New antibody therapy dramatically improves psoriasis symptoms in clinical trial

23 03 2015

Many patients suffering from psoriasis showed significant recovery after just a single dose of an experimental treatment with a human antibody that blocks an immune signaling protein crucial to the disease, researchers report. By the end of the trial, conducted at Rockefeller University and seven other centers, nearly all of the 31 patients to receive treatment saw dramatic, if not complete, improvement in their symptoms

Skin deep: A sample from one psoriasis patient shows thickening of the outer layer of skin, known as the epidermis (top). Eight weeks after treatment, the epidermis has thinned to a normal level (bottom).

 

“The striking result we achieved using a human antibody that targets the signal interleukin-23 suggests we are on the threshold of doing something very different from our current model of treating psoriasis with immunosuppressive drugs throughout an adult lifetime,” says study author James Krueger, director of the Milstein Medical Research Program, D. Martin Carter Professor in Clinical Investigation and head of the Laboratory of Investigative Dermatology. “It raises the possibility of working toward long-term remission — in other words, a cure.” The Journal of Allergy and Clinical Immunology published the results on Thursday (March 12).

Psoriasis is a debilitating disease in which the body’s immune system mistakenly turns on the skin, producing red, itchy, scaly patches. In 2004, Krueger and colleagues suggested a dominant role for interleukin-23 in the disease, and research since then has supported this hypothesis. It appears that interleukin-23, a type of immune signaling molecule known as a cytokine, kicks off a cascade of interactions that leads to inflammation in the skin and excessive growth of skin cells and dilation of blood vessels.

The discovery of interleukin-23’s role has led to tests of a number of new antibody-based therapies that target it, but the compound, known as BI 655066, stands out. BI 655066 is a human antibody that targets interleukin-23 and blocks it from binding to the receptors on cells that respond to it. Only a single treatment produced what the team describes as “rapid, substantial, and durable clinical improvement in patients with moderate-to-severe psoriasis.” On average, patients who received the treatment had a more than 80 percent improvement in the severity and extent of their skin lesions that continued until tracking ended six weeks after treatment. Meanwhile, genetic sequencing from skin samples revealed that the antibody’s action reduced the expression of many of the cytokines and other molecules that define psoriasis.

 

J. Allergy Clin. Immunol. online: March 12, 2015

Anti–IL-23A mAb BI 655066 for treatment of moderate-to-severe psoriasis: Safety, efficacy, pharmacokinetics, and biomarker results of a single-rising-dose, randomized, double-blind, placebo-controlled trial

James G. Krueger, Laura K. Ferris, Alan Menter, Frank Wagner, Alexander White, Sudha Visvanathan, Bojan Lalovic, Stella Aslanyan, Elaine E.L. Wang, David Hall, Alan Solinger, Steven Padula, and Paul Scholl

 

 

Newswire.rockefeller.edu [en línea] New York, NY (USA): newswire.rockefeller.edu, 23 de marzo de 2015 [ref. 13 de marzo de 2015] Disponible en Internet: http://newswire.rockefeller.edu/2015/03/13/new-antibody-therapy-dramatically-improves-psoriasis-symptoms-in-clinical-trial/



Encontradas dos nuevas estrategias para curar la psoriasis

28 04 2014

Experimentos en ratones y muestras derivadas de pacientes sugieren que para combatir la psoriasis es posible actuar con fármacos comerciales sin apenas efectos secundarios. Los trabajos se recogen en las prestigiosas revistas Immunity y Science Translational Medicine.

 

Hace casi diez años, el grupo liderado por Erwin Wagner, actualmente en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), generó de forma inesperada, a raíz de un trabajo de investigación básica, un ratón modificado genéticamente con síntomas muy similares a los de la psoriasis.

Tras publicar el hallazgo en Nature, los investigadores decidieron utilizar ese modelo de ratón para estudiar mecanismos moleculares que subyacen al desarrollo de esta enfermedad, y buscar terapias innovadoras y eficientes.

Ahora, el mismo grupo ha descubierto dos posibles vías de tratamiento nuevas, basadas en compuestos farmacológicos que ya existen y que, en ratones, no parecen tener efectos secundarios.

Dichas nuevas estrategias son resultado de estudios en profundidad sobre la biología de la enfermedad, que han desvelado algunos de sus agentes causales. Así, las vías de tratamiento estudiadas actúan sobre estos agentes.

