Primer atlas mundial de las necesidades de cuidados paliativos no atendidas

4 08 2014

Actualmente solo una de cada 10 personas que necesitan cuidados paliativos, esto es, atención médica para aliviar el dolor, los síntomas y el estrés causados por enfermedades graves, recibe esa atención. Las necesidades no atendidas han quedado descritas por primera vez en el Atlas of Palliative Care at the End of Life (Atlas Mundial de Cuidados Palia-tivos al Final de la Vida), publicado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Worldwide Palliative Care Alliance (WPCA).

El objetivo no es solo aliviar el dolor y mitigar el sufrimiento

El objetivo de los cuidados paliativos no es solo aliviar el dolor, sino también mitigar el sufrimiento físico, psicosocial y emocional de los pacientes con enfermedades graves en fase avanzada y ayudar a los familiares de esas personas a cuidar de sus seres queridos.

Aproximadamente una tercera parte de quienes necesitan cuidados paliativos tiene cáncer. El resto padece enfermedades degenerativas que afectan al corazón, los pulmones, el hígado, los riñones o el cerebro, o enfermedades crónicas o poten-cialmente mortales, como la infección por VIH y la tuberculosis farmacorresistente.

Se calcula que todos los años más de 20 millones de pacientes necesitan cuidados paliativos al final de la vida, de los cuales cerca de un 6% son niños. Si se incluye a todas las personas que podrían recibir cuidados paliativos en una fase anterior de su enfermedad, la cifra correspondiente ascendería al menos a 40 millones. Los cuidados paliativos y terminales a menudo abarcan algún tipo de apoyo a los fami-liares del paciente, lo que significa que las necesidades de atención se multiplicarían por más de dos.

 

80% de las necesidades mundiales corresponde a países de ingresos bajos y medianos

En 2011, unos tres millones de pacientes, la mayoría de ellos terminales, recibieron cuidados paliativos. Aunque gran parte de ese tipo de asistencia se presta en los países de ingresos altos, casi el 80% de las necesidades mundiales de asistencia paliativa corresponde a países de ingresos bajos y medianos. Solo 20 países del mundo han integrado adecuadamente los cuidados paliativos en los sistemas de atención sanitaria1.

«El Atlas muestra que, en su inmensa mayoría, las necesidades mundiales de cuidados terminales están relacionadas con enfermedades no transmisibles, como cáncer, cardiopatías, accidente cerebrovascular y enfermedades pulmonares», ha señalado el Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. «Al tiempo que reforzamos las actividades destinadas a reducir la carga de las enfermedades que actualmente provocan más muertes en el mundo, debemos aliviar el sufrimiento de quienes padecen enfermedades degenerativas y no responden a los tratamientos curativos.»

 

Un componente esencial de todos los sistemas de atención de salud

En el Atlas se insta a todos los países a que incluyan la asistencia paliativa como componente esencial de todos los sistemas de atención de salud, en consonancia con los esfuerzos por alcanzar la cobertura sanitaria universal, lo cual implica afrontar problemas como:

  • la falta de políticas que reconozcan la asistencia paliativa y la necesidad de cuidados de los pacientes terminales y de quienes padecen enfermedades degenerativas;
  • la falta de recursos para establecer los servicios oportunos, entre otras cosas, para garantizar acceso a medicamentos esenciales, especialmente analgésicos;
  • la falta de conocimientos de los profesionales sanitarios, los voluntarios de las comunidades y el público en general sobre los beneficios de los cuidados paliativos.

 

«Nuestros esfuerzos por ampliar los cuidados paliativos han de centrarse en aliviar el sufrimiento de las personas con menos recursos y hacer posible que estas se be-neficien de la asistencia paliativa», ha añadido David Praill, Copresidente de WPCA. «Se necesitarán valentía y creatividad en el proceso de aprendizaje colectivo sobre cómo integrar los cuidados paliativos en los sistemas de atención de salud con muy pocos recursos.»

