Psiconnect: plataforma de comunicación en Psiquiatría

23 12 2013

El proyecto, denominado Psiconnect, ha obtenido una de las becas de la quinta edición del programa Prometeo

 

Isabel de la Torre Díez

Isabel de la Torre Díez

 

La psiquiatría es una especialidad en la que las TIC aún no están muy presentes, pese a tener un gran potencial de aplicación. Por ello, el alumno de la Universidad de Valladolid Diego Velasco Morejón ha desarrollado una plataforma software cuyo fin último es la comunicación entre personal médico, cuidadores y pacientes con problemas psiquiátricos. El proyecto, denominado Psiconnect, ha obtenido una de las becas de la quinta edición del programa Prometeo de la Universidad de Valladolid, cuyo objetivo es proteger resultados de proyectos y prototipos innovadores desarrollados por alumnos de la Institución académica.

 

La tutora del trabajo, la profesora del Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones e Ingeniería Telemática Isabel de la Torre Díez, explica en palabras recogidas por DiCYT que hoy día “muchas personas tienen problemas psiquiátricos como depresiones o problemas de esquizofrenia”, y sin embargo la psiquiatría “es una especialidad donde apenas existen plataformas sociales”.

 

De aquí la idea de desarrollar Psiconnect, una plataforma online “destinada a la comunicación entre los psiquiatras, los cuidadores y los propios pacientes de forma directa, a distancia y compartiendo todo tipo de información y recursos relativos a la psiquiatría”. “Se trata de prestar un servicio de comunicación en un sector como es el de la psiquiatría donde una plataforma de este tipo es muy necesaria. Además es una herramienta que, utilizada en una organización, puede ser de gran utilidad tanto para el personal médico como para el paciente y con una gran proyección de futuro”, asegura.

 

La plataforma, disponible tanto para dispositivos fijos como móviles, tiene como fin último aportar “comodidad y efectividad” a los usuarios, permitiendo la consulta de segundas opiniones médicas, la solución de dudas a distancia tanto entre personal sanitario como entre los propios pacientes, e incluso el diagnostico y tratamiento a distancia.

 

“La plataforma posibilita tanto hacer terapias online como un seguimiento directo de los pacientes con problemas psiquiátricos. Entre los servicios que se ofrecen hay noticias, donde el personal médico puede compartir publicaciones; una sección de recursos, en la que se pueden compartir libros o artículos tanto en versión online como física, una serie de foros de discusión, mensajería, chat y videollamada, de forma que se pueden realizar terapias online a través de la plataforma en cualquier dispositivo fijo o móvil”, precisa.

Como ha apuntado la tutora, en base a este trabajo el alumno que ha llevado a cabo la plataforma, Diego Velasco Morejón, se encuentra actualmente en Reino Unido trabajando en un proyecto de desarrollo de software, en concreto en el ámbito de las aplicaciones móviles.

 

Protección de resultados

 

Un total de 11 iniciativas desarrolladas por alumnos se han protegido mediante patente o registro de la propiedad intelectual en la quinta edición del programa de becas Prometeo de la Universidad de Valladolid, cuyo fin último es la protección de proyectos innovadores desarrollados por alumnos de la Universidad. Del total de 11 proyectos seleccionados, seis (tres del Campus de Valladolid, dos del Campus de Segovia y uno del Campus de Palencia) se corresponden con software y han sido inscritos en el Registro de Propiedad Intelectual; mientras que cinco (cuatro del Campus de Valladolid y uno del Campus de Palencia) son trabajos protegidos mediante patente.

 

Cada una de las becas Prometeo está dotada de 500 euros (en el caso de los software) y de 1.000 euros (en el caso de las patentes). Además de la protección de los trabajos, los alumnos reciben formación específica en materia de propiedad industrial e intelectual. El programa de becas Prometeo forma parte del Proyecto de Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa (T-CUE), financiado por la Junta de Castilla y León en el marco de la Estrategia Universidad-Empresa 2008-2013, y coordinado por la Fundación Universidades y Enseñanzas Superiores de Castilla y León (Fuescyl).

 

 

Salamanca24horas.com [en línea] Salamanca (ESP): salamanca24horas.com, 23 de diciembre de 2013 [ref. 15 de diciembre de 2013] Disponible en Internet: http://www.salamanca24horas.com/local/100220-una-plataforma-para-comunicar-a-medicos-cuidadores-y-pacientes-con-problemas-psiquiatricos



El 80% de las técnicas de rehabilitación se puede realizar en el hogar

11 11 2013

 

“El 80% de las técnicas de rehabilitación se pueden realizar en el hogar, de manera controlada, gracias a las nuevas tecnologías”. Así lo aseguró ayer David Labajo, gerente de marketing y desarrollo de negocio de eHealth de Telefónica, en el transcurso del 4º Congreso Nacional CENTAC que se ha celebrado en Toledo.

Según Labajo hay soluciones tecnológicas que ayudan a la rehabilitación digital de los pacientes, pero el problema es que estas soluciones no suelen estar a disposición de los usuarios. “No es un problema tecnológico, sino principalmente convencer a los usuarios de que el uso de esa tecnología no va en detrimento de su atención sanitaria”, ha explicado Labajo.

Las nuevas tecnologías aplicadas a la rehabilitación de personas con enfermedades fue el foco de la mesa redonda `Rehabilitación digital: un reto de la e-sanidad’. Para Miguel Ángel Montero, director de E-Sanidad de Informática El Corte Inglés, las nuevas tecnologías tienen un gran interés para afrontar la rehabilitación sanitaria desde nuevos enfoques. No obstante, considera que esas tecnologías deben tener un interés real para los usuarios. “Si lo que planteamos en rehabilitación digital no le interesa al usuario, seguramente no sea útil”, ha subrayado.

“La rehabilitación digital nos permite tener un mayor control de lo que hacen los pacientes y en determinadas áreas de la neuropsicología es un muy efectiva”, ha explicado Rocío Sánchez, neuropsicóloga del Instituto Guttmann. No obstante, para ella lo fundamental es la aceptación por parte de pacientes y familiares de las nuevas tecnologías de rehabilitación digital.