Epidermis humana transplantada en ratón con signos de psoriasis (izquierda) y sin alteraciones cuando se trata con bloqueantes del microRNA miR-21 (derecha). / CNIO

Epidermis humana transplantada en ratón con signos de psoriasis (izquierda) y sin alteraciones cuando se trata con bloqueantes del microRNA miR-21 (derecha). / CNIO

 

En uno de los trabajos, publicado en diciembre en la revista Immunity, se demuestra que bloqueando una proteína llamada S100A9 los síntomas de la enfermedad desaparecen. En la otra publicación, que publica esta semana Science Translational Medicine, muestran que esto también sucede si se actúa sobre un ARN no codificante, el micro ARN miR-21.

Como escriben en el primer estudio Helia B. Schonthaler y sus colegas, “durante la última década las terapias biológicas han demostrado ser efectivas contra las enfermedades inflamatorias. Sin embargo, estos tratamientos generan preocupación sobre los efectos secundarios a largo plazo que implican un posible aumento del riesgo de infección y cáncer”.

Por tanto, añaden los autores, “el desarrollo de fármacos eficaces sin estos efectos secundarios y aplicables localmente sería beneficioso para los pacientes de psoriasis”. En concreto, las estrategias inhibidoras de S100A9 “tienen un gran potencial de convertirse en nuevos tratamientos efectivos contra la psoriasis”.

Por otra parte, en el último artículo, con Juan Guinea-Viniegra como primer firmante, se afirma que “bloquear miR-21 podría ofrecer ventajas sobre los actuales tratamientos ya que la eficacia obtenida es la misma, pero los efectos secundarios estén probablemente reducidos” y se resalta que los ratones y muestras de pacientes trasplantadas a ratones en que se ha ensayado esta estrategia “muestran una mejoría terapéuticamente relevante”.

Schonthaler y Guinea-Viniegra pertenecen al grupo de Wagner, director del programa de Biología Celular del Cáncer Fundación BBVA–CNIO. Ambos investigadores participan en los dos trabajos.

 

Identificar las mutaciones importantes

Para los autores, que las dos investigaciones apunten a dianas del todo distintas revela lo complejo y heterogéneo de la psoriasis, una enfermedad en la que intervienen multitud de factores (epi)genéticos y ambientales –y para la que hasta hace poco no existían modelos animales–.

Uno de los éxitos de estos trabajos es que consiguen identificar algunas de las alteraciones clave, y además dan pistas sobre su relación con otras ya encontradas. Por ejemplo, en el modelo animal presentado en 2005 por este grupo, los síntomas de la psoriasis aparecen cuando en la epidermis del ratón se eliminan dos genes; son solo dos, pero regulan la expresión de muchos otros genes.

Ahora Guinea-Viniegra y Schonthaler afirman no solo que “debe haber” una relación entre las dos estrategias que ellos han ensayado, sino también con los genes alterados en el modelo de 2005.

“Se han descrito cientos de genes aumentados o disminuidos en psoriasis, pero solo de pocos de ellos –decenas– se sabe que pueden ser la causa de la enfermedad”, explican. “Nosotros hemos descrito dos nuevos genes/proteínas que se sabía que están aumentados en psoriasis, y ahora demostramos que tienen un papel causal en la enfermedad”.

En ambos trabajos se han empleado sofisticadas técnicas de biología molecular, y muestras humanas. En la investigación liderada por Schonthaler, el primer paso fue comparar piel de lesiones de psoriasis con piel sana.

Para ello, trabajando en colaboración con el grupo de Esteban Daudén, en el Hospital La Princesa, en Madrid, obtuvieron muestras de 19 pacientes del tipo de psoriasis más común, y analizaron las proteínas presentes en su piel.

Identificaron 1.217 proteínas, de las que 214 estaban en cantidades significativamente distintas en piel sana y en las lesiones. En concreto, el complejo de proteínas S100A8-S100A9 era mucho más abundante en la psoriasis.

 

Ya con esa pista, los investigadores estudiaron la importancia de S100A8-S100A9 generando un ratón al que le faltara esa proteína. Y el resultado fue que los síntomas de la psoriasis desaparecieron. Los investigadores analizaron también las proteínas sobre las que actúa S100A8-S100A9, y así han desvelado también otras posibles dianas.