La semana pasada, el Consejo Ejecutivo de la OMS instó a los países a reforzar la asistencia paliativa y a integrarla en sus sistemas de atención de salud. Está previs-to que esta cuestión se examine en la 67.º Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en mayo de 2014.

La importancia de los cuidados paliativos se ha puesto de relieve en el plan de ac-ción mundial de la OMS para la prevención y el control de enfermedades no trans-misibles 2013-2020 y en la última Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales, que incluye una sección específica sobre medicamentos para cuidados paliativos.

1 Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Estados Unidos de América, Francia, Irlanda, Islandia, Italia, Japón, Noruega, Polonia, Región Administrativa Especial de Hong Kong, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Rumania, Singapur, Suecia, Suiza y Uganda.

 

La Worldwide Palliative Care Alliance (WPCA) es una red de acción mundial, centrada exclusivamente en el desarrollo de los cuidados terminales y paliativos a nivel mundial. Está integrada por organizaciones nacionales y regionales dedicadas a esos cuidados y organizaciones afiliadas que respaldan ese tipo de asistencia. La WPCA mantiene relaciones oficiales con la OMS, y esta publicación es fruto de esa relación. La Alianza es la contraparte internacional de www.ehospice.com, un servicio internacional de información y noticias sobre asistencia paliativa; asimismo, organiza el Día Mundial de los Cuidados Paliativos. Para más información sobre la WPCA, véase: www.thewpca.org.

 

Para más información puede ponerse en contacto con:

Glenn Thomas
Oficial de Comunicaciones y Portavoz, OMS
Tel.: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Dr Stephen Connor
Investigador Superior, WPCA
Tel.: + 1 703 980 8737
Correo electrónico: sconnor@thewpca.org

 

 

Who.int [en línea] Ginebra (SUI): who.int, 04 de agosto de 2014 [ref. 28 de enero de 2014] Disponible en Internet: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2014/palliative-care-20140128/es/



7 millones de muertes cada año debidas a la contaminación atmosférica

10 07 2014

En nuevas estimaciones publicadas hoy, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa de que en 2012 unos 7 millones de personas murieron –una de cada ocho del total de muertes en el mundo- como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Esta conclusión duplica con creces las estimaciones anteriores y confirma que la contaminación atmosférica constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas.

 

 

Enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cáncer

En particular, los nuevos datos revelan un vínculo más estrecho entre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y las enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrovasculares y las cardiopatías isquémicas, así como entre la contaminación atmosférica y el cáncer. Esto es además de la función que desempeña la contaminación atmosférica en el desarrollo de enfermedades respiratorias, como las infecciones respiratorias agudas y las neumopatías obstructivas crónicas.

Las nuevas estimaciones no solo se deben a un conocimiento más amplio de las enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica, sino también a una mejor evaluación de la exposición humana a los contaminantes atmosféricos gracias a mediciones y tecnología más avanzadas. Ello ha permitido a los científicos analizar más pormenorizadamente los riesgos para la salud a partir de una distribución demográfica más amplia que incluye ahora las zonas rurales, además de las urbanas.

Por regiones, los países de ingresos bajos y medianos en las Regiones de Asia Sudoriental y del Pacífico Occidental de la OMS soportaron la mayor carga relacionada con la contaminación en 2012, con un total de 3,3 millones de muertes vinculadas con la contaminación del aire de interiores y 2,6 millones de muertes relacionadas con la contaminación atmosférica.

 

 

Prevenir las enfermedades no transmisibles

«Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos», comenta la Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño. «Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire de interiores puesto que pasan más tiempo en sus casa respirando los humos y el hollín de las cocinas de carbón y leña con fugas.»

 

«Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos.»  Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño

 

En la evaluación se incluye el siguiente desglose de las muertes atribuidas a enfermedades específicas, lo que pone de relieve que la gran mayoría de las muertes vinculadas a la contaminación atmosférica se deben a enfermedades cardiovasculares:

 

Muertes debidas a la contaminación atmosférica – desglose por enfermedad:

40% – cardiopatía isquémica;

40% – accidente cerebrovascular;

11% – neumopatía obstructiva crónica;

6% – cáncer de pulmón; y

3% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños.

