Identifican 214 neurotóxicos que afectan al desarrollo neuronal de niños y adolescentes

30 10 2014

Los investigadores han identificado 214 neurotóxicos que tienen consecuencias negativas en el desarrollo cerebral de niños y adolescentes, incluso desde la etapa prenatal. Philipe Grandjean, profesor de la Escuela Médica de Harvard (Estados Unidos), habla de una “epidemia silenciosa”, que supone un gasto anual de 9.300 millones de euros en Europa por la pérdida de capacidad intelectual debido al mercurio, de los cuales 4.500 millones de euros en España.

B·Debate, una iniciativa de Biocat y la Obra Social “la Caixa”, reunió los pasados días 16 y 17 de octubre a los mejores expertos en epidemiología y neurociencia en CosmoCaixa para discutir sobre las mejores técnicas en neuroimagen a la hora de analizar los efectos de los factores medioambientales en el desarrollo cerebral, desde la etapa prenatal hasta la adolescencia.

“Queremos conocer si estos efectos medioambientales, como la polución del aire, la alimentación o los químicos, tienen un efecto sobre el desarrollo cerebral y la conducta de los niños y adolescentes”, resume Jordi Sunyer, líder científico de este B·Debate y codirector del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), centro de investigación ISGlobal.

Los elementos medioambientales afectan al coeficiente intelectual de los niños. Aunque la variación pueda ser pequeña, a nivel poblacional la distribución de esta capacidad cognitiva se desplaza, afectando a los grupos de los extremos. Mientras que el número de niños con problemas de aprendizaje pueden aumentar hasta un 50%, los niños superdotados disminuirían un 57%.

Los expertos han coincidido en la necesidad de incluir las técnicas de neuroimagen a los grandes estudios poblacionales para comprender los patrones normales de funcionamiento y desarrollo neuronal. “Los neurocientíficos de diferentes disciplinas necesitamos identificar la correlación entre los factores medioambiental y de neurodesarrollo”, dice sobre las ventajas de la neuroimagen Jordi Júlvez, coordinador científico de este B·Debate e investigador del CREAL.

 

 

Creal.cat [en línea] Barcelona (ESP): creal.cat, 30 de octubre de 2014 [ref. 17 de octubre de 2014] Disponible en Internet: http://www.creal.cat/es_noticies/349/cientificos-identifican-214-neurotoxicos-que-afectan-al-desarrollo-neuronal-de-ninos-y-adolescentes



7 millones de muertes cada año debidas a la contaminación atmosférica

10 07 2014

En nuevas estimaciones publicadas hoy, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa de que en 2012 unos 7 millones de personas murieron –una de cada ocho del total de muertes en el mundo- como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Esta conclusión duplica con creces las estimaciones anteriores y confirma que la contaminación atmosférica constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas.

 

 

Enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cáncer

En particular, los nuevos datos revelan un vínculo más estrecho entre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y las enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrovasculares y las cardiopatías isquémicas, así como entre la contaminación atmosférica y el cáncer. Esto es además de la función que desempeña la contaminación atmosférica en el desarrollo de enfermedades respiratorias, como las infecciones respiratorias agudas y las neumopatías obstructivas crónicas.

Las nuevas estimaciones no solo se deben a un conocimiento más amplio de las enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica, sino también a una mejor evaluación de la exposición humana a los contaminantes atmosféricos gracias a mediciones y tecnología más avanzadas. Ello ha permitido a los científicos analizar más pormenorizadamente los riesgos para la salud a partir de una distribución demográfica más amplia que incluye ahora las zonas rurales, además de las urbanas.

Por regiones, los países de ingresos bajos y medianos en las Regiones de Asia Sudoriental y del Pacífico Occidental de la OMS soportaron la mayor carga relacionada con la contaminación en 2012, con un total de 3,3 millones de muertes vinculadas con la contaminación del aire de interiores y 2,6 millones de muertes relacionadas con la contaminación atmosférica.

 

 

Prevenir las enfermedades no transmisibles

«Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos», comenta la Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño. «Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire de interiores puesto que pasan más tiempo en sus casa respirando los humos y el hollín de las cocinas de carbón y leña con fugas.»

