La Fe trata las alergias con vacunas personalizadas más efectivas

2 06 2014

Las técnicas de análisis de biología molecular facilitan la elaboración de vacunas personalizadas que han beneficiado ya a 800 pacientes
.

  • El Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha acogido un curso de “Diagnóstico Molecular en el Paciente Polínico”
.
  • 1 de cada 4 españoles sufre algún tipo de alergia, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica.

 

El Hospital Universitari i Politècnic La Fe mejora el diagnóstico de las alergias con nuevas técnicas de biología molecular más eficaces que permiten la elaboración de vacunas personalizadas para el paciente.

El análisis de la alergia a nivel molecular se introdujo como técnica en el Hospital Universitari i Politècnic La Fe en 2009, después de que investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) la testaran en pacientes con anafilaxia alimentaria y propusieran extenderla a las alergias respiratorias.

Hasta el momento más de 800 pacientes se han beneficiado de esta nueva técnica.

 

Combinar las clásicas pruebas cutáneas de detección de alergias con el análisis molecular, sin olvidar la historia clínica del paciente, permite determinar con más exactitud la causa de la enfermedad alérgica. “Las pruebas cutáneas identifican el agente causante, y la biología molecular, las proteínas exactas de ese agente que desencadenan la reacción alérgica” ha explicado la Doctora Hernández Fernández de Rojas.

Esta precisión diagnóstica, ha añadido el Doctor Ramón López Salgueiro, investigador del IIS La Fe en el Servicio de Alergia de La Fe, permite desarrollar vacunas (en el caso de las alergias respiratorias) que inciden específicamente en la sensibilización de cada paciente, aumentando la eficacia terapéutica y la adhesión al tratamiento.

“Hay estudios que demuestran que el diagnóstico molecular modifica la composición del extracto alergénico seleccionado para la vacuna a partir de las pruebas cutáneas en un 55% de pacientes”, advierte el Doctor López Salgueiro, por lo que insiste en la efectividad de la técnica.

 

El análisis de la alergia a nivel molecular se hace a partir de una muestra de sangre y se puede realizar molécula a molécula o mediante microarrays que, por nanotecnología, se consigue identificar hasta 112 componentes potencialmente alergénicos en una sola gota de sangre.

Estas técnicas de biología molecular se aplican a la Alergología también en la Clínica Universidad de Navarra y en el Hospital Universitari Vall D’Hebrón de Barcelona.

 

 

Curso de Diagnostico Molecular en el paciente Policlínico

El Hospital ha acogido un curso de “Diagnóstico Molecular en el Paciente Polínico” dirigido a especialistas, centrado en la Salsolakali (planta característica de las dunas de playa) y coorganizado por la Doctora Dolores Hernández Fernández de Rojas, responsable del Grupo Acreditado del IIS La Fe en Alergia y Enfermedades Respiratorias, y jefe del Servicio de Alergología del Hospital La Fe.

Actualmente, uno de cada cuatro españoles sufre algún tipo de alergia, según el último estudio Alergológica de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica(SEAIC).

 

 

Hospital-lafe.com [en línea] Valencia (ESP): hospital-lafe.com, 02 de junio de 2014 [ref. 22 de mayo de 2014] Disponible en Internet: http://www.hospital-lafe.com/



Minicerebros a partir de células madre

17 10 2013

Unos científicos desarrollan minicerebros a partir de células madre

 

Human embryonic stem cell colony phase

Human embryonic stem cell colony phase

 

Hemos visto tejido coronario que late, tráqueas y vejigas desarrollados a partir de células madre. Ahora los investigadores han dado otro paso importante hacia adelante con el desarrollo de minicerebros a partir de estas células programables.

 

No son realmente cerebros que funcionen -del mismo modo que un coche con el motor en el techo o las ruedas en el capó no es un vehículo que se pueda conducir- pero las piezas están ahí, y es un avance científico importante, según Juergen Knoblich, autor senior de un nuevo estudio sobre el uso de las células madre para el desarrollo de tejido cerebral.

 

Los científicos han creado lo que denominan “organoides cerebrales” usando células madre. Estas estructuras del tamaño de un guisante están hechas de tejido cerebral humano y pueden ayudar a los investigadores a analizar preguntas importantes sobre el desarrollo y los trastornos cerebrales que tienen lugar durante estas primeras etapas de la vida.

 

Los organoides, descritos en la revista Nature, tienen componentes similares a los de un cerebro de un embrión de 9-10 semanas de edad, señaló en una conferencia de prensa la autora principal del estudio, Madeline Lancaster, investigadora del Instituto de Biotecnología Molecular de la Academia Austriaca de las Ciencias en Viena. Ella y sus colegas han creado cientos de estos organoides.