 

Muertes debidas a la contaminación del aire de interiores – desglose por enfermedad:

34% – accidente cerebrovascular;

26% – cardiopatía isquémica;

22% – neumopatía obstructiva crónica;

12% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños; y

6% – cáncer de pulmón.

 

Las nuevas estimaciones se basan en los últimos datos de la OMS sobre mortalidad de 2012 y en las pruebas de que la exposición a la contaminación atmosférica supone un riesgo para la salud. Las estimaciones de la exposición de las personas a la contaminación atmosférica en diferentes partes del mundo se formularon a través de una nueva cartografía de datos mundiales que incluía datos recabados por satélite, mediciones procedentes de la vigilancia en tierra y datos sobre emisiones contaminantes procedentes de fuentes fundamentales, así como de modelos sobre las pautas de desplazamiento de la contaminación en el aire.

 

Riesgos superiores a lo que previamente se pensaba

«Los riesgos debidos a la contaminación atmosférica son superiores a lo que previamente se pensaba o entendía, en especial para las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares», observa la Dra. María Neira, Directora del Departamento de la OMS de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. «En la actualidad hay pocos riesgos que afecten tanto a la salud en el mundo como la contaminación atmosférica; las pruebas apunta a la necesidad de medidas concertadas para limpiar el aire que todos respiramos.»

Tras analizar los factores de riesgo y tener en cuenta las revisiones en la metodología, la OMS estima que la contaminación del aire de interiores tuvo que ver con 4,3 millones de muertes en 2012 en hogares en los que para cocinar se utilizan estufas de carbón, leña y biomasa. La nueva estimación se explica por la mejor información sobre la exposición a la contaminación entre los 2900 millones de personas que se calcula que viven en hogares en los que se utiliza leña, carbón o bosta como combustibles principales para cocinar, así como por las pruebas de que la contaminación atmosférica está relacionada con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y neumonías, y cánceres.

En el caso de la contaminación atmosférica, la OMS estima que en 2012 se produjeron 3,7 millones de muertes a causa de fuentes urbanas y rurales en todo el mundo.

 

Una consecuencia de políticas que no son sostenibles

Son muchas las personas expuestas a los dos tipos de contaminación: la atmosférica y la del aire de interiores. A causa de este solapamiento, la mortalidad atribuida a las dos fuentes no puede simplemente sumarse, de ahí la estimación total de unos 7 millones de muertes en 2012.

«La excesiva contaminación atmosférica es a menudo una consecuencia de políticas que no son sostenibles en sectores como el del transporte, la energía, la gestión de desechos y la industria pesada. En la mayoría de los casos, será también más económico a largo plazo aplicar estrategias que den prioridad a la salud debido al ahorro en los costos de la atención sanitaria, además de los beneficios para el clima», señala el Dr. Carlos Dora, Coordinador de la OMS en el Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. «La OMS y los sectores de la salud desempeñan una función única para traducir las pruebas científicas sobre la contaminación atmosférica en políticas que pueden marcar la diferencia y aportar mejoras que salvarán vidas.»

La publicación de los datos de hoy es un salto importante en el avance de la hoja de ruta de la OMS para la prevención de las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica. Ello supone la creación bajo los auspicios de la OMS de una plataforma mundial sobre la calidad del aire y la salud que permita generar mejores datos sobre las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica y un apoyo más robusto para los países y ciudades mediante orientaciones, información y datos que demuestren los beneficios para la salud derivados de intervenciones fundamentales.

Este mismo año, la OMS publicará unas directrices sobre la calidad del aire de interiores en las que se aborda el uso de los combustibles domésticos, y se analizan los datos sobre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y la mortalidad conexa, además de la información actualizada sobre las mediciones de la calidad del aire en 1600 ciudades de todas las regiones del mundo.

