Reconstrucción de una oreja a partir de una copia 3D

1 01 2015

Un equipo de cirujanos del Hospital San Juan de Dios emplea, por primera vez en España, una copia en 3D para reconstruir la oreja de un chico que nació sin ella

Un equipo de cirujanos plásticos del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, liderado por el Dr. Francisco Parri, ha empleado por primera vez en España una copia en 3D para reconstruir la oreja de un adolescente que nació con este órgano subdesarrollado. Los cirujanos se basaron en una tomografía computarizada (TAC) de la oreja sana para encargar una copia espejo (invertida) en tres dimensiones que les sirviera de modelo para construir la nueva oreja. Con la copia en 3D -hasta ahora utilizaban una copia plana- los cirujanos ganan mucha precisión en la reconstrucción de la oreja, que es muy difícil de reconstruir dada la multitud de relieves y pliegues que presenta.

El chico operado tiene microtia, una malformación congénita que hace que uno de cada 10.000 niños nazcan con una o las dos orejas subdesarrolladas. En los casos más leves, el niño tiene el oído externo más pequeño de lo normal y en los casos más graves, no tiene oído. En ambos el oído medio y el conducto auditivo están malformados pero el oído interno está en buenas condiciones porque tiene otro origen embrionario. En los casos graves la malformación viene acompañada de otros problemas de desarrollo y síndromes.

En una primera fase, los profesionales centran sus esfuerzos a evaluar los niveles de audición del niño de ambas orejas y trabajan para garantizar que la pérdida auditiva que a menudo va asociada no interfiera en el desarrollo y aprendizaje del niño. En muchos casos les colocan un vibrador externo para mantener la funcionalidad del nervio auditivo, que está sano.

La falta o subdesarrollo de una oreja puede ser, además de un problema de sordera, un problema estético que a menudo suscita comentarios del entorno y afectan psicológicamente al niño y su familia. A algunos niños les afecta tanto que optan por someterse a una reconstrucción de oreja a partir de la edad de 10 años, que es la edad en que se considera que este órgano ha alcanzado el tamaño adulto y ya no crecerá más. El caso presentado es el de un chico gerundense de 17 años.

El proceso de reconstrucción de la oreja es largo e implica dos intervenciones:

1. En la primera intervención, los cirujanos extraen cuatro cartílagos de las costillas del paciente para construir “el esqueleto” de la nueva oreja usando como modelo una copia inversa en tres dimensiones de la oreja sana que se ha hecho previamente a la operación. A continuación, implantan este esqueleto cartilaginoso de la nueva oreja en el lugar donde debe ir, bajo la piel del paciente, para que esta se vaya adaptando al molde y adquiriendo los relieves y pliegues.

2. Un año después, el paciente vuelve a ir a quirófano para que los cirujanos le “despeguen” la oreja del cráneo colocando un injerto de piel extraído de la zona capilar.

El Hospital Sant Joan de Déu es el centro de referencia para el tratamiento de reconstrucción plástica de la microtia acreditado por el Ministerio de Sanidad (CSUR). Cada año la unidad recibe 20 nuevos casos de niños con microtia candidatos a una reconstrucción plástica y lleva a cabo una decena de intervenciones de reconstrucción del pabellón auricular. Desde el año 2009 hasta la actualidad, los cirujanos de San Juan de Dios han hecho 56 procedimientos de reconstrucción completa del pabellón auricular y 378 reconstrucciones parciales.

La unidad está trabajando actualmente para que todos los niños que nacen con esta malformación en España y que manifiestan su deseo de someterse a una reconstrucción de oreja sean derivados a San Juan de Dios. En Cataluña, la puesta en marcha, en 2010, del programa de cribado auditivo neonatal lo ha hecho posible.

