueden llegar a ser mortales.

Tradicionalmente ante un aumento de PSA (Antígeno prostático específico) en sangre o un tacto rectal sospechoso, se realizaba una biopsia prostática transrectal para determinar si existía un cáncer en la próstata, pero conllevaba dos problemas importantes:

Su baja tasa de detección: si de 10 hombres que se someten a biopsia 5 tienen un tumor, la biopsia transrectal detecta solo 2. Por ello, era muy frecuente que los pacientes, que experimentaban aumentos progresivos de PSA, tuvieran que someterse a nuevas biopsias. Este sistema ocasionaba una falsa tranquilidad en los pacientes que retrasaban su diagnóstico, disminuyendo sus posibilidades de curación.

- Riesgo de infecciones: Al realizarse la biopsia a través del recto, la aguja de biopsia podía arrastrar bacterias fecales a la próstata y desencadenar un cuadro de infección prostática (prostatitis) o incluso cuadros de sepsis grave.

 

 

VENTAJAS DEL MAPEO PROSTÁTICO

Este programa de diagnóstico se basa en dos tecnologías: la Resonancia Magnética Multiparamétrica 3 Tesla, que permite visualizar las lesiones sospechosas de cáncer de próstata con alta sensibilidad y de manera inocua, (sin radiaciones para el paciente) y con un valor predictivo negativo muy elevado, que en muchos casos permitirá evitar la realización de una biopsia innecesaria; y el Sistema BIOPSEE de fusión de imágenes RMN-ECO que realiza el mapeo prostático por vía transperineal (a través de la piel y no a través del recto) de manera ambulatoria proyectando la localización del tumor encontrado en la RMN en tres dimensiones sobre la imagen de ecografía tridimensional permitiendo dirigir la aguja de biopsia exactamente al lugar de la lesión.

 

Las principales ventajas que ofrece este sistema son:

▪   La realización de la biopsia por vía transperineal (a través de la piel y no a través del recto) disminuye la tasa de infección prostática o sepsis del 3% al 0,01%.

▪   Si de 10 pacientes 5 tuvieran un tumor, detectaríamos 4,5, lo que supone una tasa de detección mayor del doble que de la de la biopsia transrectal.

▪   Detecta los tumores localizados anteriormente en la próstata (25% de los tumores), muy difíciles de detectar con la biopsia transrectal.

▪   El paciente además obtiene el resultado de la biopsia al día siguiente, con lo que se reduce el estrés asociado a la espera de los resultados, que típicamente es de una semana a 10 días.

▪   La mejoría en la precisión del diagnóstico obtenido por este programa es fundamental, ya que permite una toma de decisiones sobre el tratamiento a seguir mucho más adecuada al tipo de tumor del paciente.

▪   La probabilidad de escoger la opción de tratamiento adecuada para cada paciente es mucho mayor.

 

Se trata de una estrategia diagnóstica apoyada por múltiples publicaciones en revistas científicas que ya se aplica en centros punteros de Alemania, Reino Unido y EE.UU.

 

 

Icua.es [en línea] Madrid (ESP): icua.es, 15 de septiembre de 2014 [ref. 11 de septiembre de 2014] Disponible en Internet: http://www.icua.es/articulos-medicos/nueva-tecnica/

 



Avances en Cáncer de Próstata: Enzalutamide

5 06 2014

Un nuevo fármaco disminuye un 81% el riesgo de progresión del cáncer de próstata metastático

 

Un estudio internacional de fase III, publicado en The New England Journal of Medicine, en el que han participado el Hospital Vall d’Hebron y el Vall d’Hebron Institut d’Oncologia (VHIO), demuestra que la administración de un fármaco (enzalutamida) antes de la quimioterapia en pacientes con cáncer de próstata metastático, reduce un 81% la progresión de la enfermedad y, por tanto, el inicio del tratamiento y mejora la supervivencia y la calidad de vida de los enfermos.