 

Para más información puede ponerse en contacto con:

Tarik Jasarevic 
Departamento de Comunicaciones, OMS 
Móvil: +41 79 367 6214
Tel.: +41 22 791 5099
Correo electrónico: jasarevict@who.int

Glenn Thomas
Departamento de Comunicaciones, OMS 
Tel.: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Nada Osseiran
Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente, OMS.
Tel.: +41 22 791 4475
Móvil: +4179 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int

 

 

Who.int [en línea] Ginebra (SUI): who.int, 10 de julio de 2014 [ref. 25 de marzo de 2014] Disponible en Internet: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2014/air-pollution/es/



Alertan fallas en guías médicas

12 05 2014

Las 664 guías médicas de la Secretaría de Salud, que buscan estandarizar la atención a pacientes, no funcionan, alertaron especialistas.

Carmen García Peña, investigadora del IMSS, aseguró que los manuales no están actualizados y no se usan.

“Si hago una guía para mejorar el manejo de la diabetes, lo que espero es que haya pacientes diabéticos mejor controlados”, externó en entrevista.

“Esa sería prueba de que una guía funciona, pero los datos de las encuestas nacionales de salud, que se hacen cada seis años, revelan que la prevalencia de diabéticos sigue aumentando”, señaló la especialista que ha participado en la elaboración de diversas guías.

Juan Luis Durán, jefe del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, indicó, por su parte, que antes de buscar homogeneizar la atención se debe garantizar algo fundamental: Que haya médicos generales en cada clínica de atención de primer nivel.

Consideró que las guías podrían ser muy útiles si el sistema no estuviera en crisis.

La guía dice que debes de tratar con estos medicamentos al paciente, y resulta que el IMSS está desfinanciado y no puede comprar todos los medicamentos que necesitarías y, por lo tanto, la guía no se puede aplicar“.

Un estudio de la Dirección General de Evaluación del Desempeño revela que en el país sólo 53 por ciento de médicos de primer nivel, y 49 por ciento en los hospitales, recibieron algún tipo de capacitación sobre las guías.

María Luisa González Rétiz, directora del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud, que depende de la Ssa, reconoció que aún falta lograr que las guías estén disponibles para que el médico las conozca, consulte e implemente.

 

Elsiglodetorreon.com.mx [en línea] Torreon, Coahuila (MEX): elsiglodetorreon.com.mx, 12 de mayo de 2014 [ref. 23 de marzo de 2014] Disponible en Internet: http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/975063.alertan-fallas-en-guias-medicas.html antes de buscar homogeneizar la atención se debe garantizar algo fundamental: Que haya médicos generales en cada clínica de atención de primer nivel



Sra Escala. GAMIFICACIÓN: Jugar a vivir más y mejor.

3 12 2012

Elena Escala Sáenz

Redactora Jefe de Diariomedico.com

 

 

La gamificación es, junto a las redes sociales y la mobile health, una de las grandes apuestas del sector sanitario para los próximos 5 años. Se trata de incorporar al ámbito de la salud el factor lúdico propio de los videojuegos con el fin de fomentar estilos de vida saludables, conseguir objetivos de prevención o mejorar el control de enfermos crónicos.

Según un informe de la consultora norteamericana Gartner, en 2015 más del 50 por ciento de las empresas habrán incorporado la gamificación en su estrategia de fidelización de clientes y en 2014 el 70 por ciento contarán con al menos una aplicación basada en la gamificación.

Lo cierto es que la gamificación no es algo nuevo. Utilizar los juegos para motivar a las personas y ayudarles a conseguir o incluso mejorar sus objetivos es una estrategia muy antigua; sin embargo, no ha sido hasta la llegada de los videojuegos y otros avances tecnológicos que la gamificación ha conseguido un merecido respaldo para su validación.