Por su parte, Claude Marcel, responsable de desarrollo de negocio de la empresa VideoCare, ha destacado el valor de las tecnologías en la nube para la rehabilitación digital, ya que permiten ofrecer servicios avanzados, como las videoconferencias con profesionales de la salud, a precios reducidos. “El envejecimiento de la población hace que cada vez haya más personas con necesidades de atención sanitaria a distancia y rehabilitación digital, es un área con un gran potencial para las empresas especializadas”, ha afirmado Marcel.

“Tecnología hay mucha; el problema es cómo logramos que esa tecnología tenga una relevancia real en aplicaciones de telemedicina”, ha matizado Emilio Iborra, director general de Ami2. “Nosotros trabajamos con grandes empresas para buscar aquellas soluciones que pueden mejorar la calidad de vida de las personas en rehabilitación, porque no todo es útil”, ha concluido.

 

Tecnología y enfermedades degenerativas

Las tecnologías de la accesibilidad pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen una enfermedad degenerativa. Es una de las conclusiones de la mesa ‘Enfermedades degenerativas y Tecnología’, moderada por el profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, Miguel Ángel Valero, celebrada ayer en el 4º Congreso Nacional de CENTAC que tiene lugar en Toledo.

En concreto, para enfermedades neurodegenerativas, la tecnología sirve como “un medio de independencia y autonomía”, indica Lucía Zamárraga, directora del Centro de Neurodesarrollo Pediátrico Neuroped. Sin embargo, “más que generar nuevas herramientas tecnológicas es importante que las que existen sean flexibles y se adapten a las particularidades de la enfermedad”, precisa Zamárraga.

Otra de las aplicaciones de las nuevas tecnologías es la rehabilitación. “A pesar de lo que pudiera parecer, en el binomio Parkinson y persona mayor las nuevas tecnologías funcionan muy bien”, según Laura Carrasco, directora de la Asociación Parkinson Madrid.

Aunque “no todo el mundo quiere la tecnología”, reflexiona Meritxel Valentí, de la Fundación Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas quien recuerda la importancia de que esa tecnología “motive y sirva para que el paciente interactúe”. Valentí, a su vez también añade una “función educativa”, aunque es necesario para ello “disminuir el nivel de exigencia”.

 

Mercado de negocio

Otra de las cuestiones relevantes tratadas en la mesa fue el mercado de estas tecnologías que plantea un problema difícil de resolver: el diseño universal. Para Yod Samuel Martín, investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, es necesario una inversión pública para “equilibrar el mercado”.

A ese respecto, Martín señala que “existen muchas tecnologías, como los sistemas T9 de teclado predictivo, con origen en grupos concretos que luego son aplicables a grupos más amplios de población”. Para Lucía Zumárraga, la ética del mercado es una “lucha y una necesidad, no un lujo”, puntualizó.

 

 

Mkm-pi.com [en línea] Madrid (ESP): mkm-pi.com, 11 de noviembre de 2013 [ref. 21 de octubre de 2013] Disponible en Internet: http://www.mkm-pi.com/diario-informatico/456el-80-de-las-tecnicas-de-rehabilitacion-se-puede-realizar-en-el-hogar-gracias-a-las-nuevas-tecnologias/

 



El Grupo CMC entra en el mercado español de la E-Health

30 05 2013

Grupo CMC, consultora española del entorno de las tecnologías de la información, ha adquirido la empresa Ártica Telemedicina, pionera en nuestro país en el desarrollo de soluciones e-Health (informatización de la sanidad), con más de diez años de experiencia. Con esta operación, el Grupo CMC inicia su actividad en este mercado, que según prevé la firma, en 2015 generará un volumen de negocio de 4.000 millones de euros en España.

La estrategia de CMC es desarrollar distintas soluciones profesionales para clínicas, hospitales, laboratorios y compañías de seguros para permitirles afrontar de manera óptima el nuevo entorno que las TIC están perfilando en el sector sanitario. Según CMC, la nueva era de la digitalización y las comunicaciones, cambiará radicalmente diversos aspectos de este mercado, tales como las relaciones entre profesionales, el acceso e intercambio de información, las relaciones con los pacientes, la asistencia médica o el control de las enfermedades crónicas.

 

Ártica Telemedicina seguirá operando con marca propia y acometerá una importante ampliación de su actividad en el nuevo entorno de la mHealth (soluciones para la salud mediante el uso de dispositivos móviles), nacido como consecuencia del uso masivo de este tipo de terminales. Con esta adquisición, CMC aunará el perfil innovador de Ártica, presente en los principales programas de I+D+i nacionales y europeos, con la experiencia de CMC en el desarrollo de soluciones basados en nuevas tecnologías para grandes empresas de diversos sectores productivos, lo que permitirá a la consultora abordar este nuevo mercado de manera global.

Según CMC, los factores fundamentales que están empujando el mercado e-Health español son variados. Entre ellos caben destacarse, la demanda de una nueva relación digital de los ciudadanos con los proveedores de salud (consecuencia de la adopción masiva de Internet, redes sociales o los dispositivos móviles), frente a una evolución más lenta del sector sanitario en la integración de nuevas tecnologías. Otro de los motivos para la consultora es la necesidad de una sanidad más eficaz que permita el ahorro de costes en el presente y sobre todo de cara a futuro, debido a la inversión de la pirámide poblacional, que dibuja una sociedad cada vez más envejecida y con dolencias crónicas. Enlazada con esta realidad, CMC también apunta la necesidad de desarrollar nuevos modelos de atención de enfermedades crónicas (actualmente consumen el 70% de los recursos sanitarios), incluyendo la prevención de factores de riesgo, tales como el peso, la falta de ejercicio, el tabaco o el consumo de alcohol.

 

m-Health

El uso masivo de los dispositivos móviles entre los ciudadanos y su facilidad de uso han roto la brecha digital de diversos colectivos, tales como el de la población de mayor edad. Por ello, la consultora prevé que estos dispositivos serán uno de los detonantes del uso de las TIC en el sector Salud (m-Health). CMC quiere consolidarse en este entorno en los próximos años con soluciones de carácter profesional, ya que según la firma, este tipo de dispositivos van a jugar un papel decisivo en temas tales como la monitorización de pacientes o el control de enfermedades crónicas.

