Novedades sobre vacunas contra el Parkinson y la Atrofia Multisistémica

16 04 2015

La Unión Europea apoya un mayor desarrollo de vacunas terapéuticas contra el Parkinson y la atrofia multisistémica 

Un consorcio internacional de los mejores equipos europeos de investigación ha recibido una importante financiación de la UE para el desarrollo de vacunas terapéuticas contra la enfermedad de Parkinson (EP) y la Atrofia multisistémica (AMS). Liderado por la empresa de biotecnología austríaca AFFiRiS AG, el consorcio utilizará una estrategia tándem original para avanzar en el desarrollo de dos vacunas terapéuticas candidatas en paralelo. Ambas son únicas en el potencial de modificación de la enfermedad, algo que hace falta urgentemente tanto en la EP así como en AMS. Las dos vacunas apuntan a una proteína llamada alfa-sinucleína, que desempeña un papel clave en la aparición y progresión de la EP y la AMS. Además, el grupo trata de identificar biomarcadores con valor diagnóstico y pronóstico. El consorcio se compone con líderes de opinión médica y científica de Alemania, Francia y Austria. El proyecto, llamado SYMPATH, ha sido galardonado con € 6 millones, provenientes del 7º Programa Marco de la Unión Europea, y tendrá una duración de 48 meses.

 

Las vacunas candidatas (PD01A y PD03A) forman parte de la línea de desarrollo de la empresa de biotecnología austríaca AFFIRIS AG que lidera el consorcio y el desarrollo clínico en el campo. Basado en la tecnología AFFITOME de la empresa, ambas vacunas tienen por objetivo a la proteína alfa-sinucleína (alfa-syn), que desempeña un papel clave en la aparición y progresión de la EP y de la AMS, siendo esta última una enfermedad huérfana, sin terapia registrada. Estas vacunas han demostrado su potencial modificador de la enfermedad en varios sistemas de modelos preclínicos.

 

Reconocida como una de las empresas líderes mundiales en el campo de la alfa-sinucleína inmunoterapia, AFFiRiS reunió expertos médicos y científicos básicos de ocho prominentes organizaciones europeas para el proyecto FP7, llamado SYMPATH. Estas instituciones son el Forschungszentrum Jülich en Alemania, el INSERM F-CRIN de Toulouse y los Departamentos de neurología de los hospitales universitarios de Bordeaux y Toulouse, de Francia, así como de la Universidad de Medicina del Departamento de Neurología y la empresa PROSENEX de Innsbruck, Austria.

 

Al comentar sobre este enfoque innovador, el profesor Achim Schneeberger, responsable de desarrollo clínico en AFFiRiS y coordinador de SYMPATH, explicó: “Esta estrategia de ensayo clínico desarrollado por el consorcio SYMPATH establece un nuevo estándar para las vacunas terapéuticas y agentes modificadores de la enfermedad en las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y la Atrofia multisistémica”. El Dr. Markus Mandler, del mismo llaborario, agrega:. “La estrategia tándem es de plena conformidad con el programa de maduración clínica AFFiRiS. Basado en el excelente perfil de seguridad de todas las vacunas candidatas, este programa permite una prueba muy rápida de nuevas vacunas en el hombre. Estamos muy contentos de que los principales líderes de opinión están trabajando con nosotros en este proyecto”.

 

Además, el consorcio SYMPATH tiene como objetivo identificar marcadores biológicos con valor diagnóstico y pronóstico para ambas enfermedades, EP y AMS. También se pondrá a prueba la viabilidad del uso de la AMS como una indicación de referencia clínica para sinucleinopatías, un grupo de enfermedades caracterizadas por la agregación de alfa-sinucleína en los llamados cuerpos de Lewy. El uso de la AMS como referencia clínica para sinucleinopatías también podría beneficiar mucho las terapias en general de la AMS, en tanto el tratamiento de la AMS da la lectura positiva más rápida para la modificación de la enfermedad tras la vacunación. “En base a las investigaciones recientes en las enfermedades neurodegenerativas, se ha optado por dirigirse no sólo a la EP, sino también AMS, con los estudios de las vacunas PD01A y PD03A. Si tiene éxito, podría orientarse hacia una necesidad clínica no cubierta adicional e intensa como la Atrofia multisistémica, que sin terapia registrada. Nuestro enfoque podría, al mismo tiempo, proporcionar nuevos conocimientos científicos sobre el origen común de EP y AMS “, concluye el Prof. Wassilios Meissner, del Hospital Universitario de Bordeaux y experto clínico en AMS.