 

«Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos.»  Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño

 

En la evaluación se incluye el siguiente desglose de las muertes atribuidas a enfermedades específicas, lo que pone de relieve que la gran mayoría de las muertes vinculadas a la contaminación atmosférica se deben a enfermedades cardiovasculares:

 

Muertes debidas a la contaminación atmosférica – desglose por enfermedad:

40% – cardiopatía isquémica;

40% – accidente cerebrovascular;

11% – neumopatía obstructiva crónica;

6% – cáncer de pulmón; y

3% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños.

 

Muertes debidas a la contaminación del aire de interiores – desglose por enfermedad:

34% – accidente cerebrovascular;

26% – cardiopatía isquémica;

22% – neumopatía obstructiva crónica;

12% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños; y

6% – cáncer de pulmón.

 

Las nuevas estimaciones se basan en los últimos datos de la OMS sobre mortalidad de 2012 y en las pruebas de que la exposición a la contaminación atmosférica supone un riesgo para la salud. Las estimaciones de la exposición de las personas a la contaminación atmosférica en diferentes partes del mundo se formularon a través de una nueva cartografía de datos mundiales que incluía datos recabados por satélite, mediciones procedentes de la vigilancia en tierra y datos sobre emisiones contaminantes procedentes de fuentes fundamentales, así como de modelos sobre las pautas de desplazamiento de la contaminación en el aire.

 

Riesgos superiores a lo que previamente se pensaba

«Los riesgos debidos a la contaminación atmosférica son superiores a lo que previamente se pensaba o entendía, en especial para las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares», observa la Dra. María Neira, Directora del Departamento de la OMS de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. «En la actualidad hay pocos riesgos que afecten tanto a la salud en el mundo como la contaminación atmosférica; las pruebas apunta a la necesidad de medidas concertadas para limpiar el aire que todos respiramos.»

Tras analizar los factores de riesgo y tener en cuenta las revisiones en la metodología, la OMS estima que la contaminación del aire de interiores tuvo que ver con 4,3 millones de muertes en 2012 en hogares en los que para cocinar se utilizan estufas de carbón, leña y biomasa. La nueva estimación se explica por la mejor información sobre la exposición a la contaminación entre los 2900 millones de personas que se calcula que viven en hogares en los que se utiliza leña, carbón o bosta como combustibles principales para cocinar, así como por las pruebas de que la contaminación atmosférica está relacionada con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y neumonías, y cánceres.

En el caso de la contaminación atmosférica, la OMS estima que en 2012 se produjeron 3,7 millones de muertes a causa de fuentes urbanas y rurales en todo el mundo.

 

Una consecuencia de políticas que no son sostenibles

Son muchas las personas expuestas a los dos tipos de contaminación: la atmosférica y la del aire de interiores. A causa de este solapamiento, la mortalidad atribuida a las dos fuentes no puede simplemente sumarse, de ahí la estimación total de unos 7 millones de muertes en 2012.

«La excesiva contaminación atmosférica es a menudo una consecuencia de políticas que no son sostenibles en sectores como el del transporte, la energía, la gestión de desechos y la industria pesada. En la mayoría de los casos, será también más económico a largo plazo aplicar estrategias que den prioridad a la salud debido al ahorro en los costos de la atención sanitaria, además de los beneficios para el clima», señala el Dr. Carlos Dora, Coordinador de la OMS en el Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. «La OMS y los sectores de la salud desempeñan una función única para traducir las pruebas científicas sobre la contaminación atmosférica en políticas que pueden marcar la diferencia y aportar mejoras que salvarán vidas.»

La publicación de los datos de hoy es un salto importante en el avance de la hoja de ruta de la OMS para la prevención de las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica. Ello supone la creación bajo los auspicios de la OMS de una plataforma mundial sobre la calidad del aire y la salud que permita generar mejores datos sobre las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica y un apoyo más robusto para los países y ciudades mediante orientaciones, información y datos que demuestren los beneficios para la salud derivados de intervenciones fundamentales.

Este mismo año, la OMS publicará unas directrices sobre la calidad del aire de interiores en las que se aborda el uso de los combustibles domésticos, y se analizan los datos sobre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y la mortalidad conexa, además de la información actualizada sobre las mediciones de la calidad del aire en 1600 ciudades de todas las regiones del mundo.