Hoy es habitual utilizar aplicaciones que nos marcan objetivos, los comparan con los de otros usuarios y nos plantean retos que debemos superar, mejorando de esta manera nuestras propias marcas con un punto extra de diversión. El factor social en la Red es fundamental para dar sentido a la competición y ya se ha aplicado con éxito en marketing, selección de personal, gestión, productividad y fidelización de usuarios, y cada vez más sectores apuestan por la gamificación.

El sanitario no se queda atrás, y hoy contamos con varios ejemplos del uso de la gamificación, más allá de los típicos juegos que buscan modificar parámetros relacionados con la actividad física y la alimentación. Especialistas de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid, están trabajando en la validación de un protocolo de ejercicios de rehabilitación basados en videojuegos ya existentes, y el Hospital NISA Aguas Vivas, en Valencia, diseña juegos informáticos ad hoc para la rehabilitación cognitiva.

Fuera de nuestras fronteras, grupos de trabajo de la Universidad de California, en San Francisco, ya han demostrado que la gamificación aplicada al entrenamiento cognitivo intensivo tiene efectos positivos en la esquizofrenia, y la Diabetes Hands Foundation, dirigida por Manny Hernández, ha cosechado uno de sus mayores éxitos gracias a HealthSeeker, una aplicación para diabéticos que cada día les plantea unos retos de salud. Una vez alcanzados se reciben unos puntos y la puntuación se notifica a través de las redes sociales (Facebook y Twitter). Además, el refuerzo positivo que una persona pueda ejercer sobre otros participantes también se premia con puntos, lo que potencia la interacción entre todos los miembros de la comunidad.

Asimismo, uno de los sectores más interesados en el desarrollo de la gamificación es el de las aseguradoras. En sistemas sanitarios básicamente privados, como el norteamericano, la gamificación puede ahorrar mucho dinero tanto a las aseguradoras como a los empleadores. De ahí que grandes grupos empresariales que emplean a cientos de trabajadores en grandes superficies hayan introducido “juegos” a través de los cuales monitorizan la salud de sus empleados y les plantean retos u objetivos que, una vez alcanzados, se traducen en una reducción en el coste de la póliza o en beneficios económicos y sociales.

Por lo tanto, la gamificación debe verse como algo más que una herramienta social de marketing y publicidad; la gamificación tal vez sea la mejor aliada de las políticas de salud pública del futuro.



Los pesticidas cobran en salud

20 09 2012

El uso de productos químicos peligrosos también en aumento en Asia, causando graves daños al medio ambiente y la salud tanto de las personas.

 

rice-duck-pesticides-005-460x225

El coste estimado de la intoxicación por plaguicidas supera el importe total de la ayuda internacional para los servicios básicos de salud para la región, excluyendo el VIH / SIDA

 

El coste potencial de enfermedades relacionadas con pesticidas en África subsahariana entre 2005 y 2020 podría llegar a $ 90bn (£ 56bn), según un informe de la ONU difundido el miércoles destacando la salud cada vez mayor y los riesgos ambientales de los productos químicos.

Dijo que el coste estimado de la intoxicación por plaguicidas supera el importe total de la ayuda internacional para los servicios básicos de salud para la región, excluyendo el VIH / SIDA.

El informe del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA) advirtió que el aumento de la producción de productos químicos, especialmente en las economías emergentes donde existen más débiles salvaguardas, constituye un peligro para el medio ambiente y el aumento de los costes sanitarios. Se instó a los gobiernos a intensificar la acción y la industria para cumplir con una meta establecida por las naciones del mundo en el 2002 para producir y utilizar productos químicos para el año 2020 de manera que se reduzcan al mínimo los efectos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente.

Rachel Massey, del Massachusetts Institute Reducción del Uso de Tóxicos de la Universidad de Massachusetts Lowell, uno de los autores del informe, dijo en una conferencia de prensa en la presentación del informe que la producción química está creciendo en todo el mundo, pero el crecimiento es más rápido en las economías emergentes.
 A partir de 2012-2020, dijo, la producción de sustancias químicas en América del Norte y Europa se espera que aumenten en un 25% en comparación con un crecimiento de alrededor del 50% en la región Asia-Pacífico, el 40% en África y el Oriente Medio, y el 33 % en América Latina.