 

En esta primera etapa del desarrollo humano, se pueden distinguir ya varias regiones fundamentales del cerebro, incluyendo la corteza dorsal, el prosencéfalo ventral, el plexo coroideo -que genera el líquido cefalorraquídeo- y las regiones que se asemejan al cerebro medio y al cerebro posterior. Lancaster y sus colegas afirman haber identificado algunas de esas regiones en estos nuevos minicerebros.

 

Sin embargo, en los modelos elaborados a partir de células madre, estas regiones no se sitúan de forma natural en el mismo lugar que ocuparían en un cerebro normal. [Leer más sobre cerebro artificial]

 

Los organoides también carecen de ciertas partes que los cerebros de embriones humanos de 9 semanas sí tienen: lo más importante, el cerebelo, que está implicado en el movimiento motor. Además del hipocampo, una estructura en forma de caballito de mar crucial para la memoria, que rara vez se detectó en estas estructuras similares a cerebros.

Fuente: edition.cnn.com

 

Avances-tecnologicos.euroresidentes.com [en línea] Alicante (ESP): avances-tecnologicos.euroresidentes.com, 17 de octubre de 2013 [ref. 03 de septiembre de 2013] Disponible en Internet: http://avances-tecnologicos.euroresidentes.com/

 

 

 



Tejidos inteligentes capaces de liberar fármacos

26 08 2013

Una ‘spin off’ de la UGR crea tejidos ‘inteligentes’ capaces de administrar fármacos por sí mismos

NanoMyP (Nanomateriales y Polímeros SL) ofrece nanomateriales con propiedades ‘a la carta’ que permiten a otras empresas ahorrar costes y acortar procesos industriales.

 

María del Carmen Redondo, Ángel Valero, Antonio Luis Medina y Juan Díaz en las instalaciones de nanoMyP

María del Carmen Redondo, Ángel Valero, Antonio Luis Medina y Juan Díaz en las instalaciones de nanoMyP

 

Tejidos ‘inteligentes’ capaces de liberar fármacos en el lugar y el momento adecuados, medir el pH y el oxígeno del agua de forma simultánea o acortar y abaratar procesos industriales mediante la aplicación de la nanotecnología: es el ámbito en el que se mueve desde hace algo más de un año nanoMyP, una ‘spin off’ de la Universidad de Granada surgida a raíz de los avances conseguidos en el campo de la nanotecnología y el desarrollo de sensores por el grupo de Investigación ‘Control Analítico Ambiental, Bioquímico y Alimentario’ de la institución académica granadina, informa la Fundación Descubre .

Sus responsables, María del Carmen Redondo, Antonio Luis Medina, Ángel Valero y Jorge F. Fernández, explican que la línea de negocio de la empresa, con sede en el Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS) de Granada, pasa por suministrar materiales altamente tecnológicos para grupos de investigación y departamentos de I+D de empresas que incorporan la nanotecnología en su actividad. Estos materiales se conocen como ‘inteligentes’ por experimentar un cambio de una propiedad observable ante la acción de un estímulo externo, es decir, tienen una aplicación y trabajan por sí solos.

En este sentido, nanoMyP elabora tejidos inteligentes, que posteriormente tienen múltiples aplicaciones. “Nuestro trabajo pasa por diseñar tanto las nano y micropartículas poliméricas como los tejidos inteligentes con propiedades ‘a la carta’ para aplicarlos a cualquier necesidad”, explica Ángel Valero, director de Producción y Marketing de la firma. Así, los tejidos pueden ser impermeables al agua, que no transpiren, que liberen fármacos, que incorporen moléculas inteligentes para procesos biocatalíticos como la producción de antibióticos, etc.

Hasta el momento, en cualquier caso, la mayor parte de las aplicaciones se centran en el sector de la biotecnología y biomedicina. A este respecto, una de las aplicaciones más claras de esta tecnología es el desarrollo de micropartículas cargadas con un fármaco que se inyectan en el cuerpo para que se adhieran a una célula y produzcan un efecto en ella mediante la liberación del citado fármaco.

NanoMyP trabaja paralelamente en el desarrollo de tejidos ‘inteligentes’ para tratamientos dermatológicos. Según detalla Ángel Valero, el proceso se basa en la terapia fotodinámica, por el que cuando se irradia luz al tejido y, gracias a la acción de una molécula inmovilizada en dicho tejido, se libera oxígeno singlete, que es muy oxidante y destruye todo lo que tenga cerca, se consigue acabar en minutos con una verruga, cicatrices derivadas del acné o manifestaciones de la psoriasis. “Se pone la tela, se aplica la luz y en unos pocos minutos se ha eliminado el daño”, añade. Esta línea de investigación, actualmente en fase de desarrollo, abriría un nuevo campo de trabajo para la compañía.