Campaña de sensibilización sobre la microtia

La Asociación microtia España (AME), la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) e Imaginarium han puesto en marcha una campaña para dar a conocer la microtia de una manera delicada y natural y para que los niños acepten la diferencia a través del conocimiento. Imaginarium, la marca española líder en el ámbito del juego y la educación infantil, ha creado una nueva versión del peluche KicoNico, que tiene una oreja más pequeña que la otra, como los niños que nacen con microtia. Por cada KicoNico Red que se venda, Imaginarium dará 5 euros al AME y FEDER. La campaña anima también a los compradores a hacer una fotografía de KicoNico en situaciones cotidianas y difundirla a través de las redes sociales con el hashtag #microtiared y #donakikonicored.

 

 

Hsjdbcn.org [en línea] Barcelona (USA): hsjdbcn.org, 01 de enero de 2015 [ref. 16 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://www.hsjdbcn.org/portal/es/web/2149152853/ctnt/dD98/_/_/znip90/Un-equipo-de-cirujanos-del-Hospital-San-Juan-de-Dios-emplea-por-primera-vez-en-Es.html



Nueva Técnica Endoscópica de Cirugía Fetal en Espina Bífida

23 10 2014

Vall d’Hebron opera prenatalmente a fetos afectados de espina bífida con una nueva técnica endoscópica que permite reducir la prematuridad y las secuelas posteriores de la enfermedad

 

Cirujanos pediátricos y obstetras que forman parte del Programa de Cirugía Fetal del Hospital Universitario Vall d’Hebron, y con la colaboración de la Unidad de Espina Bífida, hace tres años que operan con éxito a los fetos diagnosticados de mielomeningocele o espina bífida, un desorden congénito que afecta al sistema nervioso central y que produce parálisis de las extremidades inferiores, con dificultad o incapacidad para andar así como incontinencia de esfínteres, por la lesión progresiva del tejido neural expuesto al líquido amniótico durante la gestación. El tratamiento estándar para estas intervenciones, de una elevada complejidad, es la cirugía fetal abierta. Es necesario abrir el útero de la madre a la mitad de la gestación como si se tratase de una cesárea, exponer la espalda del feto para operar y corregir quirúrgicamente el defecto. Después, hay que volver a cerrar el útero.

Desde hace un año, un equipo multidisciplinario del Hospital con especialistas en cirugía fetal, obstetricia, neurocirugía, ortopedia, anestesia, radiología, neonatología, rehabilitación, urología, enfermería, etc., realiza estas intervenciones por vía fetoscópica; una técnica mínimamente invasiva (cirugía no abierta) que consiste en entrar en el útero de la madre por dos pequeños orificios (sin necesidad de abrirlo) para llegar a la zona lumbar del feto y operar la malformación. Una vez liberada la médula en el defecto del feto, se protege con unos parches biocompatibles que sustituyen las capas que faltan. Después se cierra la zona del defecto con un bioadhesivo sellador que protege la médula espinal del contacto con el líquido amniótico. A medida que el feto va creciendo, la piel acaba sustituyendo el adhesivo y cubriendo el parche. Cuando el niño nace, el defecto, que ha sido protegido, puede estar cerrado y recubierto de piel. Esta técnica innovadora para sellar el defecto del feto fue ideada y desarrollada por el  Grupo de Bioengenieria, Ortopedia y Cirugía Pediátrica de Vall d’Hebron Instituto de Investigación  tras años de experimentación de cirugía en modelos animales.

 

La combinación de estas dos técnicas pioneras —operar por fetoscopia al feto y proteger su médula espinal colocándole un parche especial que permitirá cerrar el defecto aprovechando las ventajas de la cicatrización fetal— ha dado buenos resultados en los 9 casos en que se ha realizado hasta ahora, ya que 6 de ellos han nacido a término (reducción de la prematuridad), se han reducido las complicaciones en la madre así como las secuelas en el feto. Con esta intervención prenatal se evita el deterioro ulterior de los nervios y su función, para conseguir la mejora de la marcha y, también, parece mejorar la malformación de Chiari II, la hidrocefalia y, por tanto, el riesgo de deterioro mental.