Según estima CMC, en 2015 el 10% de los ingresos del mercado m-Health provendrá de descargas directas de apps de uso personal (actualmente existen más de 40.000 relacionadas con la salud), y el resto serán ingresos derivados de productos y servicios demandados por servicios públicos de salud, clínicas, hospitales, laboratorios, compañías de seguros y pacientes. La consultora quiere también exportar su conocimiento y tecnología al mercado latinoamericano, en el que va a existir una fuerte implantación de este tipo de soluciones a corto plazo.

Ártica es uno de las empresas pioneras en el desarrollo de soluciones innovadoras para el mercado e-Health. La compañía ha desarrollado, entre otros, la provisión de servicios online a pacientes crónicos en colaboración con la Asociación Parkinson Madrid y la Federación Española de Parkinson, incluyendo redes sociales, sistemas digitales de rehabilitación y terapia (empleando Kinect y Wii), así como redes digitales de trabajo colaborativo entre profesionales socio-sanitarios.

Ártica, también ha desarrollado para Abbvie un sistema e-Health, para afectados de Parkinson tratados con Levodopa/Carbidopa y ha realizado proyectos de telemonitorización para enfermos de insuficiencia cardiaca, diabetes, teledermatología, teleconsulta pediátrica o cita online.

 

 

Muycomputerpro.com [en línea] Madrid (ESP): muycomputerpro.com, 30 de mayo de 2013 [ref. 10 de mayo de 2013] Disponible en Internet: http://www.muycomputerpro.com/2013/05/10/grupo-cmc-e-health/

 



Digital health could solve primary care shortage, Frost analyst says

15 04 2013

If digital health technologies take hold the way many believe they will, the U.S. may no longer have to worry about a pressing shortage of primary care physicians, projected by the Association of American Medical Colleges to reach 65,800 doctors by 2025.

“There are a lot of ways to deliver primary care,” explains Greg Caressi, senior vice president for healthcare and life sciences at market analysis firm Frost & Sullivan. A key function of primary care is to screen to determine if a patient needs to see a specialist. Remote technology and midlevel providers are more than adequate for triage and testing, he says.

Caressi noted that Vinod Khosla, co-founder of Sun Microsystems, predicted last year that technology eventually could replace 80 percent of physicians. Accountable care organizations and other payment reforms – as well as changing consumer preferences – are going to force healthcare organizations to reevaluate how they deliver care in the next dozen years or so, according to Caressi.

Caressi shared these ideas at Frost & Sullivan’s 18th annual executive exchange on medical devices last month and spoke to MobiHealthNews this week.

“Some of the business aspects really need to change radically,” Caressi says. “If hospitals are going to survive, they’re going to have to leverage telehealth.”

And makers of medical devices are going to have to pay attention, he added. Quite a few device companies are only contemplating incremental changes in care delivery, says Caressi.

“The world has changed and the way people get information has changed,” he continues. There is a strong opportunity here for healthcare providers to reach young adults and others in generally good health who might not care about seeing a particular physician as long as they can get care when they need it.

This is like the Kaiser Permanente model, where patients are tied to a clinic rather than a single primary care doctor, Caressi notes.

This notion may seem to conflict with the patient-centered medical home, which stresses care coordination by making sure patients have a “home” for all their healthcare needs, in the form of a primary care physician. “This is almost at odds with that,” Caressi says, but he asks an important question: “Is the primary care physician the hub or is primary care the hub?”

In his vision, primary care, not the physician, is the focus, and the most important individual in the entire equation is the patient.

Though he did not say this in his talk last month, Caressi tells MobiHealthNews that electronic health records and interoperability of health data underlie this whole concept because clinicians need accurate information to make informed decisions. Having a complete patient history, medical record, data from remote monitoring devices and clinical decision support makes it easier and safer to care for patients, he explains.

Caressi says clinicians of all levels need to practice to the fullest extent of their licenses, saving physicians for the most difficult tasks. He says hospitals have given lip service to this idea, “but they could do more.” This includes beefing up telehealth services and relying more on call centers staffed by nurses to expand access to care and manage larger panels of patients.

“If you want higher touch at lower cost, you need to leverage technology,” Caressi says.

 

mobihealthnews.com [en línea] Mebane, NC (USA): mobihealthnews.com, 15 de abril de 2013 [ref. 04 de abril de 2013] Disponible en Internet: http://mobihealthnews.com/21454/digital-health-could-solve-primary-care-shortage-frost-analyst-says/



Proyecto de Telemedicina en Insuficiencia Cardíaca del Hospital del Mar

21 03 2013

El proyecto de Telemedicina en Insuficiencia Cardíaca del Hospital del Mar, única experiencia sanitaria del país seleccionada por el congreso de telefonía móvil

 

Se presentará en formato de seminario abierto a todos los asistentes el día 28 de febrero, conjuntamente con experiencias desarrolladas en Reino Unido y Alemania

El proyecto de Telemedicina en Insuficiencia Cardíaca del Hospital del Mar ha sido elegido para ser presentado en el Congreso Mundial de Telefonía Móvil en el marco del seminario “mHealth making a positive difference to the endusers“. Se presentarán cuatro iniciativas innovadoras en el ámbito de la eSalud a nivel mundial, entre las que se encuentra la Telemedicina en Insuficiencia Cardiaca del Hospital del Mar, el programa Adventure Diabetes de Alemania, el proyecto European Patient Forum y la experiencia en telemedicina en Reino Unido. La ponencia “mHealth for the cardiac patients: are there any barriers?” que realizará el Dr. Josep Comín, responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Hospital del Mar e investigador del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas), explicará los resultados del proyecto y desmitificará los límites de la telemedicina para los pacientes crónicos de edad avanzada.

Los resultados preliminares muestran que hemos logrado reducir la mortalidad en un 34% y las hospitalizaciones en un 63%. También hemos observado que se reducen los reingresos por otros motivos en un 41% y que el coste por paciente se reduce en un 68%.” Explica el Dr. Josep Comín “Cabe destacar también el alto nivel de satisfacción mostrado por los pacientes que han formado parte del proyecto, ya que se sienten mejor controlados y más seguros. Estos datos confirman la viabilidad de un proyecto de telemedicina en pacientes crónicos de edad avanzada, a pesar de su limitada experiencia en la utilización de aparatos electrónicos” añade.