Pero la segunda buena noticia de este trabajo es que demuestra que un fármaco que ya está en el mercado –se usa contra el cáncer de próstata y para evitar el rechazo en trasplantes– bloquea S100A9 y debería ser eficaz contra la psoriasis. “Eso no significa que se vaya a aprobar ya su uso en psoriasis, pero facilita mucho el proceso porque es un fármaco conocido, ya se sabe que es seguro”, señala Schonthaler.

 

Ratones con piel humana

El trabajo liderado por Guinea-Viniegra explora otro nivel de codificación de la información almacenada en el ADN: los microRNAs. Descubiertos hace apenas dos décadas, y sin que se conozca aún en detalle su función ni su papel en enfermedades, los microRNAs son fragmentos pequeños de ácido nucleico que no se traducen a proteínas, pero aún así regulan la expresión de otros genes.

En el caso de la psoriasis, ya se sabía que el microRNA miR-21 era mucho más abundante de lo habitual. Así, para investigar su papel los investigadores inhibieron miR-21 en su ratón modelo, y observaron como los síntomas desaparecían en poco tiempo y sin efectos secundarios aparentes.

Lo siguiente fue trabajar con muestras humanas. Los autores del trabajo injertaron muestras de piel de una decena de pacientes en ratones vivos –una estrategia de xenotransplante que estudia la reacción de un tejido humano in vivo sin poner en peligro a la persona–, y trataron localmente las lesiones con un compuesto que bloquea miR-21.

“Los resultados han sido muy positivos y son esperanzadores, ya que esto supondría una forma totalmente innovadora de tratar la psoriasis”, concluye Guinea-Viniegra.

 

 

Sobre la psoriasis

La psoriasis afecta a hasta el 3% de la población mundial, y puede alterar de forma grave la calidad de vida. No se conoce su causa y a día de hoy no se cura por completo. El objetivo es dar con tratamientos muy eficaces pero no tóxicos.

La última generación de fármacos desarrollados contra ella, las terapias apodadas biológicas, se consideran un gran avance, pero se aplican solo durante periodos limitados por lo grave de sus efectos secundarios –pueden generar desde otras formas de psoriasis, a tuberculosis o leucemia–.

 

 

Referencia bibliográfica:

S100A8-S100A9 protein complex mediates psoriasis by regulating the expression of complement factor C3. Schonthaler HB, Guinea-Viniegra J, Wculek SK, Ruppen I, Ximénez-Embún P, Guío-Carrión A, Navarro R, Hogg N, Ashman K, Wagner EF. Immunity (2013). DOI: 10.1016/j.immuni.2013.11.011

Targeting miR-21 to treat psoriasis. Juan Guinea-Viniegra, María Jiménez, Helia B. Schonthaler, Raquel Navarro, Yolanda Delgado, María José Concha-Garzón, Erwin Tschachler, Susanna Obad, Esteban Daudén, Erwin F. Wagner. Science Translational Medicine (2014). DOI: 10.1126/scitranslmed.3008089

Los trabajos han sido financiados por la Fundación BBVA, el Ministerio de Economía y Competitividad y la Unión Europea.

 

 

 

Agenciasinc.es [en línea] Madrid (ESP): agenciasinc.es, 28 de abril de 2014 [ref. 26 de febrero de 2014] Disponible en Internet: http://www.agenciasinc.es/Noticias/Encontradas-dos-nuevas-estrategias-para-curar-la-psoriasis



Un espray que cubre la piel y cura heridas

13 08 2012

Científicos crearon una solución en aerosol compuesta de células de la piel que se coloca sobre heridas y puede sanarlas.

El espray está hecho de células de la piel y proteínas anticoagulantes.

El espray está hecho de células de la piel y proteínas anticoagulantes.

El tratamiento fue probado con 228 pacientes que sufrían úlceras de pierna, la forma más común de úlcera, que es una lesión abierta y dolorosa que puede durar meses.

El estudio realizado, publicado en la revista The Lancet, mostró que las úlceras tratadas con el espray lograron sanar más rápido y mejor que las heridas curadas con el tratamiento convencional, el vendaje de compresión.

A pesar de que el espray tiene un costo elevado, los expertos afirman que a largo plazo podría ser un tratamiento costo efectivo.

Las úlceras venosas de pierna son muy difíciles de tratar.

Los vendajes de compresión logran curar sólo 70% de estas lesiones después de seis meses de tratamiento.

Otras opciones incluyen llevar a cabo injertos sobre la herida con piel donada.

El espray, hecho a base de células de la piel donadas y proteínas anticoagulantes, crea una capa que cubre la úlcera.

