La Luz, primer centro privado español en dotarse del primer simulador capaz de anticipar el efecto de la radioterapia intraoperatoria.

11 06 2012

La Clínica La Luz de Madrid se ha convertido en el primer hospital privado en España que cuenta con el nuevo planificador radiance™ para radioterapia intraoperatoria. Se trata de un simulador virtual único en el mundo que permite anticipar los efectos de la radioterapia en los tejidos, planificando de forma precisa la zona a irradiar y evitando por tanto daños al tejido sano circundante.

De esta forma, en el marco del tratamiento intraoperatorio de los tumores, el especialista puede disponer del análisis más completo del paciente para la toma de decisiones previa a la intervención quirúrgica, dando lugar a la identificación del tratamiento óptimo para cada caso.

La doctora Rosa Meiriño, de la Unidad de Oncología Radioterápica de Clínica La Luz, señala que “hasta el momento no se habían diseñado planificadores para la administración de la radioterapia intraoperatoria”.

La especialista explica que radiance™ “permite el diseño de la resección tumoral virtual y del lecho postresección y sus estructuras adyacentes; la manipulación virtual de los conos de tratamiento radioterápico y la optimización de dosis en el lecho de resección tumoral”. De esta forma se logra “una administración más exacta y precisa de la irradiación, la intensificación de dosis en el lecho tumoral y la minimización de dosis a los órganos a riesgo circundantes”.

Así, el planificador, que supone la última tecnología en el tratamiento intraoperatorio de los tumores, permite proyectar la distribución y la dosis de radiación, entre otros parámetros críticos en estas intervenciones.

radiance™ ha sido desarrollado por el grupo español GMV en colaboración con un grupo de investigación que ha liderado el Hospital General Universitario Gregorio Marañón y un conjunto de prestigiosos hospitales y universidades españolas.

Desde 2001, año del inicio de la actividad en Oncología Radioterápica en La Luz, la Clínica cuenta con radioterapia intraoperatoria en su Unidad, lo que ya de por sí avala su experiencia en esta técnica. La posibilidad de disponer de este planificador sitúa al centro entre las instituciones punteras a nivel mundial que se dedican a esta subespecialidad y como primera clínica privada en España que ha adquirido este simulador.

La radioterapia es un tipo de tratamiento oncológico que utiliza las radiaciones ionizantes para destruir, inactivar y controlar las células tumorales. La radioterapia es, junto con la cirugía y la quimioterapia, uno de los tres pilares del tratamiento del cáncer, y se estima que más del 50% de los pacientes con cáncer precisarán tratamiento con radioterapia para el control tumoral, o como terapia paliativa en algún momento de su evolución.

Por su parte, la radioterapia intraoperatoria es una técnica que permite dirigir una dosis única de alta intensidad y calidad dosimétrica al lecho tumoral durante la cirugía, inmediatamente después de la extirpación del tumor o al tumor no extirpado (residuo), protegiendo de la radiación los órganos o tejidos que se encuentran alrededor, y no están afectados por el tumor.

Esta técnica reduce el riesgo de recurrencia de múltiples tipos de tumores, como por ejemplo el cáncer de recto, sarcomas o cáncer de mama, así como el rescate con posibilidades curativas de cáncer recidivado localmente. Tiene además un valor paliativo importante en otros tipos de cáncer difícilmente curables, como el de páncreas.

Es interesante destacar, también, que la radioterapia intraoperatoria puede ahorrar tiempo de tratamiento y frecuencia de visitas hospitalarias como por ejemplo en el cáncer de mama precoz, en el que puede sustituir parcial, y en algunos casos completamente, a la radioterapia externa, reduciendo hasta en 6 semanas el tiempo global de tratamiento. También puede incluso convertirse en el tratamiento oncológico exclusivo en casos concretos. Además este tipo de radioterapia puede minimizar los efectos secundarios sobre tejidos normales (secuelas crónicas), y permite a su vez una optimización de los recursos del sistema sanitario.