El proyecto de Telemedicina para la Insuficiencia Cardiaca del Hospital del Mar, desarrollado con tecnología de Telefónica, se inició en el año 2010 para hacer el seguimiento del enfermo de alto riesgo sin necesidad de trasladarse ni al hospital ni al centro de atención primaria, y nace como complemento del Programa de Insuficiencia Cardíaca, que mediante un nuevo modelo de gestión de esta patología crónica y con la estrecha colaboración de los equipos de profesionales del hospital y los de atención primaria, ha logrado disminuir la mortalidad y los reingresos hospitalarios.

Los resultados obtenidos demuestran con evidencia clínica que la telemonitorización junto con la teleintervención y un nuevo modelo de gestión, no sólo es coste-eficiente, sino que mejora radicalmente la calidad de vida y asistencial de los pacientes, al tiempo que reduce de forma muy notable los costes sanitarios, siendo uno de los avances más importantes para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

El Congreso de Telefonía Móvil es el congreso con más asistentes a nivel mundial, y el año pasado lo visitaron más de 67.000 personas, lo que lo convierte en un fantástico escaparate de las experiencias innovadoras que se están desarrollando. Además, el proyecto de Telemedicina en Insuficiencia Cardiaca también está presente en el recientemente inaugurado Mobile World Centre, la primera exposición permanente sobre soluciones móviles para acercar esta tecnología a los ciudadanos y que forma parte de la estrategia de capitalidad mundial de Barcelona en el sector de la telefonía móvil. El edificio, situado en el centro de Barcelona, dispone de 1.800 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, y el primer piso, donde se presenta la experiencia del Hospital del Mar, se ha destinado a una exposición permanente donde el visitante podrá descubrir cómo el móvil está impactando y mejorando nuestra calidad de vida, en términos de salud, transporte, movilidad, etc.

Información relacionada:

Vídeo: http://www.parcdesalutmar.cat/mar/iCOR.html

Web insuficiencia cardíaca: http://www.parcdesalutmar.cat/insuficiencia-cardiaca/index.html

 

Parcdesalutmar.cat [en línea] Barcelona (ESP): parcdesalutmar.cat, 21 de marzo de 2013 [ref. 22 de febrero de 2013] Disponible en Internet: http://www.parcdesalutmar.cat/es_noticies/view.php?ID=261



El control remoto de pacientes cardiacos reduce la mortalidad un 34%

19 11 2012
Foto: ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE IMAGEN CARDÍACA

Foto: ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE IMAGEN CARDÍACA

El control remonto de pacientes con insuficiencia cardiaca reduce la mortalidad de estos enfermos en un 34%, los ingresos hospitalarios en un 43% y la descompensación provocada por esta dolencia en un 77%, según los datos preliminares presentados este lunes en Barcelona del proyecto Insuficiencia del Corazón (Icor).

Los datos, extraídos de 200 pacientes –100 monitorizados a distancia y el resto como grupo de control–, han sido presentados por el Parc Salut Mar y Teléfonica, que colaboran desde 2010 en el proyecto Icor para mejorar la gestión de pacientes con insuficiencia cardiaca.

La presentación, realizada en el marco de la jornada ‘eSalud: Futuro o Realidad’, ha reunido a responsables de eHealth de diversos hospitales, y ha sido clausurada por el conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz.

El seguimiento remoto se ha llevado a cabo tras proporcionar a los pacientes una pantalla interactiva, un medidor de tensión y una báscula, junto con las plataformas de comunicación necesarias para enviar información al equipo médico, un sistema de alarmas para recordar la toma de medicación y contenidos educativos para potenciar el autocuidado personal, entre otras.

En un comunicado, Telefónica ha recordado que cerca de un tercio de la población padece una enfermedad crónica, lo que genera entre el 70% y el 80% del gasto sanitario, mientras que la insuficiencia cardiaca provoca la ocupación de hasta el 10% de las camas hospitalarias, el 5% de los ingresos de urgencia y genera el 2% del gasto sanitario total.

 

Europapress.es [en línea] Madrid (ESP): europapress.es, 19 de noviembre de 2012 [ref. 05 de noviembre de 2012] Disponible en Internet: http://www.europapress.es/salud/noticia-control-remoto-pacientes-cardiacos-reduce-mortalidad-34-20121105150619.html



Revisión de la OMS sobre eSalud.

25 06 2012

La OMS ha elegido la eSalud como tema central para su boletín de mayo.

 

Editoriales, artículos de actualidad y otros cuatro de investigación, una revisión sistemática, experiencias sobre el terreno y perspectivas de futuro. En definitiva, un número muy completo que nos dará para leer durante horas sobre las últimas novedades en eSalud.

Podéis descargarlo en formatos pdf, epub (con edicion especial Kindle) y DAISY (audiolibro para personas con discapacidad visual).

Uno de los artículos más interesantes es el de María Beatriz Alkmim et al. que explica como consiguieron mejorar la atención a los pacientes de la región brasileña de Minas Gerais gracias a la telemedicina.

También es bueno el articulo de Phil Seidenberg et al. que presenta un estudio sobre el uso de teléfonos móviles y SMS para el diagnóstico de nuevos casos de VIH en Zambia consiguiendo reducir el tiempo de notificación de nuevos casos de 44 a 26 días, otro nuevo estudio sobre telemedicina en VIH/SIDA y una prueba más de que los móviles salvan vidas.

Frances S Mair et al. examinan los factores que promueven o impiden la implantación de servicios de eSalud a lo largo del mundo. También John D Piette et al. discuten los nuevos pasos para la eSalud en los países con ingresos medios o bajos, asimismo Harsha Thirumurthy y Richard T Lester explican como pueden implantarse sistemas de Salud móvil en áreas de recursos limitados.

Lo más llamativo es que vemos como aquellas predicciones sobre la relevancia de los teléfonos móviles en la sanidad del futuro van tomando fuerza, así se hace cada vez más evidente que las aplicaciones y dispositivos móviles que se usen en el campo de la telemedicina tendrán que ser considerados dispositivos médicos y por tanto, aprobados por las agencias reguladoras pertinentes.

Estos son solo unos pocos ejemplos de todos los artículos del boletín.