“Los estudios, proyectando tendencias para 2050, prevé que las ventas mundiales de productos químicos crecerá alrededor del 3% por año hasta el 2050″, dijo el informe. 
Unep dijo que la producción química ha crecido a $ 4.12tn (£ 2,5 bn), en comparación con $ 171bn (£ 107bn) en 1970. Pero de los más de 140.000 sustancias químicas que se estima estará en el mercado hoy en día, el PNUMA dijo que sólo una fracción ha sido evaluado a fondo para determinar sus efectos sobre la salud y el medio ambiente.

Massey dijo que el informe se examinaron benceno, un carcinógeno bien conocido asociado con la leucemia y otras enfermedades cuyo uso en Asia en las últimas dos décadas se ha multiplicado múltiple. Se encontró que el consumo de benceno creció 800% en China desde 1.990 hasta 2.008 en comparación con el 13% en América del Norte, dijo.
 En los países más ricos, el PNUMA, dijo, los datos indicaron que los productos químicos inorgánicos incluyendo amoníaco, sulfuro de hidrógeno, ácido sulfúrico y ácido clorhídrico estan rutinariamente entre los contaminantes liberados en mayor cantidad.

La Perspectiva Global de Productos Químicos informó que las intoxicaciones por productos químicos industriales y agrícolas se encuentran entre las primeras cinco causas de muerte en el mundo, contribuyendo en más de 1 millón de muertes al año.

En el informe se recogen datos científicos, técnicos y socioeconómicos, por primera vez en la producción mundial, el comercio, el uso y eliminación de productos químicos, sus efectos sobre la salud y sobre sus consecuencias económicas.

El Director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, dijo que el mundo es cada vez más dependientes de los productos químicos, de fertilizantes y productos petroquímicos y plásticos para electrónica, para el desarrollo económico, pero los beneficios que los productos químicos pueden proporcionar no debe realizarse a expensas de la salud humana y el medio ambiente.

“La contaminación y las enfermedades relacionadas con él, el uso no sostenible de producción y eliminación de los productos químicos pueden, de hecho, obstaculizar el progreso hacia los objetivos clave de desarrollo, al afectar los suministros de agua, la seguridad alimentaria, el bienestar o la productividad de los trabajadores”, dijo Steiner.

 

 

Biodiversidades.com [en línea] Bogotá (COL): biodiversidades.com, 20 de septiembre de 2012 [ref. 07 de septiembre de 2012] Disponible en Internet: http://www.biodiversidades.com/2012/09/07/los-pesticidas-cobran-en-salud/



Las pandemias en la era de Twitter: “Infodemiology” y “Infoveillance” como nuevos métodos para investigación en traducción del conocimiento y vigilancia sindrómica

24 02 2011

Pandemics in the Age of Twitter: Infodemiology and infoveillance as new methods for knowledge translation research and syndromic surveillance.

¿Cómo de efectivamente se comunicaron los funcionarios de salud pública con la población durante la pandemia H1N1? ¿Cómo reaccionó la población ante la salud pública y el sistema de atención de la salud? ¿Qué papel deben los medios de comunicación sociales jugar en la estrategia global de comunicación de las agencias de salud pública?  ¿Puede Twitter ser utilizado para detectar las epidemias antes de tiempo?