 

Nelyvivirelparkinsonenbaleares.blogspot.com [en línea] Palma de Mallorca (ESP): nelyvivirelparkinsonenbaleares.blogspot.com, 16 de abril de 2015 [ref. 09 de mayo de 2014] Disponible en Internet: http://nelyvivirelparkinsonenbaleares.blogspot.com/2014/05/novedades-sobre-vacunas-contra-el.html



Primeros resultados del proyecto Help para tratar el Parkinson

18 04 2013

Telefónica, el Consorcio Sanitario Garraf y la Universitat Politécnica de Catalunya · Barcelona Tech (UPC) han presentado, en el marco del Día Internacional del Parkinson, los primeros resultados del proyecto Help. El objetivo es mejorar la calidad de vida de los enfermos de Parkinson a través de un sistema de monitorización y medicación a distancia en tiempo real. La primera fase del proyecto ha finalizado con una experiencia piloto sobre siete pacientes, seis de ellos en España.

 

Una persona se coloca el sensor pegado a su cuerpo.

Una persona se coloca el sensor pegado a su cuerpo.

El sistema monitoriza los síntomas de los pacientes en tiempo real y administra la medicación necesaria según los síntomas

 

El sistema Help está formado por un pequeño sensor portátil, que capta los movimientos del paciente, y una bomba subcutánea, que administra medicación para el control de la enfermedad. El sensor detecta el empeoramiento del paciente e informa al sistema que, vía móvil, da instrucciones a la bomba de fármaco para que aumente la dosis y trate los síntomas. Cuando el paciente mejora, la dosis de medicamento que administra la bomba vuelve a la normalidad.

 

De esta forma el paciente siempre recibe la dosis necesaria en tiempo real para tratar los síntomas relacionados con la enfermedad. Toda la información del sensor y las reacciones del paciente ante la medicación se envían a un centro de asistencia, que también forma parte del sistema. Desde este centro de asistencia, los médicos especialistas pueden controlar los dispositivos a través de Internet y observar la evolución de los pacientes que los usan, así como interactuar con el paciente e intervenir en los casos en que sea necesario.

 

Actualmente no existe ningún tratamiento para estos pacientes que resuelva los síntomas justo cuando se producen. Habitualmente, a los pacientes se les prescribe una pauta fija de medicación. Ésta resulta insuficiente para controlar los síntomas en determinados momentos y, por el contrario, resulta excesiva en otros, de manera que los pacientes pueden experimentar efectos adversos. Con este proyecto, se actúa de forma dinámica y en tiempo real en función de los síntomas por lo que se mejora considerablemente la calidad de vida del paciente.

 

Este proyecto es resultado de los trabajos de un consorcio europeo liderado por Telefónica y participado por instituciones y empresas alemanas (HSG-IMIT y Neusta), israelitas (Nevet i Peh-Med), italianas (Telecom Italia y la Universidad de Palermo) y españolas, como son Telefónica I+D, el Centro de Estudios Tecnológicos para la Dependencia y la Vida Autónoma (CTpD) de la UPC y las Fundación Hospital Comarcal Sant Antoni Abat de Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

 

La primera fase del proyecto ya se ha finalizado con un piloto sobre siete pacientes, seis de ellos en España. Las experiencias piloto en España se iniciaron en noviembre de 2012 y finalizaron en marzo de 2013. En cuatro de los seis pacientes se apreciaron beneficios considerables. Dos de ellos, obligados a utilizar inyecciones de “rescate”, vieron cómo se redujo el número de éstas y los otros dos incrementaron considerablemente el tiempo sin síntomas. El investigador responsable por parte de la UPC es Joan Cabestany, director del CTpD.