- Esta herramienta virtual, desarrollada por el grupo tecnológico español GMV, permite optimizar la radiación y evita dañar al tejido sano

- radiance™ cuenta con la autorización de la FDA americana y la certificación de marca CE para producto sanitario

Acerca de Clínica La Luz

La Clínica La Luz es uno de los más modernos complejos clínicos europeos y el centro asistencial privado más grande de Madrid. Desde su creación, en 1978, la filosofía de la Clínica La Luz ha sido la de considerar al paciente el eje central de una asistencia sanitaria basada en la innovación y la excelencia clínica. La Luz, asimismo, es uno de los centros mejor dotados del ámbito asistencial privado de la Comunidad de Madrid y provincias limítrofes.

La excelencia clínica de La Luz se manifiesta en la capacidad para aplicar técnicas y protocolos de actuación avanzados gracias a la presencia de un equipo de especialistas de prestigio y primer nivel, capaces de cubrir todas las áreas de la medicina, así como en la disponibilidad y utilización de recursos materiales altamente especializados y de última generación en las áreas de consulta, diagnóstico, cirugía y postoperatorio. En la actualidad, la Clínica La Luz cuenta con un equipo de casi 80 especialistas distribuidos en una treintena de servicios y unidades.

GMV

GMV es un grupo tecnológico español fundado en 1984, de capital privado y con presencia internacional. Opera en los siguientes sectores: Aeroespacial, Defensa y Seguridad, Transporte, Sanidad, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información para AAPP y grandes empresas. Obtuvo unos ingresos en 2011 de más de 100 millones de euros, con una plantilla de más de 1.000 profesionales. La estrategia de crecimiento de la compañía está basada en la innovación continua, dedicando un 10% de su facturación a I+D+i. GMV ha alcanzado el nivel 5 de CMMI, el modelo más prestigioso del mundo en cuanto a la mejora de la capacidad de los procesos de una organización y cuenta con numerosas patentes internacionales.

En la actualidad GMV es el primer proveedor independiente del mundo de Sistemas de Control en Tierra para operadores de satélites comerciales de telecomunicaciones; la tercera empresa europea por volumen de participación en Galileo; el principal proveedor de sistemas de mando y control C3I del Ejército de Tierra español; el primer proveedor nacional sistemas telemáticos para el transporte público. En el sector TIC ha llevado a cabo proyectos emblemáticos en el desarrollo e implantación de portales y plataformas de correo, se ha constituido en referente nacional como proveedor de soluciones y servicios avanzados de seguridad en redes IP, aplicaciones de movilidad y aplicaciones TICs para las Administraciones Públicas y el desarrollo de la e-Administración.

Noticiasmedicas.es [en línea] Madrid (ESP): noticiasmedicas.es, 11 de junio de 2012 [ref. junio de 2012] Disponible en Internet: http://www.noticiasmedicas.es/medicina/noticias/15088/1/La-Luz-primer-centro-privado-espanol-en-dotarse-del-primer-simulador-capaz-de-anticipar-el-efecto-de-la-radioterapia-intraoperatoria-/Page1.html#



Diseñan pacientes virtuales para diagnóstico de enfermedades

11 08 2011

Una enorme red de programas de ordenador creados por científicos de la Universidad de Manchester podría revolucionar la salud en todo el mundo, salvando muchas vidas y ahorrando miles de millones de euros, según un comunicado de dicha institución académica británica. El trabajo de los científicos ingleses es parte de un proyecto europeo de investigación llamado IT Futuro de la Medicina (ITFoM), con una duración inicial de 10 años, cuyo objetivo es crear “pacientes virtuales” -modelos informáticos de personas individuales -que podrían llevar a un futuro en el que cada persona disponga de su propio sistema de salud individualizado y a medida, en función de su genética y su fisiología.

Con este sistema, los médicos podrían adquirir en un instante un conocimiento profundo de las necesidades de salud de cada paciente y de todo su historial médico, lo que les permitiría diagnosticar correctamente y con rapidez las enfermedades, ahorrando a los pacientes los efectos secundarios potencialmente letales de medicamentos mal recetados y el desembolso de grandes cantidades de dinero en medicinas.