Dos centros más en el mundo realizan estas intervenciones por vía fetoscòpica; pero el Hospital Vall d’Hebron es el único que está desarrollando una técnica experimental (fetoscopia y parche especial sobre el defecto en la médula del feto) que permite operar antes a las pacientes, en la semana 20 de la gestación, y con resultados preliminares positivos.

El próximo paso será validar estos resultados en otros pacientes y contrastarlos a través de un estudio prospectivo comparativo con los resultados conseguidos con la cirugía fetal abierta, juntamente con el Children’s Hospital de Cincinnati, para estandarizar la técnica.

Se trata de un paso más en la consolidación del Programa de Cirugía Fetal del Hospital, gracias a la implementación de técnicas nuevas, la colaboración con proyectos de investigación y la experiencia de sus profesionales.

 

 

La espina bífida es la segunda causa de discapacidad en la infancia

El mielomeningocele más conocido como espina bífidaes una malformación congénita muy compleja que afecta al cierre de la columna vertebral, la médula espinal y todos sus nervios que, al estar en contacto con el líquido amniótico durante el embarazo, sufre un deterioro añadido que empeora el nivel de parálisis. Aún hoy, representa la segunda causa de discapacidad física en la infancia y las secuelas más frecuentes son: en el ámbito motor (problemas para caminar), de esfínteres (no control de los esfínteres de la orina y de las heces) y cerebral, hidrocefalia y malformación de Chiari II (acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro y herniación del cerebelo). En España esta malformación afecta a 1 de cada 1.000 nacidos vivos.

El tratamiento clásico del mielomeningocele es el cierre postnatal (al poco tiempo de nacer) del defecto, pero el problema es que el daño ya está hecho porque los nervios han quedado deteriorados y ya no funcionan. Por ello, se hace un tratamiento prenatal (antes de nacer, cuando el feto está dentro del útero de la madre), previo diagnóstico por ecografía y resonancia magnética, que consiste en cerrar el defecto tapando la médula para que no esté en contacto con el líquido amniótico y no se estropee. También para evitar la fuga del líquido cefalorraquídeo, que empeora las malformaciones cerebrales.

 

 

La importancia del diagnóstico y el tratamiento prenatal

El diagnóstico de esta patología se realiza mediante ecografía y se suele hacer en la ecografía de la semana 20, que es la de cribado morfológico. Ante una alteración tan severa como ésta, hasta ahora solo podíamos ofrecer la reparación postnatal o la interrupción de la gestación. En cambio, ahora podemos ofrecer un tratamiento prenatal. Es necesario decir, sin embargo, que en estos momentos el tratamiento prenatal mejora mucho el pronóstico de estos casos, pero no consigue todavía una curación al 100%. Esto hace que estos niños y niñas tengan que ser seguidos en la Unidad de Espina Bífida; una unidad multidisciplinaria y sin límite de edad para hacer el control integral del paciente y la rehabilitación que va encaminada tanto a la mejora de la marcha, como la del control de esfínteres. Esta unidad funciona desde hace 30 años y conceptualmente es la única en todo el Estado.

 

 

 

 

 

Vhebron.net [en línea] Barcelona (ESP): vhebron.net, 23 de octubre de 2014 [ref. 08 de octubre de 2014] Disponible en Internet: http://www.vhebron.net/es/actualidades/-/asset_publisher/gCy8/content/vall-d-hebron-opera-prenatalment-els-fetus-afectats-d-espina-bifida-amb-una-nova-tecnica-endoscopica-que-permet-reduir-la-prematuritat-i-les-sequeles-/10165;jsessionid=49EA8D7340D7B482293379CF9BBDD3F0?redirect=http%3A%2F%2Fwww.vhebron.net%2Fes%2Factualidades%3Bjsessionid%3D49EA8D7340D7B482293379CF9BBDD3F0%3Fp_p_id%3D101_INSTANCE_gCy8%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_mode%3Dview%26p_p_col_id%3Dcolumn-2%26p_p_col_pos%3D1%26p_p_col_count%3D2