Podéis acceder de forma gratuita a todos ellos desde la web de la OMS: http://www.who.int/bulletin/volumes/90/5/es/index.html

 

Bulletin of the World Health Organization WHO; Volume 90, Number 5, May 2012, 321-400 doi: 10.2471/BLT.12.000512 - http://www.somosmedicina.com/2012/05/revision-de-la-oms-sobre-esalud.html

Managementensalud.blogspot.com.es [en línea] Buenos Aires (ARG): managementensalud.blogspot.com.es, 25 de junio de 2012 [ref. 16 de junio de 2012] Disponible en Internet: http://managementensalud.blogspot.com.es/2012/06/revision-de-la-oms-sobre-esalud.html



Cibersalud y desarrollo

28 05 2012

María Cristina Rosas

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. mcrosas@tutopia.com

Los avances de las ciencias médicas han contribuido a mejorar la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo. Una rápida mirada a la evolución de la longevidad de las personas lo corrobora: en 1900, la esperanza de vida en el planeta era de apenas 31 años e incluso, entre los habitantes de los países más desarrollados no se prolongaba más allá de los 50 años; a mediados del siglo XX ya se había elevado, en promedio, a 48 años, mientras que en 2005 llegó a los 65.6 años, y a los 80 en algunas naciones como Japón. Se estima que en 2030 la esperanza de vida de las mujeres en países como Estados Unidos llegará a 85 años.

Otros logros que ejemplifican las bondades de la investigación científica aplicada a la medicina incluyen la erradicación de la viruela; la virtual eliminación de la lepra; la disminución de los casos de poliomielitis con vistas a su completa supresión en los próximos años y la posibilidad de reducir en 40% la muerte de niños menores de 5 años en los siguientes cinco lustros.

Con todo, falta mucho por hacer. Este año morirán 10 millones de infantes antes de cumplir los cinco años a causa de alguna enfermedad infecciosa que podría evitarse. De los 136 millones de bebés que nacen cada año, 4 millones mueren antes de su primer mes de vida. Asimismo, unos 70 millones de mamás y bebés están excluidos de los sistemas de salud en todo el mundo. Otra cifra desalentadora es que 530 mil mujeres mueren durante el embarazo, cuando dan a luz o un poco después del alumbramiento, año con año. Para hacer más complicado el escenario hay que destacar que en la medida en que la población mundial incrementa su esperanza de vida, uno de los grandes retos para los sistemas de salud de los países es lidiar con más casos de enfermedades no infecciosas y crónicas propias de la adultez y el envejecimiento. Se sabe que unos 24 millones de personas padecen demencia actualmente y que cada año se suman 4.6 millones de individuos con ese padecimiento, siendo los países en desarrollo los que cuentan con el 60% de todos los casos.

Para hacer frente a estos desafíos se requiere, además de recursos materiales, personal calificado y en este rubro desafortunadamente hay una notable escasez de médicos, enfermeras (os) y personal de apoyo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que hacen falta unos 4.3 millones de médicos, enfermeras (os) y otros para poder proveer servicios de salud a todas las personas. Asimismo, prevalece una desigual distribución de los profesionales de la salud a escala global, dado que el 30% de los 59 millones existentes se concentran en Estados Unidos y Canadá, mientras que en el África subsahariana se encuentra solamente el 4% de los médicos y enfermeras (os) disponibles en el planeta, pese a ser la región que concentra un 25% de todas las enfermedades existentes.

Ante la magnitud de los retos descritos, es menester mejorar el acceso de las sociedades a los servicios de salud y es aquí donde las tecnologías de la información se erigen en opción que podría coadyuvar al fortalecimiento del bienestar y la calidad de vida de los seres humanos.

De la telemedicina a la cibersalud

La cibersalud tiene sus orígenes en la telemedicina, esto es, la práctica de la atención médica a base del empleo de comunicaciones de audio, video y datos, para efectos de diagnóstico, consulta, tratamiento, educación, y transferencia de información médica, entre otros servicios.1 Aquí las interacciones se producen de médico a médico, o bien, de médico a paciente.

La práctica de la telemedicina se inscribe en la telesalud, concepto que abarca todos los usos de las telecomunicaciones, con ayuda de la computación, y que va más allá de los aspectos clínicos de la atención a la salud. El concepto de telesalud fue promovido por la OMS en 1997 e involucra a médicos, administradores, pacientes y familiares y a la población en general. Como programa, la telesalud generalmente incluye el telediagnóstico, la teleadministración, la teleeducación, y la teleenseñanza. Una de las grandes ventajas que suponen la telemedicina y la telesalud es su contribución a superar las distancia, propiciando así la igualdad de acceso a los servicios que no se encuentran disponibles en comunidades remotas, rurales, e incluso urbanas, o bien donde la cobertura física, por diversas razones, no es factible. En este sentido, a través de la telemedicina y de la telesalud se busca transmitir datos, voz, imágenes e información en lugar de desplazar físicamente a los pacientes, personal de salud y educadores, lo que mejoraría, en principio, el acceso, la puntualidad y la conveniencia, disminuyendo, asimismo, los costos de viaje. Se considera que a través de la telemedicina y la telesalud, los usuarios de los servicios de salud podrían transformarse en participantes activos al monitorear con mayor facilidad su propio bienestar, amén de que estarían en condiciones de acceder a programas educativos destinados a fomentar sus conocimientos sobre diversos aspectos sanitarios relevantes en sus vidas cotidianas desde la comodidad, conveniencia y seguridad de sus propios hogares o muy cerca de éstos. Otro aspecto a ponderar es el uso de la telecomunicación entre los profesionales de la salud cuando proveen atención médica, o incluso para efectos de capacitación u otros.

Como consecuencia del desarrollo de la telemedicina y la telesalud figura la cibersalud, también conocida como salud digital, concepto referido al uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la gestión de los sistemas sanitarios. La OMS refiere que la cibersalud se define por el uso costo-eficiencia y seguro de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a favor de la salud y los campos relacionados con ésta, con miras a que contribuyan a fortalecer y mejorar los sistemas y los resultados sanitarios.

La OMS también explica que “la cibersalud puede contribuir al fortalecimiento de los sistemas de salud de varios modos: mejorando la disponibilidad, la calidad y el uso de la información y los datos gracias al reforzamiento de los sistemas de información sanitaria y los sistemas de vigilancia de la salud pública; perfeccionando el personal de salud y mejorando su desempeño, pues se suprimen los obstáculos que crean la distancia y el tiempo gracias a la telemedicina y la formación médica continuada; mejora el acceso a la información y el conocimiento existentes a escala mundial y local; y promoviendo cambios positivos en el modo de vida para prevenir y control las enfermedades comunes.”2 Cabe destacar que el concepto de cibersalud fue impulsado en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información celebrada en Ginebra, Suiza, en 2003.