Otra de las aplicaciones de los tejidos es el cambio de color en función del pH y el oxígeno del agua. “Si se aplica en una piscina, por ejemplo, se puede saber el valor del pH simplemente viendo el color de un pequeño trozo de nuestro tejido formado por fibras coaxiales que esté en contacto continuo con el agua”, señala el director de Producción y Marketing de la firma.

Entre las ventajas de la nanotecnología, Valero destaca el aumento de la eficacia y el ahorro de espacio y costes. De esta forma, los clientes son empresas, centros de investigación o grupos de investigación de universidades que quieren aplicar la nanotecnología en su trabajo, ya que los materiales nanoestructurados poseen una mayor área superficial, lo que multiplica la eficiencia de los procesos, logra que se necesite menos cantidad de material para hacer el mismo trabajo y permite reducir costes. “Los actuales soportes de los test de embarazo, por ejemplo, no son muy sensibles, no están nanoestructurados. La nanotecnología nos permite incrementar hasta un millón de veces el área, con lo que aumenta la sensibilidad de esos kits y su eficacia”, ejemplifica.

A este respecto, la firma ya trabaja en una línea para mejorar los procesos industriales mediante la inmovilización de moléculas biocatalíticas, como los enzimas. De esta forma, si en la industria se suelen seguir varios pasos de síntesis, que obligan a usar un gran volumen de disolventes y reactivos, el uso de enzimas permite pasar del inicio al último paso del proceso de forma directa, lo que ahorra pasos y costes, todo ello con una pequeña cantidad de enzimas y sin perderlas en la solución.

 

Robots contra enfermedades oculares

Entre los proyectos de futuro, nanoMyP trabaja en el desarrollo de una línea ya iniciada en la etapa universitaria de sus socios, en colaboración con el Eidgenössische Technische Hochschule (ETH) de Zurich. El proyecto persigue la creación de un microrobot que se pueda mover en el interior del cuerpo humano. El ETH ya ha desarrollado el robot y el sistema de control para que, por ejemplo, se pueda introducir en el globo ocular y ser controlado desde fuera por el oftalmólogo, con el fin de determinar la concentración de oxígeno gracias a la ‘segunda piel’ del robot, responsabilidad de nanoMyP. A través de la pupila y con el empleo de una luz, el material responde a la concentración de oxígeno presente y el oftalmólogo puede obtener de forma sencilla un indicativo de enfermedades como el glaucoma o la retinopatía diabética y comprobar si el paciente responde de forma favorable a un tratamiento o en qué estado se encuentra. Un proyecto para el que la empresa granadina busca una alianza empresarial.

 

Contacto: 
Jorge F. Fernández Sánchez
Director General de Nanomateriales y Polímeros, SL
Correo electrónico:jfernandez@nanomyp.com
Teléfono: 958 63 71 14
Web: www.nanomyp.com

 

 

Biotic.ugr.es [en línea] Granada (ESP): biotic.ugr.es, 26 de agosto de 2013 [ref. 13 de diciembre de 2012] Disponible en Internet: http://biotic.ugr.es/pages/tablon/*/noticias-cientificas/2012/12/12/una-aspin-offa-de-la-ugr-crea-tejidos-ainteligentesa-capaces-de-administrar-farmacos-por-si-mismos



Un sensor podría detectar precozmente el Alzheimer y el Parkinson

16 05 2011

Un equipo de investigadores españoles y estadounidenses ha desarrollado un sensor óptico basado en una estructura cristalina de nanopartículas de oro capaz de detectar la presencia de ciertas proteínas infecciosas antes de que se den los primeros síntomas de enfermedades como la de Creutzfeldt-Jakob en humanos (de las vacas locas) o, en el futuro, el Alzheimer y el Parkinson. Esta innovación supone un gran avance en la detección precoz de dichas enfermedades.

La base del nuevo método es el supercristal creado, capaz de funcionar como una antena microscópica que identifica las moléculas patógenas. Según explican en su estudio los científicos, el sensor detecta hasta 10 priones (proteínas infecciosas con la estructura secundaria alterada) por cada litro de sangre. Es decir, el nuevo cristal desarrollado es capaz de encontrar una aguja en un pajar.

