Tecnologías para intervenciones coronarias

15 10 2012

El tratamiento por placa rotablator se practica en el 5% de los procedimientos por angioplastia en el mundo. Un grupo de especialistas debatió sobre su utilización en una clínica sobre aterectomía rotacional.

 

Las lesiones coronarias severamente calcificadas (LSC) dificultan el intervencionismo coronario. Hay un tratamiento, denominado “aterectomía rotacional”, en el que se utiliza el rotablator, que es una máquina o un dispositivo a la que se conecta una sonda o una guía de metal en la que va inserta una fresa con forma de oliva recubierta de polvo de diamante que puede girar hasta 200.000 revoluciones por minuto y que permite pulverizar el calcio de la pared de la arteria. El procedimiento fue analizado en agosto por un grupo de cardiólogos intervencionistas en una academia que se realizó sobre el tema en el Auditorio Central de la Clínica Sucre.

Este tratamiento de la placa por rotablator se practica en el 5% de tratamiento por angioplastias en el mundo. La angioplastia es un procedimiento que consiste en introducir un balón para dilatar una arteria ocluida (total o parcialmente), con el fin de restaurar el flujo sanguíneo, obstruido por placas de colesterol o trombos (coágulos sanguíneos que se forman en el interior de las paredes de los vasos sanguíneos).

En el encuentro los especialistas debatieron sobre la utilización de aterectomía rotacional y también realizaron resoluciones interactivas de casos en vivo. Participaron reconocidos especialistas en intervenciones cardíacas como el doctor Eduardo Aptecar, jefe del Servicio de Hemodinamia de la Clinique La Fountaines de Melun de Francia. Aptecar además es integrante del servicio de Cardiología del Hospital Universitario Henri Mondor de la Asistencia Pública de París, Francia. En el encuentro, participó asimismo Alejandro Moyano, Jefe de Servicio de Hemodinamia de Conci Carpinella y Clínica Sucre, los especialistas Marcos de la Vega y Gabriel Ferrero, coordinadores del la Sala de Hemodinamia de esta clínica y su Staff conformado por Francisco Canllo y los Licenciados en Bioimágenes Cristian Zampa y Pablo Mansilla. El evento fue organizado por Conci Carpinella y la Clínica Sucre. “El objetivo de esta clínica es compartir y transferir experiencias sobre la resolución de patologías cardíacas con tecnología y técnicas de última generación entre profesionales e instituciones de salud”, explica el doctor Moyano.

 

El rotablator provoca la modificación y reducción de la placa ateroesclerótica. “La fresa de diamante permite ‘limar’ todas las asperezas de la pared de la placa de ateroma, algunas de las cuales tienen mucho calcio”, afirma Aptecar. El rotablator hace lo que se denomina “corte diferencial”, que consiste en la pulverización de aquellas zonas del vaso que son inelásticas como por ejemplo las placas con calcificación. Con esta tecnología también se preservan los segmentos sanos de la pared arterial que son elásticos. Las placas de calcificación son modificadas ante el pasaje de la oliva rotando a alta velocidad. Las incrustaciones de diamante de la oliva producen un efecto de pulverización del calcio de la placa, con formación de micropartículas las cuales migran distalmente sin ocluir la arteria.

Luego de la modificación de la placa con el rotablator generalmente se completa el procedimiento con la colocación de un stent coronario para disminuir la tasa de reestenosis, o sea la aparición de un estrechamiento o estenosis tras su corrección (ver Infografía: Procedimiento).

Este procedimiento se utiliza cuando hay placas con mucho calcio o que tienen pasajes finos y en los cuales pasar un stent presenta mucha dificultad porque se podría deformar su estructura. “Con el rotablator se permite limar las placas de calcio, con lo cual disminuye su volumen, le saca las angulaciones y los picos de calcio para que el stent pueda pasar sin inconvenientes, se lo ubique y no se deforme su estructura”, afirma Moyano.

No obstante, este tratamiento presenta algunas desventajas en nuestro país. “La principal es el costo de este tratamiento y también el hecho de que las personas no están acostumbradas a utilizarla. En el mundo se está utilizando en el 5% de los procedimientos, agrega Aptecar.

Los profesionales coinciden en que la existencia del rotablator tendría que ser obligatorio en las salas de hemodinamia de las instituciones de salud. Las lesiones severamente calcificadas (LSC) son una limitación para el intervencionismo coronario. Su manejo agresivo puede conducir a disecciones o aposiciones incompletas del stent, que se podrían evitar con la preparación previa de la placa. No obstante los especialistas advierten sobre la falta de cobertura de este tratamiento por parte de las obras sociales. “Sería muy importante que todas cubran este tratamiento, para que todos los pacientes puedan acceder a él, porque si bien la técnica es sencilla los materiales son altamente costosos”, advierte el doctor Marcos de la Vega.

 

Lavoz.com.ar [en línea] Córdoba (ARG): lavoz.com.ar, 15 de octubre de 2012 [ref. 12 de septiembre de 2012] Disponible en Internet: http://www.lavoz.com.ar/suplementos/salud/tecnologias-para-intervenciones-coronarias


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>