Junto a los científicos de la Universidad de Manchester trabaja un consorcio compuesto por más de 25 instituciones académicas y socios industriales con experiencia en las TICS, las ciencias biológicas, la salud pública y la medicina. Conforme ha ido avanzando el proyecto, se han ido sumando nuevos socios, haciendo de éste uno de los mayores esfuerzos de colaboración desde el programa espacial Apolo.

Modelos y escenarios

El proyecto creará modelos matemáticos usando grandes cantidades de datos relativos al conocimiento que se tiene hasta la fecha de cómo funcionan los seres humanos. Pero no solo eso. También proporcionará escenarios, como por ejemplo, qué le podría suceder a un paciente que toma un determinado medicamento si sale a correr tres veces por semana.

A través de la secuenciación del genoma y la información clínica recogida, el modelo general será capaz de adaptarse a las demandas particulares de salud de cualquier individuo, incluyendo temas como alergias, malformaciones congénitas o sus tratamientos actuales.

El primer objetivo de ITFoM es dar a cada doctor el poder de usar el genoma individual de una persona para estar informado de todas las etapas del desarrollo de la enfermedad, a través del diagnóstico, el tratamiento y su seguimiento.

Pero para que esto se haga realidad, deben materializarse una gran cantidad de innovaciones relacionadas con las TIC en las que ya se están trabajando, como nuevas técnicas para una rápida adquisición y evaluación de los datos de los pacientes, para almacenar y procesar datos dinámicos en tiempo real en los modelos matemáticos que se corresponden con los pacientes reales o para desarrollar nuevos sistemas de aprendizaje, predicción e información, entre otros. Todo esto sería necesario para proporcionar a los profesionales sanitarios y los pacientes unos conocimientos sin precedentes en materia de salud y tratamiento.

El papel de la informática en la salud

“Hacer que la medicina personalizada sea una realidad requiere avances fundamentales en las ciencias computacionales”, señala Hans Westerhoff, el director de la parte del trabajo asignada a la Universidad de Manchester. De hecho, el programa ITFoM surgió de la creencia de que, si bien la información y la informática juegan un papel importante en muchas áreas científicas comerciales, aún no se ha tenido en cuenta su potencial para revolucionar la medicina.

El profesor Hans Westerhoff cree que los modelos informáticos cambiarán fundamentalmente la forma en la que se proporciona la atención médica. “El sistema promete ser único e innovador, porque la gente podría acceder a su propio modelo de salud. ITFoM facilitará modelos generales de la persona humana en su conjunto, que se utilizarán tanto para llevar a cabo una prevención personalizada y unas determinadas pautas terapéuticas, como para identificar los efectos secundarios de los medicamentos. Los modelos estarán allí para ayudar a diagnosticar un problema particular y aportar soluciones”, afirma.

“Esta es la primera vez que sistemas basados en tecnologías de la información que persiguen la atención individual se combinan con las necesidades de la genómica y la medicina”, concluye Hans Westerhoff en el comunicado que ha hecho público su Universidad.

ARTÍCULO VALIDADO POR LA SRA. ALBA CALLS

Cronicaviva.com.pe [en línea] Lima (Perú): cronicaviva.com.pe, 11 de agosto de 2011 [ref. 9 de agosto de 2011] Disponible en Internet:

http://www.cronicaviva.com.pe/index.php/ciencia-y-tecnologia/15-ciencia-y-tecnologia/25507-disenan-pacientes-virtuales-para-diagnostico-de-enfermedades-



Dr MONTEAGUDO: eSalud y potenciación de los pacientes

6 06 2011

José Luis Monteagudo Peña

Jefe de la Unidad de Investigación en telemedicina y e-Salud

Instituto de Salud Carlos III

Históricamente los desarrollos tecnológicos en el sector sanitario han servido para facilitar las labores diagnósticas y terapéuticas de los profesionales médicos. Más recientemente, el desarrollo de la informática, ha permitido desarrollar info-estructuras para la gestión y la práctica sanitaria. En los últimos años se ha producido un cambio importante con la capacidad de Internet y otras tecnologías de la información y las comunicaciones para habilitar la realización práctica del concepto de “potenciación del paciente” (patient empowerment). La idea de la potenciación, se refiere a la capacidad de los individuos para comprender e influenciar activamente sobre su salud, lo que se traduce en un papel más activo y de mayor responsabilidad en los procesos asistenciales, incluyendo su relación con los profesionales y las instituciones sanitarias.