Estas preguntas pueden ser respondidas por “Infodemiologists“. “Infodemiology” es un emergente campo de la investigación en la encrucijada entre la población usuaria de servicios de salud, la informática y el sistema público de salud. Se puede definir como la ciencia de distribución y determinantes de la información en un medio electrónico, específicamente en Internet, con el objetivo último de informar a la salud pública.

infodemiology

El Dr. Gunther Eysenbach, un pionero en esta área de investigación, está analizando datos longitudinales que su grupo recogió durante el brote de H1N1 de Twitter. Su grupo ha desarrollado un sistema de infovigilancia (PoC) llamado Infovigil, que puede identificar, archivar y analizar información, relacionada con la salud, de Twitter y flujos de información de Internet y otros medios de comunicación social. Infoveillance tiene el potencial, no sólo de detectar los brotes y otros hechos relevantes de la salud pública de forma precoz, sino que también nos puede ayudar a entender la situación de la población durante una emergencia de salud púbica. En última instancia nos informa de cómo las agencias de salud pública y los responsables políticos deberían usar medios de comunicación sociales ante futuras amenazas para la salud pública en un contexto de difusión de la información y estrategias en traducción del conocimiento.

ehealthinnovation.org [en línea] Toronto (Ontario, Canadá): ehealthinnovation.org,  Pandemics in the Age of Twitter: Infodemiology and infoveillance as new methods for knowledge translation research and syndromic surveillance [ref. 24 de febrero de 2011] Disponible en internet (documento en PDF): Centre of Global eHelth Innovation Annual Report 2009/10



Dr KERDEL-VEGAS: ¿Será posible detener los estragos del Alzheimer?

3 01 2011

Dr. Francisco Kerdel-Vegas

francisco.kerdelvegas@gmail.com

www.bitacoramedica.com

No es posible pasar por alto una decisión del significado de la ley para combatir la enfermedad de Alzheimer que el Congreso de los Estados Unidos aprobó por unanimidad a comienzos del mes de diciembre de 2010. Con este proyecto se intenta combatir con éxito esta terrible enfermedad cerebral en un lapso de 10 años.

Los comentaristas más destacados hacen una analogía entre esta estrategia de la administración del presidente Obama y otras dos decisiones fundamentales en la historia reciente de los Estados Unidos, como fueron la de colocar un hombre en la luna por parte de John F. Kennedy (que efectivamente se cumplió antes del plazo acordado de una década) y la de Ronald Reagan de derrotar al comunismo (menos de un año de haber terminado su segundo período presidencial, cayó el muro de Berlin, y con él la amenaza comunista internacional).

Ese es uno de los rasgos más interesantes e impactantes de la psicología colectiva de los norteamericanos; fijarse objetivos capaces de movilizar el espíritu de los ciudadanos de esa gran nación, poniendo sus inmensos recursos humanos y económicos al servicio de una gran idea como es sin dudas el proyecto Alzheimer. En el campo de la medicina lo han logrado antes con enfermedades tan desvastadoras como la poliomielitis, y más recientemente logrando controlar el SIDA.

¿Pero por qué la enfermedad de Alzheimer? Las estadísticas son incontrovertibles; la enfermedad se ha convertido por su frecuencia y sus estragos en el problema número uno de la salud pública de los Estados Unidos. Antes que nada es preciso señalar que ya adquirió las características de una verdadera epidemia, ya que produce la muerte de 5,3 millones de ciudadanos de ese país en un año, y compromete la actividad económica de 11 millones más, dedicados a cuidar de los enfermos. El costo es astronómico y llega a más de 170 billones de dólares al año, con una proyección de alcanzar a 2 trillones de dólares en la próxima década.

Los expertos saben bien que la mejor estrategia es prevenir la enfermedad y la experiencia ganada en la batalla contra el SIDA demuestra que los 10 billones de dólares empleados por el gobierno en transformar esa enfermedad de ser un “asesino agresivo” en un padecimiento tratable, le ahorraron a la nación 1,4 trillones que se hubiesen gastado en tratar a los enfermos.

Esas experiencias positivas; esas batallas libradas y ganadas en el terreno de la salud pública, permiten a los contribuyentes estadounidenses tener calculadas esperanzas en que pueden hacerlo una vez más, aportando los ingentes recursos necesarios, sabiendo de antemano que con solo prolongar por cinco años el inicio de la enfermedad lograrían reducir en 1,6 millones el número de muertes por Alzheimer, con un ahorro de 362 millones de dólares para el año 2050.