 

Upc.edu [en línea] Barcelona (ESP): upc.edu, 18 de abril de 2013 [ref. 11 de abril de 2013] Disponible en Internet: http://www.upc.edu/saladepremsa/saladepremsa/al-dia/mes-noticies/se-presentan-los-primeros-resultados-del-proyecto-help-para-tratar-el-parkinson



New Clue to Parkinson’s

18 08 2011
Shape of key protein surprises researchers

A new study finds that a protein key to Parkinson’s disease has likely been mischaracterized. The protein, alpha-synuclein, appears to have a radically different structure in healthy cells than previously thought, challenging existing disease paradigms and suggesting a new therapeutic approach.

Imagen de previsualización de YouTube

“Our data show that alpha-synuclein was essentially mistakenly characterized as a natively unfolded protein that lacked structure,” said Dennis Selkoe, the Vincent and Stella Coates Professor of Neurologic Diseases at Brigham and Women’s Hospital and Harvard Medical School and senior author of the paper, published online August 14 in the journal Nature. “We think this discovery has fundamental importance for understanding both how alpha-synuclein normally functions and how it becomes altered in Parkinson’s.”

When it comes to proteins, function follows form. A protein consists of a chain of chemical building blocks (amino acids), typically folded into an exquisite three-dimensional structure. Each twist and turn in the chain contributes to the protein’s unique properties and behavior, so it’s critical for scientists to accurately describe the arrangement of folds. But sometimes, they get the entire pattern wrong.

The new study suggests that’s just what happened with alpha-synuclein, the protein that forms clumps called Lewy bodies in the brains of patients with Parkinson’s and certain related disorders. Scientists have long assumed that alpha-synuclein occurs in healthy cells as a single, randomly-coiled chain that resembles a writhing snake. Selkoe’s team has proven, however, that the structure is far more orderly and sophisticated.

“This will open some new therapeutic doors,” said first author Tim Bartels, a postdoctoral researcher in Selkoe’s lab. “Everybody thought the protein was unfolded, so pharmaceutical companies have focused on preventing unfolded alpha-synuclein from aggregating.”

He recommends a new strategy—keeping the folded form of the protein stable.

How did the true structure of alpha-synuclein in healthy cells evade researchers for so long? Scientists knew that alpha-synuclein was abundant in the brain before they made the connection between the protein and Parkinson’s disease in 1997. Experiments in the mid-1990s indicated the protein was stable when exposed to conditions that typically disrupt the structure of most other proteins.

Consider what happens when an egg is boiled: the liquid proteins of the egg white are precipitated by the heat and congeal into a dense white mass. But alpha-synuclein seemed to behave like an egg that remains entirely viscous despite many minutes on the stove. It didn’t precipitate and congeal when boiled. This apparent hardiness made alpha-synuclein easy to work with in the lab. Scientists could boil the protein, even douse it with detergents and other rather harsh chemicals, while ostensibly leaving its structure intact.

Bartels and Selkoe wondered whether labs might be overlooking important aspects of the protein’s natural biology by handling it so roughly, so they designed experiments to probe alpha-synuclein’s behavior using gentler methods. They also bucked a trend by working with protein gathered from human cells rather than from engineered bacteria. The goal was to gain new insight into alpha-synuclein’s clustering behavior.

The initial data took them by surprise. Single, isolated chains of alpha-synuclein—the “monomeric” form of the protein—were absent from their cellular samples.

“I did my PhD on alpha-synuclein, and—like the rest of the world—I assumed that it occurs natively as a monomeric, unfolded protein, so I was shocked,” said Bartels.

Using special gels and other methods that are less disruptive to a protein’s form, the team conducted additional experiments to explore the structure of alpha-synuclein in healthy blood and brain cells. The native protein was exactly four times the predicted weight of a single alpha-synuclein chain, suggesting that cells package four alpha-synuclein chains together as a “tetrameric” unit. Applying sophisticated equipment and techniques, the team validated the molecular weight of the package, confirmed that it consists solely of alpha-synuclein chains and showed that these four chains have orderly twists.