Prioridades y realidades

Para la OMS, entonces, la cibersalud es una prioridad y por ello desde 2005 instituyó el Observatorio Global de Cibersalud (Global Observatory for eHealth) que busca proveer a los Estados miembros de información y lineamientos sobre prácticas, políticas y estándares en la materia. Considerando que en la actualidad la OMS cuenta con 194 miembros, los alcances de esta iniciativa son prometedores. Sin embargo, para que la cibsersalud cumpla con su propósito fundamental, requiere, entre otras cosas, de infraestructura. Al respecto, en una encuesta que realizó en 2006, la OMS encontró que desde que comenzó el presente siglo, la cibersalud ha experimentado una expansión considerable, situación que contrasta con la década precedente, cuando su evolución fue muy lenta. Con todo, y a pesar de su acelerado crecimiento en la nueva centuria, se observa una correlación entre el nivel de ingresos de los países y el desarrollo del sector, de manera que la cibersalud se encuentra mucho más evolucionada en los países más ricos, situación que alerta respecto a otra brecha digital, ésta vez en torno a un aspecto tan crucial para la vida humana como lo es la salud.3

Un hecho cotidiano, cuando de compromisos se trata, es la gran distancia que hay entre lo que se promete y lo que se hace y en el caso de la cibersalud hay un rezago tanto en la formulación de políticas como también en su gestión por parte de los gobiernos. Un aspecto estrechamente relacionado con lo anterior es el papel de los gobiernos como garantes de la equidad y la protección de los ciudadanos, la promoción del multilingüismo, y aspectos como la normalización y la competitividad. Este es un tema relevante dado que en la cibersalud están involucrados diversos actores, además de los gobiernos y las sociedades, por ejemplo, el sector privado –destacando las empresas farmacéuticas–, cuyos intereses no comparten el supuesto de que la salud es –o debería ser– un bien público global.

A lo anterior hay que sumar que dado que la cibersalud reposa en las tecnologías de la información, no hay que perder de vista que el acceso a las mismas es desigual, no sólo a nivel mundial sino dentro de un mismo país, sea por razones económicas, de etnia, educación, edad, corrupción, etcétera. Esta brecha digital tiende a ensancharse debido a que en muchos países se ha puesto más énfasis en el acceso a las tecnologías que en las competencias que una persona promedio debería tener para poder usarlas. Asimismo, la conciencia en torno a la necesidad de usar las nuevas tecnologías no se desarrolla por igual entre los miembros de la sociedad, lo cual limita el espectro de los beneficios de la cibsersalud. Baste mencionar que en la “civilizada” y “tecnologizada” Unión Europea, el 30% de su población jamás ha usado Internet.4

Los desafíos

De entrada, la cibersalud, en su acepción más simple, se confronta con la noción –tradicional– de la relación entre médico y paciente. Por ello es importante que el médico explique con claridad al paciente durante el contacto que se establece en el marco de la cibersalud, quién tiene la responsabilidad de un seguimiento de su salud y atención médica. Es necesaria la supervisión del médico en los protocolos, conferencias y revisión de historial médico en todo momento. Asimismo, el médico debe tener la capacidad de contactar de inmediato a los proveedores y técnicos que no son médicos y también a los pacientes. Es igualmente importante que el médico aclare la responsabilidad por el paciente con cualquier otro personal de salud que está involucrado en la atención del paciente. Además, la responsabilidad legal de los profesionales sanitarios que facilitan asistencia a través de los esquemas de cibersalud debe estar claramente definida por la correspondiente jurisdicción y normatividad.

Lo anterior debe ir de la mano del respeto de los derechos humanos y la privacidad como criterios fundamentales para el intercambio de datos y archivos médicos electrónicos dentro de los países y entre ellos. La OMS señala que a efecto de usar cada vez más los servicios de cibersalud hace falta un régimen jurídico y ético que garantice la protección de los datos y su carácter privado y confidencial. Este es un tema muy delicado, sobre todo a la luz de diversas acciones englobadas en el concepto de cibercrimen, que podrían tener, en el ramo de la cibersalud, una veta para actuar con enorme impunidad ante la falta de normas y mecanismos que garanticen la seguridad y la privacidad en el manejo de este tipo de información. Ya en la película La red se advertía sobre la manipulación deliberada de estudios médicos que llevaron a que el Secretario de Defensa de Estados Unidos se suicidara.

Otro flagelo que al menos por ahora subsiste en torno a la cibersalud, es la descoordinación imperante entre las entidades participantes. En la Unión Europea, por ejemplo, donde Bruselas tiene muy pocas competencias en materia sanitaria, se observa un mal uso de los recursos humanos y materiales, toda vez que las pruebas se repiten, los profesionales de la salud no comparten la información, y tampoco hay una evaluación para medir el funcionamiento del sistema.5

El siguiente desafío, ya referido, tiene que ver con el hecho de que los servicios de cibersalud dependen, en buena medida, de la colaboración entre diversos actores, incluido el sector privado. Por lo tanto, las alianzas público-privadas deben salvaguardar los derechos de las personas, servir para prestar una asistencia segura y de gran calidad y beneficiar a ambas partes. La OMS ha conminado a estos actores a elaborar principios y marcos de referencia para la gestión de alianzas de cibersalud, que faciliten tanto la cooperación nacional como el intercambio internacional de servicios de cibersalud, promuevan actividades de investigación y desarrollo en tecnologías de información aplicadas a la salud pública y alienten la donación de material y programas informáticos.6

Así como hay un déficit en los profesionales de la salud a nivel mundial, también se observa una insuficiencia de recursos humanos capacitados en tecnologías de la información al servicio de la salud. Como se sugería anteriormente, las tecnologías de la información pueden servir para mejorar sensiblemente no sólo los métodos de formación de los profesionales del sector salud gracias a programas específicos de ciberaprendizaje, sino también la eficacia de los servicios de mismos, sobre todo en zonas donde no haya suficiente personal sanitario. Parte de la solución a este problema estriba en incorporar la formación en tecnologías de la información en los programas de educación sanitaria, lo cual garantizaría al menos, que las nuevas generaciones de profesionistas conozcan, se beneficien y apliquen los criterios de cibersalud en sus jurisdicciones y ámbitos de acción.