Es a todas luces evidente que esa enorme movilización de recursos en la investigación de los secretos que abriga el cerebro humano tendrán notables consecuencias positivas en nuestros conocimientos de su funcionamiento y en el tratamiento de muchas otras enfermedades neurológicas que actualmente arruinan la vida de millones de seres humanos.

Este noble esfuerzo, como objetivo central de toda una nación, redundará en beneficio de toda la humanidad y con ello la gratitud de toda la comunidad de naciones.

¿SERÁ POSIBLE DETENER LOS ESTRAGOS DEL ALZHEIMER?

Francisco Kerdel-Vegas

francisco.kerdelvegas@gmail.com

www.bitacoramedica.com

No es posible pasar por alto una decisión del significado de la ley para combatir la enfermedad de Alzheimer que el Congreso de los Estados Unidos aprobó por unanimidad a comienzos del mes de diciembre de 2010. Con este proyecto se intenta combatir con éxito esta terrible enfermedad cerebral en un lapso de 10 años.

Los comentaristas más destacados hacen una analogía entre esta estrategia de la administración del presidente Obama y otras dos decisiones fundamentales en la historia reciente de los Estados Unidos, como fueron la de colocar un hombre en la luna por parte de John F. Kennedy (que efectivamente se cumplió antes del plazo acordado de una década) y la de Ronald Reagan de derrotar al comunismo (menos de un año de haber terminado su segundo período presidencial, cayó el muro de Berlin, y con él la amenaza comunista internacional).

Ese es uno de los rasgos más interesantes e impactantes de la psicología colectiva de los norteamericanos; fijarse objetivos capaces de movilizar el espíritu de los ciudadanos de esa gran

nación, poniendo sus inmensos recursos humanos y económicos al servicio de una gran idea como es sin dudas el proyecto Alzheimer. En el campo de la medicina lo han logrado antes con enfermedades tan desvastadoras como la poliomielitis, y más recientemente logrando controlar el SIDA.

¿Pero por qué la enfermedad de Alzheimer? Las estadísticas son incontrovertibles; la enfermedad se ha convertido por su frecuencia y sus estragos en el problema número uno de la salud pública de los Estados Unidos. Antes que nada es preciso señalar que ya adquirió las características de una verdadera epidemia, ya que produce la muerte de 5,3 millones de ciudadanos de ese país en un año, y compromete la actividad económica de 11 millones más, dedicados a cuidar de los enfermos. El costo es astronómico y llega a más de 170 billones de dólares al año, con una proyección de alcanzar a 2 trillones de dólares en la próxima década.

Los expertos saben bien que la mejor estrategia es prevenir la enfermedad y la experiencia ganada en la batalla contra el SIDA demuestra que los 10 billones de dólares empleados por el gobierno en transformar esa enfermedad de ser un “asesino agresivo” en un padecimiento tratable, le ahorraron a la nación 1,4 trillones que se hubiesen gastado en tratar a los enfermos.

Esas experiencias positivas; esas batallas libradas y ganadas en el terreno de la salud pública, permiten a los contribuyentes estadounidenses tener calculadas esperanzas en que pueden hacerlo una vez más, aportando los ingentes recursos necesarios, sabiendo de antemano que con solo prolongar por cinco años el inicio de la enfermedad lograrían reducir en 1,6 millones el número de muertes por Alzheimer, con un ahorro de 362 millones de dólares para el año 2050.

Es a todas luces evidente que esa enorme movilización de recursos en la investigación de los secretos que abriga el cerebro humano tendrán notables consecuencias positivas en nuestros conocimientos de su funcionamiento y en el tratamiento de muchas otras enfermedades neurológicas que actualmente arruinan la vida de millones de seres humanos.

Este noble esfuerzo, como objetivo central de toda una nación, redundará en beneficio de toda la humanidad y con ello la gratitud de toda la comunidad de naciones.