The researchers observed tetrameric alpha-synuclein to be the dominant form of the protein in healthy human cells, and remarkably resistant to aggregation. The tetramers maintained their original structure for 10 days, the entire length of the experiment, while the team monitored their samples for clustering behavior. In stark contrast, alpha-synuclein monomers began to form clusters after a few days and ended up as large aggregates called amyloid fibers. The Lewy bodies that accumulate in the brains of patients with Parkinson’s consist mainly of such amyloid fibers.

“We hypothesize that the folded protein must disassemble into monomers before large pathological aggregates can form,” said Selkoe, who is also co-director of the Center for Neurologic Diseases at Brigham and Women’s Hospital. “If we can keep alpha-synuclein tetrameric and soluble, we might be able to prevent the neuronal degeneration of Parkinson’s disease from progressing—or perhaps from even developing.”

The finding could also prove useful in the quest for new diagnostics. Perhaps ratios of tetrameric protein to monomeric protein in blood cells, serum or spinal fluid will correspond to different propensities or stages of the disease.

Finally, the discovery of the folded tetramers should help labs to uncover the function of alpha-synuclein in healthy cells, which is still much debated. This functional knowledge should, in turn, contribute to researchers’ understanding of Parkinson’s and other diseases characterized by the formation of Lewy bodies rich in aggregated alpha-synuclein.

This research was funded by the National Institute of Neurological Disorders and Stroke.

VALIDADO POR LA SRA. ALBA CALLS.

Focushms.com [en línea] Cambridge (USA): focushms.com, 18 de agosto de 2011 [ref. 14 de agosto de 2011] Disponible en Internet:

http://www.focushms.com/features/new-clue-to-parkinsons/



Un sensor podría detectar precozmente el Alzheimer y el Parkinson

16 05 2011

Un equipo de investigadores españoles y estadounidenses ha desarrollado un sensor óptico basado en una estructura cristalina de nanopartículas de oro capaz de detectar la presencia de ciertas proteínas infecciosas antes de que se den los primeros síntomas de enfermedades como la de Creutzfeldt-Jakob en humanos (de las vacas locas) o, en el futuro, el Alzheimer y el Parkinson. Esta innovación supone un gran avance en la detección precoz de dichas enfermedades.

La base del nuevo método es el supercristal creado, capaz de funcionar como una antena microscópica que identifica las moléculas patógenas. Según explican en su estudio los científicos, el sensor detecta hasta 10 priones (proteínas infecciosas con la estructura secundaria alterada) por cada litro de sangre. Es decir, el nuevo cristal desarrollado es capaz de encontrar una aguja en un pajar.

Como explica el autor principal del estudio, Ramón Álvarez, tras sumergir el supercristal creado con el sensor óptico en una muestra de plasma o sangre centrifugada, “el sensor, que genera un campo eléctrico extremadamente alto en la superficie del cristal, hace que la señal que rebota en los priones (un tipo de proteína patógena) la obtengamos de forma amplificada”. De este modo se puede observar más fácilmente la cantidad de proteínas infecciosas que existen en la sangre.

Aplicaciones del supercristal

La parte más interesante de este desarrollo es su aplicación. Tras años de investigación se ha descubierto que enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer tienen un origen priónico, de modo que, como apunta Álvarez, “podrían diseñarse sistemas de diagnosis temprana para estas enfermedades“, mucho antes de que se den los primeros síntomas. Además, también se podrían detectar de manera “eficiente y regular”, destacan los investigadores, algunas enfermedades con un origen priónico, como la de las vacas locas.

El trabajo desarrollado por los investigadores españoles del CSIC junto con científicos norteamericanos ha sido publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés).

muyInteresante.es [en línea] Madrid (España): muyInteresante.es, 16 de mayo de 2011 [ref. 3 de mayo de 2011] Disponible en Internet:

http://www.muyinteresante.es/un-sensor-detectara-precozmente-el-alzheimer-y-el-parkinson