La introducción y desarrollo de esta filosofía de dar más poder al paciente se ha producido en el contexto de movimientos sociales como de defensa de los derechos del consumidor y de activismo de los pacientes, pero también desde la perspectiva de utilizarla como palanca de transformación del sistema sanitario. De hecho todas las autoridades sanitarias de los países avanzados y las organizaciones supranacionales como la UE la incluyen en sus líneas estratégicas para la mejora de los sistemas sanitarios la potenciación de los pacientes. En línea con estas tendencias la OMS la ha descrito como un “pre-requisito para la salud” así como ”una asociación proactiva con el paciente y una estrategia de auto-cuidado para mejorar los resultados de salud y la calidad de vida entre los enfermos crónicos”.

Las iniciativas gubernamentales para aumentar el poder de los pacientes se han dirigido fundamentalmente a tres aspectos: 1) promoción de las conductas saludables; 2) procesos de gestión de la enfermedad y 3) relaciones con los proveedores de cuidados sanitarios.

De acuerdo con Health Consumer Powerhouse, en su informe del estado de situación en Europa (“The empowerment of the European Patient 2009”), los indicadores de potenciación de los pacientes comprenden los derechos a elegir entre proveedores, el acceso directo al especialista, la participación en la toma de decisiones, el derecho a la segunda opinión, el acceso a la Historia Clínica Electrónica propia, los catálogos de ranking de proveedores y la disponibilidad de medios de comunicación para acceder a información sanitaria.

Internet se ha consolidado hace ya tiempo como una herramienta poderosa para facilitar el acceso a la información de Salud por los ciudadanos, pero también para la educación sanitaria, el cambio de conducta, la teleconsulta y la segunda opinión. Hoy día se dispone de una nueva ola de herramientas de e-Salud y de iniciativas emergentes con un alto potencial de potenciación del paciente. Entre ellas se encuentran los medios de computación social (Web 2.0); los sistemas de comunicaciones interactivas multicanal; salud móvil (mHealth); de Historias Clínicas Personales (PHRs); servicios AAL (Ambient Assisted Living) para la vida independiente en casa; salud personal; salud personalizada y plataformas abiertas e interoperables de servicios Web con aplicaciones para la (auto) gestión de los pacientes crónicos y los cuidados de larga duración.

En la transición a los posibles escenarios de futuro para la sanidad será interesante observar la forma en que se van a desarrollar las capacidades tecnológicas de potenciación de los ciudadanos en el cuidado de su salud, cómo se van a adoptar por la población, cómo van a convivir con los procesos de atención formal y cómo los profesionales sanitarios van a adaptarse a una nueva situación de relación con los pacientes mucho mas rica en posibilidades que en el pasado.



Los informáticos españoles analizan la implicación de Internet en sanidad y educación

13 09 2010

Se celebra en Valencia el III Congreso Nacional de Informática

El reto de la nueva generación de buscadores consiste en pasar de una Web de personas que buscan, a una herramienta que resuelva las necesidades personales. “En la actualidad hay miles buscadores y la gente apenas conoce unos cuantos. La gente que llega a la Web no quiere buscar, quiere encontrar”, asegura Ricardo Baeza-Yates, vicepresidente de Yahoo! Research para Europa, Medio Este y Latinoamérica, que dirige los laboratorios de Barcelona y Santiago de Chile, para quien el futuro de la Web y de Internet no pasa solamente por las áreas informáticas, sino que implica a muchas otras disciplinas como la sociología, la economía, el diseño, la psicología o la etnografía. “El desafío es averiguar ¿qué quiere la gente? y unir a todas las personas que en ese momento quieren hacer lo mismo”, describe de manera gráfica Baeza, que ha inaugurado el III Congreso Español de Informática en la Universidad Politécnica de Valencia.