Planificación quirúrgica mediante impresión 3D

3 07 2014

El Hospital Sant Joan de Déu utiliza una impresión en 3D de un tumor para planificar una intervención extremadamente compleja a un niño de 5 años

 

Un equipo de cirujanos del Hospital Sant Joan de Déu ha planificado detalladamente una intervención de gran complejidad dirigida a extirpar un tumor gracias a su reproducción mediante las tecnologías de impresión 3D de la Fundació CIM, centro tecnológico punto de la Universitat Politècnica de Catalunya – Barcelona Tech (UPC).

 

El tumor reproducido es un neuroblastoma, uno de los cánceres más frecuentes en la población infantil y que supone el 10% de los cánceres diagnosticados a niños. Se trata de un tumor extremadamente agresivo que se forma en el tejido nervioso y que se diagnostica principalmente a los niños durante los primeros cinco años de vida. Su tratamiento implica la extirpación quirúgica del tumor, combinado de quimioterapia y/o radioterapia.

 

Su extirpación quirúrgica, sin embargo, plantea muchas dificultades porque, debido a su localización, el neuroblastoma rodea vasos sanguíneos, arterias y los cirujanos tienen que proceder con una extremada precisión para extraer las células tumorales sin dañar las arterias y poner en peligro la vida del paciente. En este contexto, la posibilidad de poder ensayar la intervención con antelación es clave. Permite a los cirujanos estudiar cual es la manera más efectiva de abordar el tumor ensayandola reiteradamente antes de la intervención. Además, permite reducir el tiempo de la operación, evitar complicaciones y estudiar la vía para extirpar el mayor porcentaje de tumoración posible.

 

Para poder planificar las extirpaciones de los tumores más complejas, que a veces resultan inoperables, un equipo de cirujanos del Hospital Sant Joan de Déu ha optado por comenzar a hacer reproducciones en 3D. En colaboración con la Fundación CIM de la Universitat Politècnica de Catalunya – BarcelonaTech (UPC), han realizado un copia en 3D del neuroblastoma que presentaba un niño de 5 años. Para hacerla, los técnicos de la Fundación CIM han cruzado los datos de una tomografía computerizada y una resonancia magnética realizadas al niño.

 

A pesar que ya hace años que se utilizan impresiones en 3D en el campo de la cirugía maxilofacial, para la reproducción de huesos, la aplicación para tejidos blandos es un novedad. La dificultad que plantea su uso en el caso presentado es doble:

 

  • Es necesario un trabajo conjunto entre técnicos radiólogos y de fabricación para revisar las digitalizaciones de la zona afectada y decidir cuales son los contornos reales de los tejidos.
  • La impresión se ha tenido que hacer con dos materiales diferentes y lo más parecido posible a los tejidos blandos sobre los que los cirujanos han de intervenir.

 

La copia del tumor ha sido hecha mediante una tecnología que permite la impresión en dos tipos de materiales. Se ha utilizado una resina para reproducir los vasos sanguíneos y órganos de la zona afecta, y otra translúcida y de consistencia blanda parecida a la de la tumoración para que los cirujanos puedan probar de extraer sin dañar los vasos y órganos. Complementariamente, también se ha fabricado un prototipo con los órganos sin el tumo, para poder visualizar el resultado ambicionado al hacer la intervención.

 

 

Hsjdbcn.org [en línea] Barcelona (ESP): hsjdbcn.org, 03 de julio de 2014 [ref. 02 de julio de 2014] Disponible en Internet: http://www.hsjdbcn.org/portal/es/web/2149152853/ctnt/dD98/_/_/zn0bep/El-Hospital-Sant-Joan-de-Déu-utiliza-una-impresión-en-3D-de-un-tumor-para-planifi.html