Como explica el autor principal del estudio, Ramón Álvarez, tras sumergir el supercristal creado con el sensor óptico en una muestra de plasma o sangre centrifugada, “el sensor, que genera un campo eléctrico extremadamente alto en la superficie del cristal, hace que la señal que rebota en los priones (un tipo de proteína patógena) la obtengamos de forma amplificada”. De este modo se puede observar más fácilmente la cantidad de proteínas infecciosas que existen en la sangre.

Aplicaciones del supercristal

La parte más interesante de este desarrollo es su aplicación. Tras años de investigación se ha descubierto que enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer tienen un origen priónico, de modo que, como apunta Álvarez, “podrían diseñarse sistemas de diagnosis temprana para estas enfermedades“, mucho antes de que se den los primeros síntomas. Además, también se podrían detectar de manera “eficiente y regular”, destacan los investigadores, algunas enfermedades con un origen priónico, como la de las vacas locas.

El trabajo desarrollado por los investigadores españoles del CSIC junto con científicos norteamericanos ha sido publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés).

muyInteresante.es [en línea] Madrid (España): muyInteresante.es, 16 de mayo de 2011 [ref. 3 de mayo de 2011] Disponible en Internet:

http://www.muyinteresante.es/un-sensor-detectara-precozmente-el-alzheimer-y-el-parkinson



El ADN que detecta enfermedades

21 04 2011

Es un método que podría revolucionar la medicina del futuro. Con una ínfima cantidad en moléculas de ADN se podrá diagnosticar con máxima precisión las bacterias y virus causantes de enfermedades, así como averiguar la predisposición para contraerlas y planificar la mejor terapia contra las afecciones crónicas.

Todo ello será posible gracias al paso dado por un grupo de investigadores del centro tecnológico vasco CIC microGUNE. Este grupo ha desarrollado una innovadora técnica que, a través del análisis de una única molécula de ADN, permitirá detectar enfermedades. “Es una tecnología que posibilita la determinación de secuencias de ADN, detectando alteraciones genéticas para determinar genes específicos asociados a la detección precoz de las enfermedades”, explica Santos Merino, investigador del centro tecnológico.

Para ello, los científicos vascos han fabricado una serie de microchips que contienen nanocanales. Se trata de sellados mil veces más estrechos que el cabello de una persona y cuyas dimensiones se sitúan entre los 50 y 100 nanómetros, una millonésima parte de un metro. Una vez elaborados estos minúsculos dispositivos, los investigadores introducen las moléculas de ADN con el objetivo de monitorizar el grado de estiramiento de la partícula. “La idea es que este canal mantenga sus dimensiones intactas independientemente del número de moléculas que se introduzcan”, detalla Santos Merino. El último paso del proceso tiene que ver con el análisis de una única molécula. Una vez estirada, se mide su longitud y analiza su secuencia de ADN.

Entre las aplicaciones que ofrece esta novedosa técnica destaca la posibilidad de conocer la predisposición de los pacientes a padecer ciertas enfermedades, diagnosticarlas o establecer la mejor terapia una vez conocido el desarrollo de la enfermedad. “Podemos identificar virus y bacterias asociadas a las afecciones introduciendo enzimas para identificar fragmentos concretos de ADN en los que puede desarrollarse la enfermedad”, explica Santos Merino.

Entre las principales ventajas que ofrece este innovador método para los profesionales está la pequeña cantidad de moléculas que precisan los investigadores para poder diagnosticar posibles trastornos de salud. A esta atractiva prestación se añade la posibilidad de poder diagnosticar la enfermedad de una manera más rápida. En concreto, según explican los responsables de la investigación, el tiempo invertido en la detección podría reducirse a un minuto cuando lo habitual es que transcurra media hora antes de que los investigadores puedan diagnosticarla a través de las técnicas convencionales.

A estos beneficios prácticos se une la capacidad para codificar el ADN, lo que implica la posibilidad de obtener una información genética precisa sobre la salud de los pacientes. “El siguiente paso que daremos será el de introducir enzimas de restricción que nos servirán para cortar la doble hebra en un único fragmento, lo que nos permitirá detectar los biomarcadores exactos para identificar la enfermedad”, subrayan los investigadores.

A estas ventajas, Merino suma la “escalabilidad” de la producción de estos dispositivos en formato de nanocanales, cosa que posibilitará su comercialización futura a empresas biotecnológicas. “Desarrollamos una tecnología de litografía de nanoimpresión con la que podemos fabricar cantidades en masa”, indica el investigador. “Es una nueva técnica que  además, permite predecir la susceptibilidad a ciertos medicamentos de parte de la población“, concluye Merino.