En el caso de México, donde es necesario mejorar la cobertura de los servicios de salud, la cibersalud ya tiene un camino andado que, sin embargo, puede mejorar. Baste mencionar que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ya cuenta con programas piloto y experiencias exitosas en la materia y la utilidad de la cibersalud está fuera de toda discusión.

Ahora bien, considérese lo siguiente: según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de cada 10 consultas del primer nivel de atención proporcionadas, siete corresponden a personas de la tercera edad, situación que remite al envejecimiento de la población mexicana y a los retos que esto supone para el sistema de salud. Como es sabido, las personas de la tercera edad presentan una merma en sus capacidades, entre ellas la falta de memoria y reducen su autosuficiencia. En Estados Unidos, por ejemplo, se sabe que a partir de los 65 años, una de cada cinco personas desarrolla el llamado mal de Alzheimer, y que después de los 85 años, la cifra incluye a una de cada dos personas. Esta situación los hace dependientes, ocasionando fuertes presiones para sus familiares. Con frecuencia el familiar a cargo pierde su empleo, se aísla socialmente, renuncia a actividades recreativas, se enferma de estrés y en casos extremos podría morir antes que la persona a quien cuida. Esta situación se puede solventar a través de apoyos tecnológicos, de manera que las personas que padecen distintas afecciones que limitan su movilidad u otras capacidades, podrían contar, ellos y sus cuidadores, con apoyos médicos a distancia, lo que mejoraría su calidad de vida.

Finalmente, a propósito del tema de la infraestructura, no hay que perder de vista que la cibersalud requiere, entre otras cosas, de una red satelital, la cual, en el caso de México, se encuentra en el límite de su vida útil –tema abordado en este mismo espacio hace algunos meses–,7 lo que reduce sobremanera las expectativas de desarrollo de este sector –y de otros más, relevantes todos ellos para la vida nacional.

Notas

1 Únicamente con fines clínicos y de diagnóstico.

2 Organización Mundial de la Salud (30 de agosto de 2010), África tiene que adoptar y utilizar la cibersalud, Brazzaville, Organización Mundial de la Salud/Oficina Regional para África, p. 1.

3 Organización Mundial de la Salud (agosto de 2006), Establecimiento de infraestructuras para la cibersalud. Progresos realizados por los Estados miembros, Ginebra, Observatorio Mundial OMS de Cibersalud, p. 2.

4 El País (11 de junio de 2010), “La brecha digital y la coordinación, retos para el futuro de la cibersalud”, disponible en http://elpais.com/diario/2010/06/11/sociedad/1276207206_850215.html

5 Ibid.

6 Organización Mundial de la Salud (1 de diciembre de 2005), Cibersalud: instrumentos y servicios propuestos, Ginebra, OMS, p.

4, disponible en https://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/EB117/B117_15-sp.pdf

7 María Cristina Rosas (26 de octubre de 2010), “México: ¿fuera de órbita?” en etcétera, disponible en http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=5404

Etcetera.com.mx [en línea] México (MEX): etcetera.com.mx, 28 de mayo de 2012 [ref. 21 de mayo de 2012] Disponible en Internet: http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=12702



Dr MONTEAGUDO: Perspectivas de Innovación en Telemedicina

7 05 2012

Jose Luis Monteagudo Peña

jlm@isciii.es

Jefe de la Unidad de Telemedicina y e-Salud

Instituto de Salud Carlos III

En los últimos años se ha producido una intensa actividad de I+D+i en el área de telemedicina dirigida al desarrollo de aplicaciones para soportar modelos innovadores de atención a las personas con condiciones crónicas de salud tales como hipertensión, insuficiencia cardiaca, obstrucción crónica pulmonar, asma, diabetes, cáncer, demencia  y otras dolencias [1]. El objetivo es implementar nuevos modelos de atención más apropiados y efectivos para el mantenimiento de la salud en condiciones de vida cotidiana, evitando complicaciones graves y la necesidad de recurrir  a los servicios de urgencias e ingresos hospitalarios. Una prioridad creciente es evitar o retrasar lo más posible la situación de dependencia prestando atención a las situaciones pluripatológicas que son las más frecuentes.

Los esfuerzos se han traducido en una larga colección de pilotos y demostradores  de soluciones de teleasistencia y  telesalud. Merecen atención por su relevancia el caso de la Administración de Veteranos en EEUU con 51.000 pacientes [2] y el “Whole System Demonstrator” del Departamento de Salud de Gran Bretaña [3] con 6.200 pacientes que se está proyectando al futuro con el Programa de “3 millones lives” [4].

Fig. 1.- El sistema Airmed (Instituto de Salud Carlos III.y Hospital .U. Puerta de Hierro) fue pionero en el desarrollo y evaluación clinica de sistemas de mHealth para soporte de nuevos modelos de atención a personas con condiciones crónicas .

En este contexto, los avances tecnológicos están alimentando hoy día una nueva generación de sistemas de telemedicina personal y ubicua basada en la convergencia de las tecnologías de telefonía móvil de cuarta generación (4G);  los  terminales de tabletas y smartphones;  las redes sociales y los dispositivos biomédicos  personales.  Se puede hablar de la telemedicina en la era post PC que ya anunció Steve Jobs con el nacimiento de las tabletas. De hecho las propuestas de Salud Móvil (mHealth) están ahora en  pleno apogeo.  A principios de 2012 se contabilizan más  de 33.000 aplicaciones para smartphones cubriendo un amplio rango de propuestas [5]. Algunos desarrollos pueden parecer innovaciones simples tales como medidores de calorías, medidores de pulso, etc. . Sin embargo existen ejemplos anticipadores de un cambio profundo en la sanidad del futuro. Sirva como ejemplo un sistema portátil de análisis de marcadores celulares tumorales a partir de muestras tisulares obtenidas por punción, que utilizando un detector que en realidad es un aparto de resonancia nuclear magnética en miniatura conectado a un smartphone, es capaz de determinar la estructura química de moléculas orgánicas por radiofrecuencia. [6] Este tipo de pruebas requieren actualmente muestras de tejido obtenidas por biopsia con agujas de 2mm. de diámetro en entornos especializados y se deben esperar varios días para disponer de los resultados de anatomía patológica. Con el nuevo analizador se pueden detectar marcadores tumorales estándar con muestras mucho más pequeñas obtenidas con agujas finas de 0,5 mm de diámetro. Además los resultados se tienen disponibles en tan solo 30 minutos. Según sus desarrolladores el sistema sirve, por ejemplo, para verificar la evolución de un tratamiento de quimioterapia y ajustar el tratamiento conforme el cáncer progresa. Un aspecto clave es que se puede utilizar en la consulta de un médico o en la propia casa de los pacientes en vez del hospital. El “smartphone” facilita una interfaz de uso fácil con el médico y la posibilidad de comunicación con un especialista para teleconsulta. Este tipo de innovaciones en telemedicina se están extendiendo a muchas otras patologías y procesos abriendo el camino a una trasformación profunda de la atención sanitaria como la conocemos en la actualidad.