Más de 1.400 congresistas de todas las sub especialidades próximas al lenguaje de la informática se dan cita desde hoy en Valencia en 14 workshop y un plenario, el próximo sábado, con el que concluye el congreso que aborda los nuevos retos científicos y tecnológicos en ingeniería informática. Ingenieros, físicos, biólogos, programadores, docentes, matemáticos o médicos se reúnen durante cuatro días para abordar las nuevas investigaciones en el campo de la inteligencia artificial a las tecnologías de la información y las comunicaciones en la educación, a aplicaciones de minería de datos o informática gráfica.

La medicina y la informática sanitaria ocupan un lugar de primer orden en el congreso. “Estamos definiendo el concepto de economía de la calidad de vida”, aclaraGregorio Martín Quetglàs, experto en Robótica de la UPV, que subraya como el médico está incorporado como uno más del equipo junto al informático en el Instituto de Biomecánica de Valencia. Quetglàs vaticina que “algunas especialidades médicas desaparecerán del entorno físico del hospital”. Por ejemplo, la radiología. “Habrá un operador de Rayos X, una imagen que viaja y un historial médico electrónico, sin necesidad de mayor infraestructura hospitalaria”.

De hecho, Gregorio Gómez, Director de Asistencia Sanitaria de la Agencia Valenciana de Salud advierte del potencial futuro de esta rama de la informática, tanto en volumen de negocio como de empleados y de académicas. Aunque, como ha advertido su colega Ignacio Martos Pérez, de Indra SA, -empresa que tiene a más de 700 profesionales (de todas las ramas, legal, médica, ingeniería, etc.) trabajando en proyectos de salud que requieren de una gran especialización y coordinación- “la industria tiene un problema ya, necesita especialistas de las TIC formados con competencias y un alto código ético”.

Martos abogó por una mayor diversificación de especialidades, programas y cursos de postgrado especializados en tecnología sanitaria. “Hay una demanda de profesionales especializados, tenemos que ser capaces de generar una oferta. El reto está a nivel de Universidad, de formación del profesorado especializado aplicado a las TIC en todos los campos, porque si no la industria no estará a la altura”, remató.

Para Oscar Sanz, director de Desarrollo de Programas de Sanidad de Microsoft el reto europeo pasa por la “interoperatividad” sobre todos los actores involucrados, médicos, pacientes y administraciones. “La interoperatividad debe de ser técnica, semántica, organizativa y legislativa”, para eliminar las actuales barreras digitales. Así está contenido en el Plan de Acción de la Agenda Digital Europea de mayo de 2010. La agenda tiene dos fases: un acceso online seguro de todos los usuarios y unos servicios digitalizados generalizados, para lo cual habría simplificar los “estándares base”. Pero la “convergencia en la E-Health requiere de mayor coordinación entre gobernantes y técnicos”.

Vicente Traver, doctor ingeniero en Telecomunicaciones de la UPV, considera que la E-Salud es un instrumento clave para gestionar de manera eficiente, imprimir equidad al servicio sanitario y nivelar las prestaciones e investigar y poner en común todo lo relativo a las enfermedades raras o poco comunes. Sólo a partir de ese “tráfico de datos” se podrá crear una “medicina de la evidencia”. Sólida. Y, sobre todo, reducir “la cantidad de errores en la lectura de un diagnóstico o receta”. “En EE UU”, recordó el escalofriante dato de que 10.000 personas mueren al año sólo por errores de trascripción”.

EL PAÍS Tecnología [en línea] Valencia (España): EL PAÍS, 8 de septiembre de 2010 [ref. de 13 de septiembre de 2010] Disponible en Internet: <http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/informaticos/espanoles/analizan/implicacion/Internet/sanidad/educacion/>