En el estudio, realizado por investigadores de Canadá y Estados Unidos, los pacientes que recibieron una dosis de espray cada 14 días mostraron la mayor mejora.

Según los científicos, el tamaño de la herida “comenzó a reducirse rápidamente” en cuanto comenzó el tratamiento.

Entre los pacientes que recibieron el espray, 70% resultaron curados después de tres meses de tratamiento.

Entre los que recibieron otras terapias sólo 46% sanaron.

Difícil de tratar

El espray fue desarrollado por la empresa estadounidense Healthpoint Biotherapeutics, que también financió el estudio.

Uno de los científicos involucrados, el doctor Herbert Slade, afirma que “el tratamiento que probamos en este estudio tiene el potencial de mejorar enormemente el tiempo de recuperación y la recuperación general de las úlceras de pierna, sin necesidad de llevar a cabo un injerto de piel”.

“Esto no sólo significa que el paciente no desarrollará una nueva herida donde le fue extraído el injerto sino también que la solución en espray puede estar disponible cuando se le requiera”.

“Los injertos de piel necesitan prepararse con cierta antelación, lo cual expone al paciente a un mayor malestar y riesgo de infección” agrega el investigador.

El estudio analizó principalmente la seguridad del tratamiento y la dosis más indicada, y ahora futuros estudios decidirán si es un tratamiento práctico para las úlceras de pierna.

Estas heridas son causadas principalmente por hipertensión en las venas de las piernas las cuales dañan la piel provocando el desarrollo de la herida abierta.

Tal como explica Irene Anderson, experta en úlceras de pierna en la Universidad de Hertfordshire, Inglaterra, “un vendaje u otra aplicación pueden tener un efecto positivo en la herida durante un período de tiempo”.

“Pero eventualmente si el trastorno subyacente no se maneja adecuadamente la pierna volvera a desarrollar la lesión”.

“Sabemos que las úlceras de pierna se vuelven cada vez más difíciles de tratar y cuando usamos los tratamientos disponibles necesitamos tener evidencia clara de que tendrán un efecto beneficioso para asegurar que son costo efectivos y que el paciente no tiene falsas expectativas de una cura”.

Bbc.co.uk [en línea] londres (UK): bbc.co.uk, 13 de agosto de 2012 [ref. 04 de agosto de 2012] Disponible en Internet: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/08/120803_espray_piel_heridas_men.shtml



El ‘iPhone’ se convierte en dermatoscopio para analizar manchas en la piel

27 01 2011

La compañía FotoFinder ha desarrollado un periférico que permitirá a los usuarios del teléfono móvil ‘iPhone’, de Apple, registrar y analizar lunares y manchas en la piel. El sistema es capaz de realizar fotografías con hasta 20x y permite el envío de las fotografías para que un experto las pueda valorar. El dispositivo tiene un precio de 1.166,20 euros.

No es la primera aplicación enfocada a la salud que sale al mercado para el ‘iPhone’ ya que actualmente hay otras aplicaciones que han permitido realizar electrocardiogramas o controlar valores del cuerpo de los usuarios. En este caso, la herramienta ‘Handyscope‘ aparece para que los usuarios puedan analizar los lunares o manchas que les preocupan antes de ir al médico.

Handyscope

El funcionamiento del sistema es sencillo. Los usuarios tendrán que instalar una aplicación en su teléfono y adquirir el dispositivo. ‘Handyscope’ es una especie de funda con una gran cámara equipada. Una vez instalada en el dispositivo permitirá realizar fotografías de gran aumento a través de la aplicación instalada.

La aplicación almacena las fotografías por fechas, lo que permite que se pueda seguir una evolución de las manchas o lunares gracias a un registro organizado. Además el sistema facilita el envío de las fotografías por correo electrónico para que los consumidores puedan hacer llegar las capturas a sus médicos y que estos las estudien.

El sistema ‘Handyscope’ está disponible para todo el mundo. Hay dos modelos, uno para ‘iPhone 4′ y otro para el ‘iPhone 3g’. Los dos modelos tienen el mismo precio, 1166,20 euros. Los gastos de envío no están incluidos y en el caso de España son de 43 euros. Los usuarios que quieran controlar las irregularidades en su piel pueden adquirir el dispositivo a través de la web de la compañía.

europapress.es [en línea] Madrid (España): europapress.es.es, 26 de enero de 2011 [ref. 27 de enero de 2011] Disponible en Internet:

http://www.europapress.es/salud/farmacia-00668…