 

Para más información puede ponerse en contacto con:

Tarik Jasarevic 
Departamento de Comunicaciones, OMS 
Móvil: +41 79 367 6214
Tel.: +41 22 791 5099
Correo electrónico: jasarevict@who.int

Glenn Thomas
Departamento de Comunicaciones, OMS 
Tel.: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Nada Osseiran
Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente, OMS.
Tel.: +41 22 791 4475
Móvil: +4179 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int

 

 

Who.int [en línea] Ginebra (SUI): who.int, 10 de julio de 2014 [ref. 25 de marzo de 2014] Disponible en Internet: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2014/air-pollution/es/



Even low levels of air pollution increases risk of cancer

26 09 2013

Prolonged exposure to particulate air pollution increases the risk of lung cancer even at levels below the European Union limit values, according to one of the largest studies of its kind published in The Lancet Oncology. In particular, there was a strong link to a type of lung cancer called adenocarcinoma, which frequently affect non-smokers.

 

The current study is based on the European Study of Cohorts for Air Pollution Effects (ESCAPE), which is coordinated by the University of Utrech in the Netherlands. Researchers from several departments at Karolinska Institutet participated in the Swedish part of the study, which was coordinated by the Institute of Environmental Medicine. In all, researchers used data from about 313,000 people in nine European countries. Air pollution concentration of particulate matter with a diameter of less than 2.5 micrometre (PM2.5), and less than 10 micrometre (PM10) was estimated at the participants’ home addresses.

 

Sources of particulate matter air pollution include traffic, industry, and domestic heating. Participants were tracked for new lung cancer diagnoses in national and local cancer registries, and the researchers applied statistical modelling to separate the influence of air pollutants from other factors like smoking, diet, and occupation.

 

Among the participants, 2095 developed lung cancer during the average 13 years of follow up. The analysis showed that for every increase of 5 micrograms per cubic meter of PM2.5 pollution, the risk of lung cancer rose by 18%. For every increase of 10 micrograms per cubic meter in PM10 pollution the risk increased by 22%, with stronger effects indicated for adenocarcinomas.

 

According to the authors the association between particulate matter air pollution and the risk for lung cancer persisted also at concentrations below the existing European Union air quality limit values for PM10 (40 micrograms per cubic meter) and PM2.5 (25 micrograms per cubic meter).

 

This research was funded by the European Union’s Seventh Frame Program.

 

Publication:

 

Ole Raaschou-Nielsen, Zorana J Andersen, Rob Beelen, Evangelia Samoli, Massimo Stafoggia, Gudrun Weinmayr, Barbara Hoffmann, Paul Fischer, Mark J Nieuwenhuijsen, Bert Brunekreef, Wei W Xun, Klea Katsouyanni, Konstantina Dimakopoulou, Johan Sommar, Bertil Forsberg, Lars Modig, Anna Oudin, Bente Oftedal, Per E Schwarze, Per Nafstad, Ulf De Faire, Nancy L Pedersen, Claes-Göran Östenson, Laura Fratiglioni, Johanna Penell, Michal Korek, Göran Pershagen, Kirsten T Eriksen, Mette Sørensen, Anne Tjønneland, Thomas Ellermann, Marloes Eeftens, Petra H Peeters, Kees Meliefste, Meng Wang, Bas Bueno-de-Mesquita, Timothy J Key, Kees de Hoogh, Hans Concin, Gabriele Nagel, Alice Vilier, Sara Grioni, Vittorio Krogh, Ming-Yi Tsai, Fulvio Ricceri, Carlotta Sacerdote, Claudia Galassi, Enrica Migliore, Andrea Ranzi, Giulia Cesaroni, Chiara Badaloni, Francesco Forastiere, Ibon Tamayo, Pilar Amiano, Miren Dorronsoro, Antonia Trichopoulou, Christina Bamia, Paolo Vineis & Gerard Hoek

Air pollution and lung cancer incidence in 17 European cohorts: prospective analyses from the European Study of Cohorts for Air Pollution Effects (ESCAPE)

The Lancet Oncology, online 10 July 2013, http://dx.doi.org/10.1016

 


 

Ki.se [en línea] Solna (SUE): ki.se, 26 de septiembre de 2013 [ref. 10 de julio de 2013] Disponible en Internet: http://ki.se/ki/jsp/polopoly.jsp?d=130&a=166034&l=en&newsdep=130