 

 

Un estudio internacional de fase III, realizado sobre 1.717 pacientes con cáncer de próstata metastásico resistentes a la castración, demuestra que el uso del fármaco enzalutamide antes de la quimioterapia disminuye el riesgo de muerte por la enfermedad y permite retrasar su progresión. En los pacientes con cáncer de próstata metastásico (resistente a la castración) el tumor ya no responde a los tratamientos hormonales que buscan disminuir las hormonas masculinas (andrógenos) de las que se alimentan las células cancerígenas para crecer. Este estudio ha demostrado que la administración de enzalutamide antes de la quimioterapia en pacientes con metástasis que no presentaban prácticamente síntomas, bloquea estas hormonas y permite retrasar el inicio de la quimioterapia hasta 28 meses.

 

El ensayo, en el que han participado el Hospital Universitario Vall d’Hebron y el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha demostrado que los pacientes que recibieron enzalutamide consiguieron reducir la progresión del cáncer un 81%, versus los enfermos que recibieron placebo. Por otro lado, se trata de un tratamiento con menos toxicidad que prácticamente no comporta efectos secundarios, salvo fatiga e hipertensión.

 

Hasta ahora, los pacientes con cáncer de próstata metastásico que no respondían al tratamiento hormonal, no disponían de alternativas a la quimioterapia, pero los resultados del estudio avalan que con este nuevo tratamiento, los pacientes que no tengan muchos síntomas, pueden retrasar el inicio de la quimioterapia hasta 28 meses con una mejor calidad de vida.

 

El Dr. Joan Carles, jefe del Programa de Tumores Genitourinarios, del SNC y Sarcomas del Hospital Vall d’Hebron y del VHIO, explica que “el tratamiento con enzalutamide es fácil de administrar, tiene poca toxicidad y mejora la

supervivencia y la calidad de vida de los pacientes con cáncer de próstata metastásico. Este es el segundo fármaco que demuestra que podemos controlar la enfermedad, atrasando su progresión”. “Gracias a los estudios

que se están realizando en los últimos años en esta línea, la supervivencia de estos pacientes se ha doblado hasta los 35-40 meses”, añade el Dr. Joan Carles.

 

El cáncer con más incidencia en el hombre 

 

El cáncer de próstata es el tumor más relevante y el que tiene más incidencia en el hombre, ya que afecta a 57 de cada 100.000 hombres. Esto significa que cada año se diagnostican en España 25.000 nuevos casos. El tratamiento habitual en este tipo de cáncer consiste en cirugía y radioterapia asociada o no a la hormonoterapia (tratamiento hormonal). Entre un 20 y un 30% de los pacientes con cáncer de próstata recaerán y acabarán haciendo metástasis. En esta situación y desde hace más de 60 años, el tratamiento con hormonas ha demostrado que es el más eficaz pero después de un periodo prolongado con este tratamiento, estos enfermos se hacen resistentes a la terapia hormonal. Este grupo de pacientes (resistentes a la castración) tenían una supervivencia de 12 meses antes del 2004, pero actualmente, gracias al desarrollo de nuevos fármacos más efectivos, se sitúa en 3-4 años. En el Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron cada año se diagnostican unos 200 nuevos casos de cáncer de próstata, 60 de los cuales son resistentes a la castración. Estos pacientes cuentas con el apoyo y seguimiento de un equipo multidisciplinario formado por profesionales de Urología, Oncología Radioterápica y Oncología Médica.

 

Las principales líneas de investigación que se están desarrollando actualmente en el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y en los centros de referencia internacional en este campo, van en la línea de desarrollar fármacos que consigan vencer la resistencia a los tratamientos desarrollada por este grupo de pacientes y que permitan prolongar su calidad y esperanza de vida.

 

Vhebron.net [en línea] Barcelona (ESP): vhebron.net, 05 de junio de 2014 [ref. 01 de junio de 2014] Disponible en Internet:

http://www.vhebron.net/noticies-sala-de-premsa/-/asset_publisher/u7V5/content/un-nou-farmac-disminueix-un-81-el-risc-de-progressio-del-cancer-de-prostata-metastatic/10165?redirect=http%3A%2F%2Fwww.vhebron.net%2Fnoticies-sala-de-premsa%3Fp_p_id%3D101_INSTANCE_u7V5%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_mode%3Dview%26p_p_col_id%3Dcolumn-2%26p_p_col_pos%3D3%26p_p_col_count%3D5