ElMundo.es [en línea] Madrid (España): elMundo.es, 18 de abril de 2011 [ref. 21 de abril de 2011] Disponible en Internet:

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/18/paisvasco/1303114090.html



Dr RODÉS: Investigación Traslacional 1 y 2

6 12 2010

Dr. Joan Rodés Teixidor

Presidente-Director del Institut d’Investigació Sanitària Clínic-IDIBAPS

La reciente secuencia completa del genoma humano ha marcado claramente el futuro de la investigación e innovación biomédicas. La genómica, proteómica, metabolómica, imagen molecular y la bioingeniería entre otras tecnologías desarrolladas recientemente como la nanotecnología o la farmacogenómica requieren de una intensa colaboración con la investigación clínica. Sin su participación sería imposible obtener un fenotipado correcto de las muestras de tejido obtenidas de los pacientes atendidos en los hospitales. El hallazgo de nuevas dianas terapéuticas solamente se podrá obtener precisamente si existe esta colaboración. Por otra parte la traslación del conocimiento generado por la investigación básica a la investigación clínica no se hace de forma fácil ni rápida. Tampoco existe un sistema lógico y simple que permita comunicar los problemas médicos detectados por la actividad clínica a los investigadores básicos. En definitiva, es evidente que la investigación traslacional debe comprenderse como una forma de investigación que incluye la aplicación de los descubrimientos de la ciencia básica biomédica hacia la clínica y, a la vez, se debe considerar que es la forma más idónea para realizar preguntas científicas relevantes provenientes de la propia actividad clínica (Investigación Traslacional 1).

La investigación traslacional no se puede llevar a cabo en los departamentos básicos de la universidad o en los institutos de investigación exclusivos de biología molecular, ya que los investigadores de estos centros no tienen el conocimiento apropiado en investigación clínica, al carecer de centros hospitalarios donde poder realizarla. Es por ello que los centros donde se combinan ambos tipos de investigación por la colaboración entre universidades, centros de investigación básica y hospitales de alto nivel asistencial y con excelente actividad científica clínica, son las instituciones ideales para realizar este tipo de investigación. Con la combinación de ambos tipos de investigación todas las partes ganan. En primer lugar, la investigación traslacional y la asistencia médica mejoran y, en segundo lugar, es un potente estímulo para que los investigadores básicos realicen una investigación más realista que beneficiará a corto o medio plazo la asistencia médica.

En definitiva, la investigación traslacional 1 consiste en aplicar los conocimientos científicos básicos a la investigación clínica. La secuenciación del genoma humano ha permitido obtener una gran información pero para realizar una investigación biomédica verídica y de alto nivel es necesario que exista un gran sistema de investigación traslacional 1, en particular, como ya se ha comentado anteriormente, centrada en estudios fenotípicos. Los hospitales universitarios que hayan conseguido integrar con éxito redes o sistemas sanitarios en su conjunto, con poblaciones bien definidas y con grupos de investigadores clínicos bien entrenados, probablemente, podrán integrar una gran plataforma de investigación genómica, con intercambio de información bidireccional entre investigadores básicos y clínicos y, con el desarrollo de grandes bases de datos genéticas, fenotípicas, clínicas y farmacológicas. Para ello, también se requerirá de un notable desarrollo de la informática médica y de la bioinformática.

En el supuesto que la investigación traslacional 1 se haya desarrollado muy positivamente no hay ninguna garantía que los resultados obtenidos sean efectivamente trasladados a la práctica asistencial global y a la salud pública (Investigación Traslacional 2). En efecto, en un estudio realizado en EEUU se comprobó que, a pesar de que desde hace mucho tiempo hay evidencias consistentes, los beta-bloqueantes solamente se están empleando en el 62,5% de los pacientes con insuficiencia coronaria, las estatinas en el 50% de los casos y la aspirina en un 30% de los pacientes con coronariopatía. La solución de esta problemática no es fácil. Para conseguir que la investigación traslacional 2 sea exitosa se requiere por un lado mayor formación
científica de los médicos asistenciales y, por el otro, mejorar la calidad asistencial mediante instrumentos de control independientes como los Colegios Profesionales, las Sociedades Científicas Médicas o a través de las Agencias de Evaluación de Tecnología e Investigación Médica. (Agency for Health Care Research and Quality de EEUU, National Institute of Health and Clinical Excellence del Reino Unido, Swedish Council on Technology Assessment and Health Care en Suecia, Alberta Heritage Foundation for Medica Research en Canada). Estas agencias tienen que ser transparentes en sus procesos, con independencia de su forma de trabajar, capaces de evaluar con rigor metodológico y ágiles para no convertirse en un freno en el desarrollo tecnológico.