Ciertamente gran parte de la atención se está proyectando hoy día hacia los terminales smartphones y tabletas y los dispositivos biomédicos que se les conectan. No obstante, en nuestra opinión el mayor potencial innovador para el futuro reside en las redes sociales, particularmente de las redes sociales móviles junto con la aplicación de metodologías de sistemas cognitivos dinámicos. Se trata de dar respuesta a la necesidad de sistemas cada vez mas complejos capaces de soportar a un gran número de usuarios que demandan cada vez más servicios personalizados  que se pueden proveer en base a la información de contexto obtenida de los propios usuarios.

[1] C. H. Salvador (Coord.) Innovación TIC para las personas mayores. Situación, Requerimientos y Soluciones en la Atención Integral de la Cronicidad y la Dependencia.Edit. Fundación Vodafone. 2011 ISBN: 84-934740-6-1.

[2] http://www.va.gov/health/NewsFeatures/20110816a.asp

[3]http://www.dh.gov.uk/en/Publicationsandstatistics/Publications/PublicationsPolicyAndGuidance/DH_100946

[4] http://www.3millionlives.co.uk/

[5]http://www.iphonehealthapps.net

[6] P. Patel IEEE Spectrum. March 2011



Dr HERRERO: Nuevos actores implantan la tele-medicina

5 03 2012

Javier Herrero Jover, MD, PhD

Presidente de Alma IT Systems

Hace tiempo presentíamos que las TIC modificarían de una forma importante la sanidad  pero no ha sido hasta que las grandes compañías de telecomunicaciones han aparecido como nuevos actores, que dicho cambio no se ha podido materializar. Este cambio aporta en primer lugar una optimización tanto de recursos como de tiempos,  una generalización o globalización, palabra muy actual y una personalización de la sanidad.  La razón es muy simple, no podíamos implantar soluciones tecnológicas globales a distancia  si no teníamos una  transmisión de datos potente,  eficaz y segura.

Telemedicina, tele-asistencia, tele-cirugía, tele-diagnóstico, tele-méntoring, eran conceptos muy atractivos, pero sin la garantía de su transmisión, en algo tan importante como la salud, era impensable su implantación. Teníamos el concepto, la demanda, las necesidades, incluso parte de la tecnología, y ahora, gracias a estos nuevos actores,  tenemos el canal, tanto por su seguridad, como por el volumen de transmisión.

Hablaba  de optimización, generalización y personalización. Empecemos por el primer concepto,  el abaratamiento,  factor  tremendamente importante en los tiempos que vivimos y pensemos para comprenderlo,  en un hecho sanitario banal y otro vital. En el primero, pensemos en  un paciente con una lesión cutánea que acude a su médico de cabecera, una vez valorada la lesión, deberá remitirlo al especialista en Dermatología el cual lo diagnosticará y tratará.  Alguien, un administrativo, registrará dos citas, hay dos médicos involucrados y el paciente ha requerido dos desplazamientos y dos permisos laborales. La implantación de sistemas de tele-diagnóstico en los centros de salud, permiten remitir la historia clínica y la imagen de la lesión al especialista, quien directamente valora y recomienda un tratamiento de una forma inmediata, planteando en ese momento un criterio de actuación adecuado y simple.

En el lado opuesto de gravedad, pensemos en un ictus cerebral de un paciente que vive en una población periférica, donde el profesional de urgencias, debía remitir al paciente a un centro especializado donde era valorado y en su caso tratado.  El desplazamiento, el trastorno familiar y la sobrecarga del centro de referencia pueden evitarse con sistemas de tele-diagnóstico donde el paciente es valorado en el hospital de referencia sin que  haya sido movilizado del hospital  periférico.   Si la indicación terapéutica es médica, será tratado in situ  sin necesidad de movilizarlo. La inversión e implantación en TICS no debe ser vista como un gasto ni siquiera como una inversión  ya que  su implantación  provoca  rápidamente  un abaratamiento.

¿Por qué hablo de generalización?  La implantación de las TIC en el caso que nos ocupa, la telemedicina  permite ofrecer soluciones que ayer únicamente estaban al servicio de los pacientes cercanos a los centros de excelencia y hoy día ya pueden ofrecerse  al resto de la comunidad.  Debemos reconocer que un paciente  alejado de los centros de alta especialidad, recibía una atención más  deficitaria ya que ni en dichos hospitales estaban los mejores especialistas ni dichos hospitales estaban dotados de los últimos avances. Hoy, gracias a la garantía de transmisión de datos que permiten estas empresas de telecomunicación y la implantación de las TELE, dichos pacientes de la periferia, pueden tener un trato similar y homogéneo. Por todo ello, la implantación de las TIC, provoca el cambio del paradigma, hoy todos los pacientes pueden beneficiarse de todos los avances.

Finalmente, si pensamos en aquellas enfermedades complejas, o evoluciones tortuosas de una patología determinada, el empleo de las TELE, permiten rápidamente a un profesional consultar o remitir las exploraciones al sub-especialista y a éste que precisa del conocimiento de la experiencia, reunir  los casos que se producen fuera de su entorno.

En poco tiempo, como nos pasa con las TIC en nuestra cotidianeidad,  el teléfono, el GPS del coche, por ejemplo, pensaremos como podíamos atender a los pacientes sin las tecnologías.